Diario Judío México - Desde que decidió votar en favor de la adhesión de la Autoridad Palestina como un estado observador de las Naciones Unidas, las relaciones entre y han tenido momentos de más tensión que de felicidad. Más recientemente, en Octubre del 2016, se abstuvo durante la votación aquella bochornosa resolución aprobada por la UNESCO en la que se negaban los más de 3,000 años de vínculos judíos con la ciudad de Jerusalén. Luego, en Diciembre del mismo año, no sólo presidió el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (NU) durante la votación de la resolución 2334, sino que votó a favor de dicha resolución. Aquella pieza resolutiva declaró ilegal todos los asentamientos israelíes en Judea y Samaria.

Sin embargo, me sorprende cómo ante todo este récord tan negativo por parte de hacia , las relaciones sean muy “cercanas”. A pesar de que hace unas semanas atrás el Presidente de , Reuven Rivlin, visitara y de que fuera recibido con todos los honores por el jefe del estado, Rivlin no fue enfático a la hora de exponer la postura israelí con respecto al asunto político catalán, tampoco pronunció el famoso “slogan” que la diplomacia española por el mundo está promoviendo de que debe permanecer fuerte y unida”. Pero en esta visita demostró también que lo que no solo le hizo al pueblo judío hace 525 años atrás sino lo que hoy le hace a se sana pero no se olvida.

Estipulado todo esto me parece importante hacerles mención de una cosa muy destacable: ¿por qué la de hoy tiene relaciones con si a pesar de la muerte del Caudillo Francisco Franco el estado español es pro-árabes/palestinos? Un ejemplo de apoyo a este argumento es la visita de Yasser Arafat en 1979 al Presidente del Gobierno Español en ese momento, Adolfo Suárez, aún cuando no tenía relaciones diplomáticas con y cuando todo Occidente denominaba al grupo paramilitar de Arafat como uno terrorista. Hoy, respondiendo a nuestra pregunta, las relaciones existen por varias razones. Primero, porque como dijo el Ex-President de la Generalitat entre 1980 y 2003, Jordi Pujol, “si desea ser parte de la Comunidad Económica Europea tiene que tener relaciones diplomáticas con los países que dicha entidad tiene vínculos.” Segundo, porque las relaciones económicas y turísticas entre ambos lados son inmensas. Finalmente, porque a le conviene tener un actor en el que simpatice y sea fiel a Occidente cabalmente, y que quizás en entes como las NU, le de apoyo. Aunque este aspecto por parte de ha sido traicionado cabalmente.

Sin embargo, hay otra razón que quizás muchos no sepan pero que da sentido al rol protagónico que el Rey Juan Carlos I jugó durante la Conferencia de Paz de Madrid en 1991, y a la preservación de los vínculos políticos-económicos actuales. Y es que la Casa de los Borbones posee el título de “Rey de Jerusalén”. Apesar de no existir como reino desde finales del siglo XIII, el título de “Rey de Jerusalén” recae por herencia dinástica sobre la corona española.

El reino de Jerusalén tan solo estuvo vigente a lo largo de dos siglos (1099-1291), fundándose a raíz de la ‘Primera Cruzada’ llevada a cabo por el Papa Urbano II con el propósito de conquistar a Jerusalén ya que era según las escrituras del cristianismo el lugar donde murió Jesús de Nazaret. Tras la conquista de Jerusalén por parte del francés Godofredo de Bouillon, Jerusalén fue incluido como uno de los ‘estados cruzados’ y por ende se transformó en un reino cristiano. De hecho fue el propio Godofredo su primer gobernante pero tras su fallecimiento en el año 1100, el control de la ciudad pasó a manos de su hermano Balduino I. Tras el reinado de Balduino I éste título fue pasándose de descendiente a otro. En el año 1277, María de Antioquia, nieta de Isabel I- Reina de Jerusalén-, decidió vender el título a Carlos de Anjou, Rey de Nápoles. A pesar de que en el año 1291 el Reino de Jerusalén dejó de existir, el título al trono siguió vinculado al Reino de Nápoles.

El nombramiento en 1504 de Fernando el Católico como Rey de Nápoles trajo consigo a el título al trono del reino de Jerusalén y desde entonces la corona española ostenta dicho título. Esta es la razón por la que en el 2014, tras asumir su cargo como Rey de luego de que su padre abdicara, Felipe VI se convirtió en Rey de Jerusalén. A pesar de ello tengo una duda muy grande. Ya que continúa con su postura de no reconocer siquiera la porción occidental de Jerusalén como la capital del Estado de (algo que ya Rusia y la República han hecho; los Estados Unidos sin embargo se han ido más allá y han reconocido toda la ciudad como la capital de ) y de votar en contra del estado judío en foros internacionales, ¿entonces para qué el continúa poseyendo el título de Rey de Jerusalén? Es irónico que a pesar de que los Borbones y hoy tienen relaciones formales con Israel la hostilidad española con respecto al asunto de Jerusalén continúe.

Es incompatible poseer un título nobiliario-ni siquiera prohibido por Israel, por lo que aún tiene vigencia-y que el jefe de estado poseedor de ese honor no defienda al país donde dicha ciudad se localiza y con el que su país tiene relaciones. Indudablemente, consideró que la Knesset/Tribunal Supremo de Israel debería replantearse esta realidad e invalidar este título nobiliario a una persona que representa una entidad nacional, a pesar de ser “amigo”, hostil a Israel totalmente.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRezamos por la paz de Jerusalem
Artículo siguienteIsrael en su sitio
José es un soldado en las Fuerzas de Defensa de Israel y actualmente realiza un máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista en el Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global-Madrid, España. Además, posee un “Bachelor of Science” en Neurociencias y un Minor en Estudios de Israel por la American University en Washington, DC. Lev ha realizado internados profesionales en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, y el Comité Nacional de los "College Republicans" y The David Project en Washington, DC. Además de su interés por la política, la diplomacia y temas de seguridad en el Medio Oriente, José ha trabajado como coordinador de eventos relacionados a Israel para American University Hillel, como asistente de eventos para el Centro de Estudios de Israel de la American University y fue Presidente de “AU Students for Israel”. Recientemente también realizó una pasantía diplomática en la delegación diplomática del Kurdistán Iraquí en Washington, DC. Además de colaborar con este diario, José tiene un blog en el Times of Israel, y ha escrito para periódicos como El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (Estados Unidos) y Red Alert Politics (Estados Unidos). José es autor de dos libros: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" y "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", y realizó su proyecto de fin de grado en Estudios de Israel sobre las "Las Relaciones de Israel con el Nacionalismo Vasco y Catalán”. José habla y escribe el español, el catalán y el inglés excelentemente, y habla y escribe bastante bien el ladino, el gallego y el hebreo.