Sentir tristeza es normal, todos en algún momento hemos experimentado la tristeza. Si bien puede ser una emoción no agradable y la sociedad se ha educado a que hay que
estar felices para estar “bien”.

Sin embargo, expresar la tristeza es muy saludable ya que te deja sentir las emociones del momento y no se permite que el sentimiento se mantenga encerrado.
La tristeza, sirve como una manera de adaptación ante las pérdidas, fracasos, daños, desilusiones o ante el dolor y para recuperarse de éstos se la debe sentir; es parte de aceptar por lo que se está pasando y de esta manera poderlo superar y “sanar”.

Sin embargo, el medio que nos rodea utiliza frases tales como: “ya pasará”, “no estés triste”, “todo se pondrá mejor”, “el tiempo lo va a curar”, que hacen parecer a mi entender, que no se permite o que no es sano sentir la tristeza y ésta tiene que pasar rápido, generando evitación y represión, lo cual lleva a no reconocer que se está triste y a contestar “estoy bien”, cuando no es verdad.

Estas creencias surgen de la incomodidad que puede causar una emoción como esta. Pero reconocerla es parte de la condición humana y de esta manera se puede distinguir lo que se siente y el motivo.

Otro de los beneficios de la tristeza, es que se mejora el autoconocimiento, es decir permite conocer las vulnerabilidades y de esta manera poder afrontarlas de una mejor manera sin tener que ocultarlas, al igual que podemos conocer mejor nuestras situaciones y analizarlas para tener una mejor toma de decisiones.

No obstante, la tristeza si puede llegar a ser un afecto patológico cuando no se puede movilizar de el y comienza a perderse la funcionalidad en las áreas importantes de la vida, se pierde la motivación durante un largo plazo de tiempo y en casos los casos más extremos no se tienen ganas de realizar ninguna actividad, a esto se le llama depresión.

¡Llámanos, en Maayan Hajaim estamos para apoyarte!

1 COMENTARIO

  1. Estar triste, supone casi siempre pensar en úno mismo , ya que al hacérlo, nos invade comunmente un sentimiento de melancolia, de añoranza y en ocasiones de nostágia ...se trata en cualquier caso, de algo natural, que no debe ser motivo de preocupacion ni de rechazo ...los estados de ánimo, salvo exepciones, se van alternando en funccion de circuntancias personales, principalmente de naturaleza émocional, y bueno es que asi sea, siempre que no deriven en patologias que requieran tratamiento ...
    Personalmente, me siento mas inclinado a la reflexion que a la euforia, y quizas por ello, mas atraido por una melancolia serena, que por una alegria desaforada ...

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorOlimpíadas: entre campeones y cobardes
Artículo siguienteÚltimas noticias:  El Centro Wiesenthal (CSW) elogia rápida acción en respuesta por la camiseta Yellow Star (Estrella Amarilla)
Maayán Hajaim es una Institución que brinda apoyo psicológico a personas de la comunidad judía con necesidades emocionales o en crisis. Nuestro objetivo es orientar a las personas que se encuentran en crisis o simplemente desean mejorar su calidad de vida. Estamos para apoyarte en la línea telefónica: 5292 5131 disponible 24 Hrs. y de forma anónima. Brindamos intervención en crisis, prevención, contención, asesoramiento y apoyo psicológico emocional.