Ser consciente del momento de falsedad precisamente donde la falsedad
es mal entendida como verdad, donde el espíritu del mal es mal
entendido como espíritu.

Diario Judío México - Escribió Adorno cuando definía la tarea de la filosofía crítica. Adorno era el apellido de su mamá, una soprano lírica italiana, Maria Calvelli Adorno; su padre,  prosper comerciante de vinos,  Oscar A. Wiesengrund el nombre completo de su  hijo fue Theodoro Ludwig Wiesengrund Adorno. Theodor nació el 11 de septiembre de 1903 en Franckfurt del Maine en Alemania.

Theodoro era un niño ansioso de saber, fue alumno excelente, sensible; su mamá y su tía materna, una pianista talentosa, lo envolvieron en música y fueron muy importantes en su desarrollo, a los 20 años compuso sus primeras obras de música de vanguardia, atonal.  Escritor prodigo, profundizo en filosofía, música, sociología y psicología. Llegó a ser miembro prominente de la corriente filosófica conocida como la Escuela de Frankfurt.

Inició sus lecturas de filosofía con Kracaver en especial La Crítica de la Razón Pura de Kant que marcó la formación intelectual del joven Theodoro.

Ingreso a la Universidad de Frankfurt y a los 24 años se tituló en filosofía con una tesis sobre Husserl en desacuerdo con la fenomenología. Pensó dedicarse a la música, escribió varios ensayos de crítica musical, y se trasladó a Viena para estudiar composición con Berg. Se hizo amigo de Wenberg y Schonberg. Sus dos pasiones. Filosofía y música se unían en sus ensayos a propósito de las implicaciones conceptuales de la nueva música que irritaron a los miembros de la Escuela de Viena. Adorno decidió abandonar Viena y la música. Volvió a Frankfurt, trabajo en su tesis doctoral: Kierkegard, Construcción de la Estética.  En 1931 recibió el diploma que lo acreditaba como profesor.

Al año siguiente empezó a impartir clases de filosofía en el Instituto para la investigación Social adscrito a la Universidad. Mientras tanto, el partido nacional-socialista de Hitler asumía el poder e iniciaba su afán destructivo:  le quitó su derecho a trabajar, descalificó su diploma y lo lanzó de la universidad. Adorno pudo salir de Alemania antes de que los nazis reclamaran su vida.

El Instituto también se trasladó, primero a Zúrich en 34 y después a Nueva York, su sede en el exilio.

Adorno viajó a París, a Oxford y a Nueva York, en 41 llego a Los Ángeles, donde colaboró con su viejo camarada Horkheimer, fueron coautores de varios libros.

Parte sustancial de la obra teórica de Adorno son sus libros sobre sociología y música. T. Mann busco su asesoramiento de ‘consejero secreto’ para la musicología de su obra Doctor Fausto en 1947. La música, escribe Adorno, también expresa las contradicciones de la sociedad elevando a una crisis el estrato de lo existente. convirtiéndose, como cualquier otro arte, en una protesta contra la falta de libertad y una tendencia a un futuro diferente.

Después de la guerra, en 1949, Adorno volvió a Frankfurt, asumió el cargo de director del Instituto para la Investigación Social que reconstruyo con su amigo Horkheimer.  También reconstruyeron la Escuela de Filosofía de la Teoría Crítica. La Escuela de Frankfurt.

En 1950 colaboró en una investigación fundamental  sobre la psicología del , ‘la personalidad autoritaria’, su contribución se despliega a lo largo de toda la obra y, especialmente, en la conocidísima elaboración de las escalas de medida de las tendencias fascistoides potencialmente presentes, incluso entre los miembros de sociedades democráticas, actitudes ligadas al prejuicio y a la adhesión a modelos de comportamiento estereotipados y conformistas.

La filosofía de Adorno es un análisis del racionalismo como instrumento de la libertad y el dominio, y, a la vez, la crítica de la sociedad capitalista como restricción de las formas del pensamiento y la acción.

En la década de los 60’s se dedicó a los cursos que impartía, al trabajo en el Instituto, a la publicación de sus obras, a una relación intensa con los artistas de vanguardia y empezó a escribir su teoría de la estética.

En filosofía y sociología sus temas principales son la despiadada lucidez frente a las tendencias dominantes en la realidad moderna frente a la tensión utópica del presente cosificado y alienado que rechaza como consecuencia de una formulación dialéctico-hegeliana que confirma la negación.

En su libro muy importante: La Dialéctica de la Ilustración, en colaboración con Horkheimer, aparecido en 1966, diseña el horizonte del hombre contemporáneo envilecido por la industria cultural con sus libertades falaces y por el mito de la racionalidad científica que se entrelaza con el dominio sofocando su función liberadora en un totalitarismo más o menos explícito. Temas desarrollados en cuatro libros de 51 a 69;

Adorno fue inspirador y crítico de los movimientos juveniles de protesta, tras los sucesos del 68 en París, criticó el ‘accionismo’ [privilegio de la acción de protesta sobre la argumentación crítica]. Inclusive fue objeto de distintas protestas estudiantiles hasta la toma de su aula.

Durante el verano del 69 decidió tomar una vacación dedicada al alpinismo en Suiza, donde sufrió un ataque al corazón, desatendiendo el consejo de los médicos, se unió a una excursión de la que no se recuperó.  Falleció el 6 de agosto de 1969 por un infarto.

Antes de su viaje trabajaba en la tercera revisión de su libro de Estética. Fue publicado en 1970.

“La denuncia de la vanidad del pensar también puede convertirse en
Ideología, en un pretexto para la glorificación de aquel que renuncia
a pensar.”

Filosofía y Sociología. Theodoro W. Adorno

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPeter Paltchik, Oro en Abu Dhabi
Artículo siguienteTrump visita Pittsburgh. Los judíos saben que son sus palabras y su negativa en condenar a los neonazis los que promueven la violencia
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.