Entre unas tumbas medievales, que bien podrían ser de judíos ís de aquellas épocas, a un costado de las murallas de Ávila somos testigos de los giros de la .

Aquí, en Ávila en 1515, en las primeras etapas de la presión católica sobre las comunidades judías, nació Teresa Sánchez de Cepeda que llegó a convertirse en muchas cosas pero que empezó su vida como una de entre doce hijos de una casa de judíos conversos amantes de la literatura y que salió de ahí para ingresar al convento de las carmelitas descalzas dando, con su presencia un giro total a las normas de esta orden monástica con lo que ayudó a su expansión mundial.

Hoy Santa Teresa es uno de los ejemplos del resultado de la fusión de culturas, honor de Ávila que justamente la reclama como hija prodiga.

De alguna manera la hoy Santa ilustra lo que juntos lograron crear judíos y católicos en influyendo mutuamente entre ellos para crear lo que hoy llamamos Sefaradismo, una corriente dentro del judaísmo claramente diferente de las demás y sobre las que, ha logrado a lo largo de 500 años mantener su lengua, su cultura, su orgullo y con ellos, su propia identidad.

Murallas de Avila, fotografía por Xavier Román Fernández
Murallas de Avila, fotografía por Xavier Román Fernández

Hoy, exactamente 500 años después del nacimiento de Teresa de Cepeda, (508 después de la expulsión) 70 descendientes de estos expulsados nos reunimos frente a las murallas de Ávila, la cuna del misticismo judéo-español que hoy conocemos como Kabala para recitar el Kadish frente a un grupo de tumbas medievales recientemente descubiertas y para – en el marco de la tercera reunión de Erenzya- planear el futuro del sefaradismo que hoy, al igual que hace 500 años se encuentra en la coyuntura de la pero hoy, a diferencia de entonces y por primera vez en su milenaria, se encuentra al borde del abismo de su desaparición.

Es curioso como da vueltas la rueda de la historia.

Hace 500 años un grupo de religiosos católicos hizo todo lo posible por sacar a los judíos de   (en realidad siendo estos el 25% de la población y siendo “propiedad” de los reyes los religiosos lo que querían era afianzar su poder, hacerse de las propiedades individuales y comunitarias, destruir a los reyes regionales y consolidar en sus órdenes -con los Reyes Católicos al frente- un gobierno central.

Y así, con el edicto de expulsión, Fernando e Isabel lograron destruir a los otros reyes de la península, evitar pagar sus adeudos generados por las interminables guerras que sostuvieron, hacerse de muchas propiedades que terminaron en manos de la aristocracia de Castilla, los Dominicos en particular y otras órdenes a las que les toco algo, pero menos, y al mismo tiempo “premiar” a sus soldados con un botín que les permitió pagarles sin que les costara un centavo.

Ciudades como Toledo (fundada por los sefaradís como Toledot) y muchas más pasaron a manos castellanas y la rueda de la giro para lanzar a quienes no se quisieron convertir a descubrir América y a crear o engrosar las comunidades judías de Holanda, Inglaterra, Francia, Italia y claro los Balcanes, el Imperio Otomano – más bien solo Turquía- los Balcanes y Bulgaria donde por azares de la judía conservaron su lengua sefaradí ( que no es Español viejo ni mal hablado sino Djudezmo, un idioma en el que se escribieron grandes obras y que era el de uso común entre ellos, primero en las varias naciones de Iberia (Galicia, Castilla, Navarra, Cataluña, etc.) y después en los países que les dieron refugio.

Toledo, España.
Toledo, España.

Hoy estos descendientes estamos aquí, de pie, ante las murallas de Ávila, en el ayuntamiento de Toledo, en el Palacio de la Zarzuela reunidos en el contexto de Erenzya – extraordinario evento coordinado por el Centro dirigido por Miguel de Lucas- para decidir el futuro no de las comunidades sefaradís de hoy, -cuya seguridad física está garantizada en todos los países en los que radican- pero si su calidad de Sefaradís, una cultura que hoy más que nunca, se encuentra en un verdadero peligro de extinción y no física (que de este ha sobrevivido varias veces”) sino cultural, de la que no hay retorno.

Judíos de Bulgaria, Turquía, Serbia, Francia, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Panamá, , Australia, y México reunidos por tercera ocasión para pensar, compartir, inventar, imaginar que hacer por lo sefaradí y los sefaradís cobijados, en este extraño nuevo giro de la historia, por una que parece reconocer lo injusto de su pasado y tratar de enmendarlo.

III Cumbre de la Plataforma Erensya
III Cumbre de la Plataforma Erensya

Quizás la magia mística de Ávila, el encanto físico de Toledo, la gracia que brota de la Zarzuela, la imaginación y la vitalidad mostrada por el Centro y la Red de Juderías logren darle al Sefaradismo los elementos para resurgir con más fuerza y recrear –nuevamente en su tierra natal- la cultura que por 500 años han conservado precisamente con la esperanza de llegar a este momento.

Como dice claramente el Amaneser de Estambol:  “Kuando muncho eskurese es para amanecer” (suscríbase y apoye esta gran publicación en Ladino: elamaneser@gmail.com ) y hoy, la obscuridad de la duda reina en el mundo sefaradí con algunos convencidos de que en Latinoamérica – por la similitud del idioma- el Ladino está condenado a desaparecer mientras en Israel el israelismo lo está ahogando.

Y de entre las nubes negras que cubren el panorama surgen destellos en Seattle, Dallas, Nueva York, Buenos Aires, Río y Porto Bello, Serbia, Bulgaria y claro el propio Israel y Turquía de individuos – como casi todos los hoy aquí reunidos- que se niegan a rendirse, que se niegan a renunciar a su tradición milenaria, a la hidalguía que los caracteriza, y la mezcla de cultura y felicidad, de misticismo y sensualidad que solo se dan en esta rama del judaísmo.

Sin lo sefaradí como cultura, el judaísmo perderá su rama más alegre, más flexible, más humana y me atrevo a afirmar que España, sin los sefaradís volvería a perder la habilidad de colocarse en la vanguardia de la tecnología y la ciencia, no porque sin nosotros no puedan hacerlo, sino mas bien porque juntos, -creo yo- lograríamos rescatar el sefaradismo e impulsar a con nuestro aporte tecnológico y científico generado en todo el mundo pero que, concentrado en este país, tendría un efecto más rápido y más eficientemente.

Coyunturas históricas como ésta, en la que todas las partes salen ganando mucho con un mínimo esfuerzo, se dan solo muy de vez en cuando. Ojalá sepamos aprovecharla y superar los intereses mezquinos de quienes quieren complicarla o descarrilarla.

Si las palabras de su majestad Felipe VI en la Zarzuela, de los concejales Ana Isabel Fernández Samper en Toledo, de Héctor Palencia en Ávila y de muchos otros a los que iremos citando en los próximos artículos son ciertas, nada ni nadie podrá parar este renacimiento.

Si verdaderamente está decidida a remediar pasados errores, el futuro será brillante para todos, y entonces podremos responder a la bienvenida del rey no solo con una sonrisa sino con el bienestar que generaremos para la Nueva y la nueva porque, estoy convencido,  juntos lograremos superar las metas que por separado no podremos alcanzar ni tan rápido ni tan fácilmente.

 

P.D. No puedo, por compromisos de confidencialidad, mencionarles toda la gente que tanto en España, con sus propios recursos está invirtiendo en este proyecto de promoción y recreación del sefaradismo pero créame Usted que en esta nueva hay tantos individuos tan entregados en cuerpo y alma a este proyecto que si todo sale como debería, la energía, las “buenas vibras”, la emoción que se generará nos enriquecerá a todos en una medida que solo el ser coparticipe, con plena conciencia, de la puede aportar.   A todos Ustedes, anónimos amigos españoles, funcionarios que dedican horas extras, sin pago, a la causa del sefaradismo, que invierten su dinero personal para proyectos que otros abandonarían, ustedes que saben quienes son permítanme darle las gracias y prometerles nuestro apoyo incondicional para juntos hacer todo lo posible para lograr esta nueva Era de Oro para beneficio de España, de la comunidad sefaradí y del mundo entero como ya lo hicimos antes y lo haremos nuevamente.

Sirva vuestro ejemplo para quienes, desde dentro de las comunidades sefaradís pregonan su asimilación ya sea al país de residencia o a Israel y a quienes con su indiferencia lo permiten sin darse cuenta de que, en cualquiera de estos casos el final es igualmente triste, porque la asimilación implica olvidar y dejar a un lado la propia identidad mientras que la integración con dignidad implicaría el mantener la propia identidad en el seno de cualquiera de estas sociedades para asi preservar, por otro milenio la larga, rica y compleja identidad que hace de los sefardís, sefardís.

2 COMENTARIOS

  1. hola.llegue a este diario por pura causalidad bueno mas bien por intentar saciar mi curiosidad por Sefarad,despues me lei todos tus articulos de un tiron y me has hecho ver como tu dices un punto de vista sobre España que no creo o por lo menos no todos los españoles tenemos de nosotros mismos y por cierto bastante interesante y real es cierto que existe esa ebullicion en la saciedad española, decirte que yo soy uno de esos epañoles que espera vuestro regreso con los brazos abiertos si no regreso por lo menos contacto en el fondo es como en una familia cuando se espera a alguien que sabes que es tuyo y al que no conoces, podria ser que corra sangre judia por mis venas por mis apellidos podria ser pero es lo de menos os espera un español de a pie sin mas un saludo o un beso y os deseo mucha suerte.

  2. QUE BELLO ARTÌCULO SOBRE EL RETORNO A CASA,TERESA DE AVILA, AL IGUAL QUE FRAY LUIS DE LEON, IGNACIO DE LOYOLA, DIEGO LAINES, POLANCO Y MUCHOS MÀS FUERON LA IMAGEN DE LA INTELIGENCIA EN ESPAÑA, LUCHARON CONTRA LA INQUISICIÒN Y TODOS ELLOS FUERON ANUSIM, QUE TANTO PERDIÒ ESPAÑA CON LA EXPULSIÒN, PUES LO ESTAMOS VIENDO, DE UN IMPERIO EN DONDE NO SE METIA EL SOL,A LA ESPAÑA ACTUAL.

    DR ENRIQUE TIRADO, MÈXICO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorVarias figuras de origen judío han marcado la Era Digital con su visión
Artículo siguienteEstilista Palestina gana concurso israelí
Como reportero ha escrito para los principales diarios de México, incluyendo Excelsior, Novedades, UnoMasUno y las principales revistas mexicanas. Sus reportajes internacionales han sido reproducidos por O Globo en Brasil y La Nación en Argentina. En televisión, fué reportero para 60 Minutos y Hoy Domingo, condujo su propio programa y ha producido incontables programas de radio y televisión con gran éxito. Fué Director de Noticias Internacionales para Telesistema Mexicano hoy Televisa. Como reportero y productor de radio, ha recibido numerosos premios, incluyendo el reconocimiento al "Mejor Programa Cultural de Radio en México" en dos ocasiones. Ha sido catedrático para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Iberoamericana. Sus libros han sido usados como libros de texto. Para Internet, ha creado importantes sitios web como SaveTheMusic.com Jewishwebsite.com eastlandofficesupply.us etc. y con su experiencia en comunicaciones, noticias y producción, creo Wordmedianetworks.com e Hispanopolis.com; el primer centro hispano de contenido multimedia y chaptersync.com la primera plataforma para administracion y sincronizacion de contenidos en medios sociales para organizaciones no lucrativas y franquicias.