Diario Judío México - El 14 de marzo de 1879, nació en Alemania una de las figuras más importantes de la física moderna, , Premio Nobel de Física por el descubrimiento de la ley del efecto fotoeléctrico y más identificado por determinar la fórmula más conocida del planeta: E = mc2.

Conocido por sus grandes contribuciones a la física, Einstein fue estimulado en el área de las matemáticas desde niño pues en los años de su infancia su padre le compró modelos para armar y una brújula cuyo funcionamiento lo intrigó por varios años.

Galardonado y reconocido durante toda su carrera académica, el científico alemán vivió gran parte de su vida como un ciudadano del mundo al estudiar en Italia y Suiza, adquiriendo más adelante su ciudadanía en ese país más. Más tarde, Einstein ganó el Premio Nobel de Física en 1921 y a partir de entonces, su popularidad se incrementó hasta llegar a niveles insospechados.

Durante ese mismo año, Einstein visitó Estados Unidos por varios meses para hacer visitas y presidir conferencias en universidades y grupos de científicos. A partir de este viaje, el científico iniciaría una gira internacional que incluiría lugares como Palestina, Japón, Singapur e Inglaterra.

Como judío, Einstein expresó su felicidad por el constante crecimiento de su pueblo como una fuerza importante en Oriente Medio bajo la tutela del Mandato Británico. Años más tarde, Einstein vería como Israel se crearía y rechazaría una propuesta de Ben Gurión para ser presidente del Estado hebreo.

No obstante, el ascenso de Hitler en Alemania obligó al físico a permanecer en Estados Unidos durante 1933. Años más tarde, en 1940, su nación adoptiva le otorgaría la ciudadanía, iniciando una carrera de contribuciones científicas que derivarían en el Proyecto Manhattan, cosa de la que se arrepentiría hasta el fin de sus días.

A lo largo de varias décadas, se culpó a Einstein de ser el precursor de la bomba atómica; sin embargo, su participación se limitó a denunciar el uso de esa tecnología para el conflicto bélico y a la prevención al entonces presidente Roosevelt de que las fuerzas alemanas del Eje estaban desarrollando un arma nuclear.

Gracias a sus contribuciones, la otrora rechazada y debatible teoría de la relatividad sería aceptada de manera internacional, además de otras tan importantes para la física moderna como sus observaciones en el comportamiento de los fotones y la energía cuántica; las vibraciones atómicas, la dualidad de la ola-partícula, el Principio de Equivalencia, el estudio de los Hoyos de Gusano, entre otros tantos que realizó al lado de otros científicos o por sí mismo.

Gracias a Einstein, áreas tan diversas que van desde la física hasta la ciencia ficción se nutrieron por las teorías, revisiones y comentarios sobre diferentes temas que el científico produjo para intentar explicar las condiciones en las que existimos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSiete cosas que probablemente no sabías sobre Albert Einstein
Artículo siguienteDía de Pi, celebración al número más famoso