Preámbulo
Eretz 1882 – 1914

Desde el inicio del año 1880 hasta el año 1904, cerca de 25.000 judíos arribaron a Eretz de Europa Oriental (Rusia, Polonia, Hungría, Lituania y Rumania) y del Yemen. Los inmigrantes estaban determinados por diferentes razones. Los de Rusia escapaban en vista de los pogroms que estallaron a raíz del asesinato del Zar Alexander II en 1881. Decepcionados por el fracaso de integrarse a la sociedad rusa, optaron por la única respuesta que era el retorno a Eretz . Los judíos del Yemen, en cambio, emigraron porque percibían la inminente llegada del Mesías. Los sabios yemenitas habían interpretado el versículo bíblico, Yo dije: “Subiré a la palmera” (Cantares 7:8), como una alusión al año de la llegada del Mesías, creyendo que el valor numérico de la palabra hebrea “palmera” – 640 (Tamar)- correspondía al año hebreo 5640 (1880)

Los inmigrantes de la Primera Aliá fueron partidarios de la labor agrícola por lo que se dedicaron a fundar varias moshavot (asentamientos agrícolas) como: Rishon Letzión, Rosh Piná, Zijron Jacob, Mazkeret Batia, Yesod Hamaalá y Guedera. Otros de los inmigrantes se trasladaron también a las ciudades, especialmente a Jerusalén y Yafo.

En 1903 el mundo judío se estremeció por un pogrom en la ciudad de Kishinev en el sur de Rusia. Resultaron asesinados 49 judíos, 92 heridos de gravedad y otros sufrieron heridas leves; incendiaron sinagogas y profanaron rollos de la Torá, saquearon y quemaron comercios judíos y destruyeron numerosas casas judías.

La Segunda Aliá continuó por unos 10 años, hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial. Alrededor de 40.000 judíos inmigraron a Eretz , la mayoría de ellos de Rusia. Algunos encontraron su camino al Antiguo Yishuv y a Yafo, o a los asentamientos agrícolas existentes. Pero muchos de los inmigrantes más jóvenes estaban determinados a trabajar la tierra en nuevas comunidades que estaban surgiendo por toda la tierra de Israel.

Uno de los primeros miembros de la Segunda Aliá fue el joven David Yosef Green quien posteriormente cambiaría su nombre a David Ben Gurionquien sería el Primer Ministro del Estado de Israel. Consecuentemente, muchos de los inmigrantes formaron parte de la generación fundadora de la nueva nación. Entre ellos se contaron tres primeros ministros, David Ben-Gurión, Moshé Sharett y Leví Eshkol; el segundo y el tercer Presidente, Itzjak Ben-Zvi y Zalman Shazar, y otras prominentes figuras culturales, como el escritor S.J. Agnón galardonado con el premio Nóbel.

En 1909 fue fundada la primera ciudad judía en los tiempos modernos, como un suburbio judío de Yafo. Tel Aviv creció rápidamente y se convirtió en el centro de la actividad sionista en el país; aquí tuvo su sede el Consejo del pueblo, aquí fue en el museo de la ciudad donde se declararía la independencia cuatro décadas más tarde.

La Segunda Aliá fortaleció y consolidó la comunidad judía en Eretz y hacia el verano de 1914 vivían allí cerca de 85.000 judíos. Los miembros de la Segunda Aliá se dedicaron a la agricultura y sentaron además las bases de los partidos obreros, de la ayuda mutua y de las instituciones de bienestar (tales como los comedores para trabajadores y las cajas médicas), de los grupos de autodefensa (primero Bar Guiora y luego Hashomer) y de la actividad literaria y cultural.

El Imperio Otomano, a principios del siglo XIX a más tardar, se encontraba en un proceso de continua de decadencia y desmembramiento, basta señalar que la situación interna del Imperio tuvo una gran influencia en el desarrollo y el status de la comunidad judía en Eretz Israel, y de las posibilidades que se abrieron en la segunda mitad del siglo XIX.

En este periodo comenzó su modernización, por la influencia europea. Para ser más exactos, la realidad de Eretz no cambió fundamentalmente respecto de los siglos anteriores, pero se comenzaron a ver signos de cambio que transformaron el entorno del país paulatinamente.

Desde el punto de vista administrativo, el país no configuraba una unidad integra, sino que estaba dividido en dos provincias y una región administrativa: la parte norte pertenecía a los “Vilayet” de Sidón y de Damasco, y el sur al “Sandjak” de Jerusalén.

Podemos fijar la fecha exacta para señalar la aparición de los cambios: la invasión napoleónica en 1799. Como consecuencia de esta invasión el país entró en el círculo de la influencia europea occidental junto con el Imperio Otomano. Desde entonces aumentó en intensidad y espectro la interferencia europea en los asuntos del Imperio en general y de Eretz en particular.

Se renovó el interés del gobierno central del Imperio Otomano hacía Eretz debido a la presencia europea en el país. Principalmente de Alemania, Gran Bretaña, Francia y Rusia que establecieron consulados que representaban sus propios intereses. El establecimiento de un número relativamente grande de judíos y de europeos, especialmente alemanes en Eretz se debió a la seguridad que del status de tutelaje y defensa que gozaron bajo los cónsules europeos.

Estos factores que contribuyeron a la formación de una población europea relativamente numerosa en Eretz son los mismos que influyeron en el aumento de la población judía especialmente a partir de la cuarta y quinta décadas del siglo XIX.

Como consecuencia aumentó el interés científico y religioso, junto al mejoramiento de la seguridad pública y política.

Se dio una situación nueva como la inmigración de grupos de creyentes cristianos de la Iglesia del Mesías de Estados Unidos, y de luteranos alemanes, los Templarios, quienes comenzaron a establecerse en Eretz a partir de 1867. Los Templarios erigieron varias colonias agrícolas en Haifa, Jerusalén, Sharona (cerca de Yafo), etc. En esas colonias se introdujeron métodos modernos de cultivo que después fueron adoptados por los asentamientos judíos.

La guerra se esparce

El frente otomano

El estaba envuelto en un ambiente de inseguridad con respecto al futuro de la zona. Turquía no revelaba sus intenciones, aunque desde el inicio de las hostilidades organizó la movilización de sus ejércitos, con la entrada al conflicto del lado de los imperios centrales creó una situación nueva y peligrosa para las potencias de la Triple Entente, integrada por Gran Bretaña, Francia y Rusia.

El Imperio otomano entró en la guerra el 29 de octubre de 1914, cuando su flota apoyó a la alemana en el bombardeo naval de los puertos rusos del mar Negro; Rusia le declaró la guerra oficialmente el 2 de noviembre, y Gran Bretaña y Francia lo hicieron a su vez el 5 de noviembre. Los turcos iniciaron la invasión de la zona rusa del Cáucaso en diciembre, pero el reducido territorio que conquistaron se vio reducido considerablemente en agosto de 1915. No obstante, la presión otomana en esta región había obligado al gobierno ruso a solicitar a comienzos de 1915 que los británicos llevaran a cabo una maniobra de distracción en el estrecho de los Dardanelos. En respuesta, la fuerza naval británica, capitaneada por el general sir Ian Hamilton bombardeó los fuertes turcos de los Estrechos en febrero de ese año; entre abril y agosto se produjeron dos desembarcos de tropas aliadas en la península de Gallípoli; el primero, efectuado en abril, eran tropas británicas, australianas, francesas y con ellas había un batallón de muleros que estaba integrado miembros de la colectividad judía de Eretz Israel; en agosto acudieron más divisiones británicas. El objetivo de los aliados era conquistar los Dardanelos; sin embargo, la campaña de Gallípoli resultó un completo fracaso para las tropas aliadas, que en diciembre de 1915 y enero de 1916 se retiraron.

Se crearon los batallones hebreos (Gdudim Ivriim) compuestos por combatientes judíos que se enrolaron como voluntarios en el ejército británico para combatir en nombre del pueblo judío. El organizador fue Zeev Jabotinsky. Estos batallones fueron: el batallón 38, batallón 39 y el batallón 40 de carabineros del rey.

El ejército británico estacionado en Egipto se lanzó a la ofensiva contra los turcos en Tierra Santa. En parte era apoyar la rebelión árabe que había comenzado temprano en 1916, y en parte era también lograr algo positivo después de los años de batallas improductivas en el frente occidental. El comandante británico en Egipto fue en un principio sir Archibald Murray.Las fuerzas otomanas llevaban a cabo una línea dura de Gaza, desde la orilla del mar mediterráneo, a la ciudad de Beersheba.El comandante británico en el campo, Dobell, eligió atacar Gaza, usando un movimiento corto de gancho el 26 de marzo de 1917.El ataque británico fue fallido debido a la falta de comunicación, algunas unidades se retiraron cuando tenían que reforzar la conquista de la fortaleza de Gaza.

El gobierno en Londres creyó que los informes del campo indicaban una victoria, que el general Murray estaba próximo para capturar Jerusalén. La realidad era otra pues los británicos no estaban en ninguna posición para atacar Jerusalén, tenían primero que romper con las posiciones defensivas otomanas defendidas por el alemán Kress von Kressenstein.Un segundo ataque contra la fortaleza de Gaza fue lanzado un mes más adelante el 17 de abril de 1917. Este ataque, apoyado por el fuego naval e incluso algunos tanquestempranos fracasó también. Fue básicamente un asalto frontal a una posición fortificada, costo 6.000 muertes británicas. Fueron destituidos el general Murray y el general Dobell del comando. Fue elegido el general sir Edmond Allenbycon las órdenes de tomar Jerusalénen la próxima Navidad.

Allenby después de examinar personalmente las posiciones defensivas turcas solicitó más refuerzos para sus tropas. Esta petición fue concedida prontamente y antes de octubre de 1917, Allenby recibió tres divisiones más de infantería, aviones, y artillería, ahora los británicos estaban listos para el ataque siguiente.

El ejército otomano tenía tres frentes activos en ese tiempo: Mesopotamia, Arabia, y el frente de Gaza. También desplegaron fuerzas substanciales alrededor de Constantinopla y enel frente del Cáucaso. Solamente El ejército en Gaza era cerca de 35,000 hombres conducido por el general alemán Falkenhayn.Estaban concentrados en las localizaciones defensivas principales de Gaza, Esh Sheria y Beersheba.

El ejército de Allenby era de 88.000 soldados en buenas condiciones y bien equipado. La mayor parte de estos soldados británicos eran de Australia y de Nueva Zelanda.

Una característica dominante del ataque británico era crear un ardid del cual se desprendía que pensaban atacar nuevamente Gaza. Esta campaña de engaño era extremadamente cuidadosa para lograr su convencimiento. Los británicos de hecho lanzaron su ataque contra Beersheba, tomando por sorpresa a los turcos sorpresa.. El ataque contra Beersheba se ha llamado la carga acertada de la caballería.

Los británicos atacaron la posición otomana en Tel Esh Sheria el 6 de noviembrey forzaron a los turcos a abandonar esta posición después de una batalla corta; el día 7los Británicos atacaron Gaza por tercera vez, los turcos se habían retirado frente al asalto británico. Esta vez los británicos habían logrado capturar a Gaza finalmente.

La posición defensiva turca fue rota, el ejército otomano se retiraba en un cierto desorden; el general Allenby ordenó a su ejército perseguir al enemigo. Los británicos les siguieron de cerca pisándoles los talones.

Los turcos intentaron formar una línea de defensa en el lecho del wadi (río seco)Sarar, sin éxito. El 13 de noviembre de 1917el General alemán Falkenhayn intentó formar una nueva línea defensiva desde Belem aJerusalén y Jaffa.

El primer ataque de los británicos contra Jerusalén falló, ya que los otomanos habían fortificado varios lugares alrededor de Jerusalén. El 8 de diciembrevino el ataque de Philip Chetwode jefe del XX cuerpo, por las alturas del lado oeste de Jerusalén mientras que Allenby lanzaba un segundo ataque por Belem al sur. Para el 9 de diciembre de 1917Jerusalén fue capturada. Este fue un acontecimiento político muy importante para el gobierno británico de David Lloyd George, uno de los pocos éxitos verdaderos que los Británicos podrían señalar después de tres años sangrientos de guerra.

En el lado turco, esta derrota provocó la partida de Djemal Pasha a Estambul. Djemal había sido el verdadero jefe de oficiales alemanes como von Kressenstein y von Falkenhayn.

El 11 de diciembre de 1917 el general Edmond Allenby entró a la ciudad santa de Jerusalén desmontado y a pie diciendo que entraba como un peregrino y no como un conquistador.

Algo indefinida quedó Palestina que eventualmente fue otorgada por mandato de la Liga de las Naciones a Gran Bretaña. Igualmente los británicos, cautelosos con sus palabras, alentaron a los judíos al pensar que veían con buenos ojos el establecimiento de un futuro estado judío en Palestina mediante la llamada Declaración Balfour. En efecto, pero como medida de guerra, los británicos alentaban las aspiraciones de los palestinos en el mismo territorio.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDialogo intimo sin respuestas
Artículo siguienteLos campamentos: el nuevo ágora israelí

Realizó varios estudios en Historia Universal, Literatura Universal y Hebrea. Más tarde siendo autodidacta sus conocimientos sobre Historia de Israel se destacaron en producciones escritas, en un principio por medio de artículos en "Foro" a partir de 1993 y posteriormente en la publicación de su libro "Encrucijada".

Ha incursionado también en géneros como poesía, cuento y novela histórica. Desde el 2006 escribe también en la revista "Expresiones" y en 2007 obtuvo el premio APEIM de periodismo.