Este es el artículo 17 de 72 en la serie Recorriendo la "Nueva" Sefarad

Diario Judío México - fue, antes que nada, una ciudad musulmana, creativa, científica, intelectual, tolerante e inclusiva llegando ahí los cristianos, (como poder porque como ciudadanos siempre fueron bienvenidos) en 1119 pero aun así y a pesar del inevitable cambio de propiedades resultado de la conquista todos (cristianos, musulmanes y judíos) siguieron conviviendo en esta ciudad donde la comunidad estuvo presente desde su fundación.

Los primeros habitantes llegaron desde Tarazona y se instalaron donde hoy están las calles de Benjamín de , Plaza de la Judería y la calle de las Vueltas llamada así por sus recovecos y diseño defensivo una de cuyas sinagogas es hoy el Claustro de la Catedral que la tomó después de la expulsion.

En el año 1170 Sancho VI, el Sabio, rey de Navarra, decreta el traslado de la Judería Vetula (la original) a un nuevo emplazamiento junto a los muros del castillo cuya custodia y reparación les encomienda a cambio de exenciones y prerrogativas creando así la dual simbiosis común de Navarra donde el rey “protege” a los judíos a cambio de que estos protejan sus castillos y sus rentas.

zocalo
El zócalo de .

Bajo este manto de mutua protección prosperaron Ezmel Orabuena, Yuce Cohen, el físico Enoc Constantin, David Paniller, Rafayan Bonastruga, el tinturero Azac Gamiz, Yuce Cardeniel, Sol de Borja, Osua el falaquero, Alazar el carnicero, Moises Atulituli, Samuel Abenfarach, Salomon Lazrado y muchos más cuyos nombres más comunes eran Gento, Yuce, Vitas, Aimaru, Rafayan, y Mayuel, entre los hombres mientras entre las mujeres destacaban Aliofar, Zulema, Dueña, Alalia, Sol, Cima y Dulce.

Otros nombres reconocidos aun hoy en día de ciudadanos Tudelanos incluyen a Sem Tob Ibn Saprut, Yehuda Halevi, Abraham Ibn Ezra y claro Benjamín de cuyo libro, escrito más o menos en 1140 y que vio la luz, como libro, en 1543 en Constantinopla demostrando que, la mano de se extendió y viajó con ellos por los mundos de después de la expulsión.

trenza-tudela
La famosa “Trenza de Tudela”

En cuanto a su organización comunitaria, sabemos que la comunidad de Tudela era gobernada oligárquicamente por un consejo de 20 miembros de las familias preeminentes en las que durante casi toda su historia estuvieron presentes las familias Orabuena, Menir y Falaquera, Bendebut, Rabiza, Acasar, Farach y Malach y que se organizaron e impusieron como Consejo y Bet Din en lo que parece ser fue una sociedad abierta, secular, tolerante y bien querida.

Es más, la convivencia fue tan profunda y amigable entre todos que en 1481, habiendo sido asesinado Pedro de Arbues, el primer Inquisidor de , la ciudad y todos sus habitantes se negaron a dar información alguna al Santo Oficio. Años más tarde, la misma población amenazó con lanzar al Ebro a cualquier oficial de la inquisición que osará venir a la ciudad a tratar de arrestar herejes y en 1510 la Ciudad exigió a sus Diputados participantes en las Cortes del Reino que informaran al Rey que “exigían retiraran –de Tudela- al fraile ese que se dice inquisidor”

visita-toledo2
Luis Casado, alcalde del Ayuntamiento de Tudela y Jesús Alava Sesma quien siempre tiene una sonrisa a la mano -amen de una extraordinaria colección de instrumentos musicales-
visita-toledo1
Colección de instrumentos musicales de Jesús Alava Sesma.

Una ciudad llena de armonía histórica que de haber sido una actitud común quizás hubiera marcado otra dirección y evitado la expulsión.

Pero igual todo termino poco después.

De acuerdo con el relato de Sem Tob ben Gamiel, toledano que escapó y tras varios meses finalmente logró llegar a Fez, la atmósfera se envenenó hasta volverse insoportable al grado de que, y debido a que la mayoría de los judíos locales decidió convertirse y quedarse en sus casas, las autoridades cristianas decidieron publicar los nombres de los cristianos nuevos (a los que según decían querían convertir) para evitar que se mezclaran con la población (si, con la misma población en la que antes de la expulsión todos se mezclaban antes sin problema) colocando “la Manta” como se llamaba al cartel que exhibía los nombres y que estaban colocados a la entrada de las iglesias para según decían “conservar la limpieza de sangre y para que sepa distinguir la calidad de los hombres nobles”

La Manta permaneció expuesta desde 1610 hasta 1738, 120 años protegiendo (sic) la pureza de sangre de una población que solo años después recupero su dignidad y libertad dejando nuevamente fuera a la institución inquisitorial y aliándose con la República.

En Tudela hoy la poesía, los paisajes, la música y la buena comida me acompañaron como espero acompañen a todos Ustedes que vengan a visitar esta ciudad y disfrutarla tanto o más de lo que la disfruté yo.

El puente de Tudela en el Ebro
El Puente de Tudela en el Ebro.

 

Más Artículos en esta Serie

<< España/Sefarad 16a. parte: Poesía, doctrina, libertad y creatividad en Tudela, tranquila y feliz ciudad de Navarra, 1ra parteEspaña/Sefarad 18a. parte: Bienvenidos a Cataluña >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDos libros, un tema, un autor honesto y uno que necesita justificar su ignorancia
Artículo siguienteA 70 años de la muerte de Ana Frank
Como reportero ha escrito para los principales diarios de México, incluyendo Excelsior, Novedades, UnoMasUno y las principales revistas mexicanas. Sus reportajes internacionales han sido reproducidos por O Globo en Brasil y La Nación en Argentina. En televisión, fué reportero para 60 Minutos y Hoy Domingo, condujo su propio programa y ha producido incontables programas de radio y televisión con gran éxito. Fué Director de Noticias Internacionales para Telesistema Mexicano hoy Televisa. Como reportero y productor de radio, ha recibido numerosos premios, incluyendo el reconocimiento al "Mejor Programa Cultural de Radio en México" en dos ocasiones. Ha sido catedrático para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Iberoamericana. Sus libros han sido usados como libros de texto. Para Internet, ha creado importantes sitios web como SaveTheMusic.com y con su experiencia en comunicaciones, noticias y producción, trae a la mesa las habilidades necesarias para lanzar World Media Networks y su primera red, Hispanopolis.com; el primer centro hispano de contenido multimedia.