Exponiendo a los payasos terroríficos de la ONU

Por:
- - Visto 1585 veces
Exponiendo a los payasos terroríficos de la ONU

Payasos terroríficos (Wikimedia Commons)

Las Naciones Unidas se han convertido en un chiste realmente malo, un lugar donde se reúnen payasos terroríficos. La ONU aparentemente hace surgir lo peor de las personas. La ONU fue secuestrada hace décadas por elementos antisemitas y prácticamente las únicas veces que hay un acuerdo unánime es cuando los judíos de Israel son señalados para su condena y persecución.

Ha habido 223 resoluciones durante la década pasada condenando a Israel, mientras que solo 8 resoluciones condenaron al régimen sirio por masacrar a casi medio millón de sus propios ciudadanos. Incluso el Secretario General saliente, Ban Ki-moon, reconoció el enorme prejuicio de la ONU contra el único estado judío y admitió que estos prejuicios no habían ayudado a la causa palestina.


La ONU difícilmente puede considerarse un ejemplo de autoridad moral. Los sobornos no son raros en los niveles más altos de la ONU. Millones de dólares se desviaron ilegalmente a las cuentas bancarias privadas de agentes de la ONU durante su Programa Petróleo por Alimentos iraquí entre 1996 y 2003. Ban Ki-moon se refirió a las comunes violaciones de mujeres locales por fuerzas de paz de la ONU como un cáncer para nuestro sistema. Los “bebés de las fuerzas de la paz” fueron el resultado documentado de docenas de violaciones en la República Centroafricana, por ejemplo.

Según Freedom House, menos de la mitad de los estados miembros de la ONU son democracias libres. En 2003, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU eligió al embajador de Muamar el Gadafi, Najat al-Hajjaji, como su presidente. ¿Y el mundo mira a dicha organización buscando transparencia moral? ¡Vaya atrocidad! Las dictaduras y los gobiernos totalitarios triunfan en lugar de las democracias capaces de oponerse al mal.

Lo terrorífico de la ONU es contagioso e incluso el presidente estadounidense Barack Obama no pudo resistirse el 23 de diciembre a obtener su libra de carne israelí cuando ordenó a Samantha Powers a abstenerse en la condena de Israel del Consejo de Seguridad y no usar el poder de veto de EE. UU., facilitando por lo tanto la aprobación de la resolución contra el último refugio del pueblo judío.

Quiero ser claro. Los judíos han sido autóctonos de Jerusalén y Judea durante varios milenios. Los doce hijos de Israel caminaron por la tierra santa más de mil años antes de la fundación de los imperios griego o romano. Jerusalén y Judea fueron el hogar de los judíos miles de años antes de que Cristóbal Colón se pusiera rumbo a América.

Judá (Yehuda) fue uno de los 12 hijos de Jacob, cuyo nombre fue cambiado a Israel. La misma palabra Judea en hebreo es Yehuda (Judá) y la palabra para judío es “yehudi” El resto de Israel fue legado a los hermanos de Judá hace 4000 años y allí se instalaron.

En contraste, los árabes en Israel son intrusos relativamente recientes, habiendo llegado a la zona 2600 años más tarde que los judíos. Y ahora, ¿el presidente norteamericano y el secretario de estado estadounidense hablan como si los judíos estuvieran invadiendo su propia tierra?

¿Cómo podría condenar el Consejo de Seguridad de la ONU a los judíos por asentarse en su propia tierra? La propia ONU ayudó a establecer Israel como un estado judío. Entonces, ¿por qué Obama tendría la necesidad de arruinar el poco legado duradero que ha dejado uniéndose a los instintos más vulgares de la humanidad y dando otro golpe bajo más a Israel?

Unos pocos analistas culparon al primer ministro israelí por el resentimiento entre Obama e Israel, como si Obama buscara venganza personal contra Netanyahu por oponerse a su acuerdo con Irán y por ser más popular en el Congreso de EE. UU. que el presidente norteamericano. Y sin embargo, quien sufrirá será el pueblo de Israel porque una resolución de la ONU más busca socavar la credibilidad de Israel. Obama no es estúpido. Él sabe que esta resolución debilitará la posición de Israel en cualquier conversación de paz futura.

Un voto para Obama hace ocho años parecía un voto por el optimismo, esperanza para el futuro y el bienestar definitivo de la humanidad. El joven senador de Chicago parecía una persona sincera con aspiraciones y metas nobles para ayudar a aquellos menos afortunados prometiendo trabajar por una asistencia sanitaria más accesible, la paz internacional y los derechos humanos entre quienes viven bajo las dictaduras de Medio Oriente. No era raro que el poder de su oratoria trajera lágrimas de emoción a los ojos de sus partidarios.

El Presidente Obama parecía amigo del pueblo judío. Recuerdo las imágenes de las celebraciones del Janucá y de la Pascua Judía en la Casa Blanca con el presidente estadounidense conduciendo él mismo el séder y leyendo del Hagadá. Obama invitaba a judíos famosos como Elie Wiesel al Despacho Oval.

¿Cómo podría no ser Obama amigo de Israel? Benjamin Emanuel, el padre del primer jefe de gabinete de Obama, Rahm Emanuel, trabajó con el Irgún en los años 40. Otro judío, Debbie Wasswerman Schultz, fue el presidente del Comité Nacional Demócrata con Obama. Pero ninguna celebración del séder de la Pascua Judía con judíos de izquierdas ni el encendido de velas del Janucá en la Casa Blanca encubrirán la última traición a Israel de Obama.

Ya hubo algunas banderas rojas hace ocho años cuando Obama comenzó su campaña para la presidencia. Ciertos enemigos de Israel se asociaron con él. Sin embargo, intentamos creer que esas personas no representaban a Obama. Después de todo, nadie puede controlar a todo el mundo y no es responsable de todo lo que sus partidarios hacen y dicen. Sin embargo, parece que muchas de nuestras preocupaciones acerca de Obama se ven justificadas ahora.

El aparente desprecio del Presidente Obama por Israel ha sido frustrado por los 8 años del gran apoyo a Israel en el Congreso de EE. UU. y entre la amplia mayoría del pueblo americano. La mayor parte de los ciudadanos estadounidenses reconocen el papel indispensable de Israel como el aliado estratégico más fuerte de EE. UU. en Oriente Medio y la única democracia real de la región.

Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional del Presidente Obama, dejó escapar el viernes la verdadera razón por la que Obama ha esperado hasta ahora para traicionar al estado judío en la ONU señalando que el presidente norteamericano ya no tiene que preocuparse más por la política porque pronto abandonará la Casa Blanca. Aparentemente, Obama esperó hasta después de las elecciones presidenciales de EE. UU. para no poner en peligro las posibilidades de que Hillary Clinton fuera elegida presidenta. Ahora que han pasado las posibilidades de Clinton, Obama puede ser él mismo y demostrar su animosidad subyacente hacia el estado judío.

A menudo afirmó que si los votantes querían preservar su legado, entonces tenían que votar por Clinton. Ella, después de todo, como secretaria de estado estuvo muy asociada a la presión de Obama sobre Israel para aceptar su visión de la historia de los dos estados y su calendario para su realización. Ben Rhodes culpó del fracaso de la historia de los dos estados a la política de asentamientos de Israel, en lugar del terrorismo palestino contra civiles judíos en el último siglo, incluso antes de que fuera fundado el estado judío.

La impredecibilidad de Donald Trump me asusta. Me horroriza su aparente falta de carácter como hombre de negocios de Nueva York. Muchos de sus comentarios durante la campaña presidencial me dieron náuseas.

Y sin embargo, Trump prometió que las cosas serían diferentes en la ONU después del 20 de enero. Este es un trumpismo que yo alabaría. Es hora de que los payasos terroríficos de la ONU se vayan.

—-

Enlace al artículo en inglés: http://blogs.timesofisrael.com/exposing-the-uns-creepy-clowns/

Puede escribir a Yoeli Kaufman a la siguiente dirección de e-mail: yoeli@israeliupdate.co.il

 

Comparte en Redes Sociales

Acerca de Yoeli Kaufman

Yoeli Kaufman obtuvo su licenciatura en Lenguajes y Culturas de Oriente Próximo y después trabajó como analista y traductor de árabe para la Inteligencia del Ejército de EE. UU. Realizó un Máster en Administración Educativa en Temple University de Filadelfia. Eli escribe ahora con regularidad para el Diario Judío México, el Jerusalem Post, y el Times of Israel.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: