El monte Etna en Sicilia, llamado localmente "Mongibello", es el volcán más grande y activo de Europa. Sus frecuentes erupciones a menudo van acompañadas de grandes flujos de lava, pero rara vez representan un peligro para las áreas habitadas. El Etna es uno de los volcanes con los registros históricos más largos de erupciones, que se remonta a más de 2000 años.

En la antigüedad, el vino de Sicilia, especialmente el Monte Etna, gozó de fama en todo el Imperio Romano. Sin embargo, solo recientemente se ha redescubierto el terruño único de las estribaciones del monte Etna como uno de los mejores lugares para cultivar vides y hacer vino en esta gran isla.

De tal manera que la industria del vino ha crecido en los últimos años en esta bella región. El Monte Etna es la tercera área productora de vino más importante de Italia, por la gran diversidad de su tierra y sus microclimas, y la extraordinaria delicadeza de sus vinos. Aprovechando la riqueza del terroir del Etna, Monaci del Tere Nereo cultiva sus propias viñas, con variedades autóctonas de la región del Etna, como Nerello Mascalese (nuestro restaurante Locanda Nerello lleva el nombre de esta variedad) y Carricante, una variedad de uva para vino que solo se puede encontrar en la región del Etna.

La finca histórica de Monaci delle Terre Nere se encuentra en las laderas del monte Etna. Con espectaculares vistas sobre el volcán y el Mediterráneo, este hotel boutique rural es un lugar muy especial. Lleno de extraordinario encanto y belleza natural, este lugar fue elegido originalmente por los monjes de la orden de Santa Ana en el siglo XVIII, y la finca fue restaurada con mucho cuidado.

Miembro de Relais & Châteaux –una mágica colección de joyas hoteleras que nos empapan en historia y sumergen en cultura alrededor del mundo– el hotel nos enamora de la maravillosa isla donde se encuentra.

Al caer la noche, cuando la lava del Etna brilla en la oscuridad bajo un cielo estrellado, me dirigí al restaurante Locanda Nerello, ubicado en la terraza de la casa principal de Monaci delle Terre Nere. Aquí, un menú basado en la estacionalidad de los alimentos crea una experiencia culinaria de gran variedad ambientada con informalidad contemporánea que refleja la identidad Eco-Bio de toda la finca.

El restaurante está profundamente comprometido con la causa del Movimiento Slow Food. Aquí, creen en la actitud de lentitud, les apasiona la comida como elemento de autenticidad y como experiencia en sí misma. El objetivo de Locanda Nerello es recuperar lo que parece que hemos perdido, los gustos y sabores originales, a base de ingredientes sanos y refinados, variedades de trigo originales y ancestrales y raras especies autóctonas de frutas y verduras.

Cada plato es fruto de una cuidadosa investigación que busca el equilibrio entre autenticidad, sabor y autenticidad. En la finca se cultivan los productos para pasar a formar parte de la carta y la cocina tradicional, basada en la estacionalidad de los alimentos.

Auténticamente Siciliano, Monaci dell Terre Nereo nos enamora con su relajado ambiente que se extiende por las terrazas de pasto entre rocas volcánicas, donde pasé horas contemplando la vista al volcán y al Mediterráneo, disfrutando de un mundo de relajación y de con un setting extraordinario. Y su arte culinario nos hace partícipes en la tierra misma donde se encuentra, en su cultura y en su estilo único.