Había un hombre y una mujer, ya grandes en edad, que no habían podido casarse, pero tuvieron la oportunidad de conocerse y se gustaron. Al poco tiempo pusieron una fecha para la boda.
Desde que acordaron el día, empezaron a hacer los preparativos: contrataron un fotógrafo y un músico, compraron flores, apartaron el salón, hicieron pruebas para el menú, compraron los trajes para la boda, etcétera.
El día de la boda llegaron los novios a la Jupá y elJajam pidió al novio el anillo para la novia. Pero elnovio no lo traía y la boda no se realizó.
Esto nos enseña que todos los preparativos no valen nada si los novios no se casan. “Este mundo es como un salón de fiestas.” Nunca nos olvidamos de comer, beber, disfrutar, viajar, deleitarnos, pero sí nos olvidamos de lo más importante: “el anillo”, lo único que se necesita para casarse. El anillo son la Torá y las Mitzvot.
 
 
—————————————
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorQue mejor lugar, para un sobreviviente, para, por fin, celebrar su Bar Mitzvah que en el Kotel
Artículo siguiente“Puebla capital mundial de las ideas” Andres Roemer
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.