Diario Judío México - Luego de unos meses muy duros en la antigua Sefarad, parte de la Península Ibérica ha hecho su mayor esfuerzo por salir adelante. Así todos sus ciudadanos han contribuido en mantenerse lo más ecuánimes y unidos frente a la pandemia del y ser solidarios unos con otros en torno a esta crisis sanitaria que tiene en vilo al mundo entero.

Lo anterior se dice fácil aunque no lo es, ya que el país se encuentra sumido en una fuerte incertidumbre como muchas otras naciones, no solo desde el espectro sanitario, sino también dentro del ámbito político, económico y social. El cual según las críticas autóctonas no vaticina tiempos mejores a futuro y donde es posible que la brecha social se incremente aún más, junto a la problemática en torno a su economía que es visible que se resquebraje por completo en los próximos años.

Sin embargo la esperanza y espíritu de lucha de este pueblo se percibe a cada paso que da, ya que se resiste a desfallecer como una nación pluricultural, multiétnica y plurilingüe, ante las vicisitudes de esta nueva realidad que nos embarga a todos por igual.

De esta manera es importante destacar como la unión hace la fuerza y así se debe de mantener toda , unida hoy más que nunca y no dividida por posturas ideológicas o nacionalismos de extraño cuño. De igual forma como nación la antigua Sefarad, ha marcado un hito dentro de la constitución identitaria de toda Europa en cuanto a sus patrones de convivencia que se han presentado hoy y siempre como diferenciados.

Porque para finalizar esta Monarquía Constitucional se ha convertido con el paso del tiempo en un símbolo de resistencia y utilizo esta palabra no de forma advenediza. Porque ha resistido a todo siglo tras siglo, conquistas, saqueos, pestes, guerras, dictaduras, terrorismo en fin. De esta forma el mensaje que hasta hoy nos debela su idiosincrasia es ese mismo el de no darnos por vencidos, el de seguir adelante pese a todo y contra todo pronóstico…

(Especial para el Diario Judío.com de México.)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl paradigma viral “sionista”
Artículo siguienteJudíos latinoamericanos optan por emigrar a Israel en mitad de la pandemia
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.