Diario Judío México - Uno de los hitos del plan diplomático del presidente de los , , que se presentó el martes por la noche es que presenta un mapa real, un mapa que muestra cómo la administración de los visualiza los límites finales de . Esta es la primera vez que un plan de Medio Oriente estadounidense viene con un mapa.

Se ha hablado de los mapas, se han sugerido mapas, se han redactado y mostrado en reuniones privadas. Pero durante las negociaciones de Oslo, y en Camp David entre Ehud Barak y Yasser Arafat, no se presentaron al público mapas claros y formales que delineen las futuras fronteras de y las fronteras de un futuro estado palestino.

El nuevo mapa fronterizo israelo-palestino (crédito de la foto: CASA BLANCA)

En un caso famoso, el primer ministro Ehud Olmert reveló un mapa formal en 2008 durante una reunión privada con el presidente de la Autoridad , Mahmoud Abbas, que mostró que estaba dispuesto a retirarse a fronteras muy similares a las líneas de 1967, con tierras dentro de para ser intercambiadas a los palestinos a cambio de la anexión de grandes bloques de por parte de .

Según el plan de Olmert, cedería más del 94% de Cisjordania y compensaría a los palestinos de forma casi individual por el 6% restante. también se retiraría de los barrios árabes del este de Jerusalén y pondría el Monte del Templo y la Ciudad Vieja bajo control internacional.

Olmert le mostró a Abbas el mapa de este plan, pero no se lo dio, y el líder palestino lo dibujó de memoria en una servilleta después de la reunión. Ese «mapa de servilletas», revelado en 2013, fue lo más cercano que el país ha visto a una propuesta formal con las líneas dibujadas claramente en un mapa.

Hasta el martes por la noche.

El mapa que el presidente de los , , publicó el martes para acompañar el «» indica que cederá alrededor del 70% de Judea y Samaria.

El mapa de Olmert que muestra la voluntad de ceder el 93.7% del territorio, y de compensar a los palestinos con el 5.8% dentro de la Línea Verde, nunca se presentó formalmente. El mapa de Trump ahora existe por la presentación del mapa. Se cruzó una línea significativa y se rompió una barrera.

Algunos pueden argumentar que este es un plan estadounidense y un mapa estadounidense y, por lo tanto, no es vinculante para nadie. Son correctos Pero teniendo en cuenta la estrecha cooperación entre Jerusalén y Washington, y teniendo en cuenta la contribución que Israel tuvo en la elaboración del plan, es casi inconcebible que Trump hubiera presentado este mapa sin el consentimiento de Jerusalén.

Como dijo un alto funcionario estadounidense, por primera vez en los 52 años desde la Guerra de los Seis Días, hay un mapa que indica a todos para ver con qué Israel cree que puede vivir en el contexto del estado palestino.

La presentación de un mapa no es un acuerdo, obviamente, y no hay garantía de que haya un estado palestino. Pero si alguna vez hay uno, este mapa muestra el territorio con el que Israel siente que puede vivir dentro del contexto de ese estado. Muestra, por primera vez, que el territorio que Israel siente que es vital para retener en una situación en la que cede tierras a los palestinos para que se separen de ellos.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron.