Diario Judío México - El 19 de abril del 2015 falleció Elio Toaff, ex Gran Rabino de que ayudó a guiar la recuperación de la comunidad judía de la ciudad a la luz de la Segunda Guerra Mundial y quien fue clave en marcar un período de lazos más cercanos con los católicos romanos. Tenía 99 años.

Tras cinco años como rabino de Venecia, Toaff se convirtió en el Gran Rabino de en 1951, un puesto que mantuvo hasta que se retiró en el 2002. Cuando tomó su oficina en la ciudad, donde está la comunidad judía más antigua de Europa, ésta había sido devastada y dividida por aproximadamente 3.000 deportaciones durante la Segunda Guerra Mundial y el Manifiesto de Raza de Benito Mussolini.

Sin embargo, Toaff es mejor conocido por su invitación de 1986 al Papa Juan Pablo II para rezar en conjunto en la Gran Sinagoga de . El pontífice aceptó y se convirtió en el primero en entrar a una sinagoga. El evento de alto perfil fue el comienzo de una relación larga y cercana entre dos líderes de religión: ocho años después Toaff se unió a Juan Pablo para oficiar junto con el Concierto Papal para Conmemorar la Shoá. Además organizó la visita del pontífice a en el 2000.

En el 2005, cuando murió Juan Pablo, Toaff fue una de las dos personas a las que éste se refirió específicamente en su última voluntad y testamento. “¿Cómo podemos evitar recordar al rabino de ?”, se preguntó.

En una entrevista días después del fallecimiento del líder de la iglesia católica, el Gran Rabino dijo que su mención mostraba que “Juan Pablo pensaba en mí al igual que yo pensaba en él”. Desde este momento, los sucesores católicos Benedicto XVI y Francisco han continuado el trabajo de construir relaciones cercanas entre ambas fés.

Lo recuerdan su hijo, Ariel Toaff, profesor especialista en la historia de los judíos italianos durante tiempos medievales y el Renacimiento en la Universidad Bar-Ilan en Tel Aviv.

FuenteIton Gadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPésaj y la cocina kósher saludable
Artículo siguienteVenecia Desde la Terraza del Danieli