Los cambios de paradigma en una industria se componen de 2 elementos: 1) Innovación provocada por los actores que ofrecen un producto o servicio y, 2) Adaptabilidad de los clientes a las novedades percibidas, manteniendo su disposición a consumir bajo las nuevas reglas del juego.

En el contexto de los créditos empresariales, nos encontramos precisamente en un punto de inflexión en la relación entre instituciones financieras y clientes finales. Existe hoy la tecnología suficiente para automatizar y acelerar exponencialmente el análisis de un crédito tradicional. No obstante, esto requiere la disposición del acreditado de abrir su información de una manera mucho más profunda y contundente. Es decir que, aunque exista hoy la tecnología para cambiar las reglas del juego en los créditos empresariales, se necesitan prospectos dispuestos a jugar. Ello significa para los potenciales acreditados, literalmente, permitir la conectividad a su información completa de manera inmediata.

Para la mejor comprensión de estos fenómenos, veamos este cuadro analítico de algunos aspectos básicos:

Innovación en Financiamiento Prospecto de crédito Implicaciones
Análisis de Crédito: Existen motores capaces de conectarse al SAT y elaborar Estados Financieros de los prospectos de manera robotizada. Ya no se necesita un contador en la contraparte que los mande. El prospecto tiene que estar dispuesto a ingresar a plataformas tecnológicas para proveer su información fiscal de forma segura y dar acceso a que se analice su información integral: Cada factura a detalle. El análisis de crédito de un crédito empresarial, puede darse en cuestión de horas. Sin intermediarios, y sin contacto directo entre cliente-financiera. Basta con firmarse en un portal encriptado y seguro.
Dictámenes Jurídicos: Ya hay empresas que ofrecen servicios integrales de investigación inmediata de demandas de empresas, partes relacionadas, listas negras y reformas estatutarias de empresas. El prospecto tiene que consentir el ser investigado integralmente en cuanto a su honorabilidad, cambios estatutarios en sus actas y partes relacionadas. Todo es información pública que los sistemas organizan e interpretan. Las “APIs”, o interfaces de programación de aplicaciones, son sistemas que obtienen información de las personas y las centralizan en reportes específicos. En un mundo digitalizado, hoy se pueden rastrear individuos y negocios.
Firmas de contratos: Los sistemas biométricos actuales verifican tu identidad a través de tu tono de voz, facciones, identificación y mirada. Esto te permite firmar contratos a distancia con validez legal.   El prospecto debe permitir a un avatar hacerle preguntas, revisar su información y determinar si se trata de una persona auténtica o no. No sólo hablamos de papeles, sino de interacción humano-robot. Los sistemas informáticos hoy son capaces de conectarse a bases de datos gubernamentales y privadas de manera inmediata para verificar identidades, fraudes y validez de documentos. De esto, queda un registro.

 

Los elementos de información convergen en una revolución inminente: Las entidades serán capaces de analizar el historial de tu empresa y tu persona en segundos, y con ello determinar la viabilidad de un crédito de manera transparente e inmediata. Se acabaron las nubes de humo de “validar la información” y “cuadrar la información financiera”. Esa situación podría acelerar exponencialmente la colocación de créditos en el segmento PYME, y crear mayor eficacia y rapidez en el proceso en beneficio de los acreditados finales.

No obstante, este cambio no será posible sin un cliente dispuesto a permitir la conectividad de los sistemas a su información fiscal y personal de manera transparente y honesta.

La apuesta, de Factor Exprés al menos, es que los clientes evolucionen en este sentido, entendiendo que finalmente sólo abren información ya “de por sí” pública a ordenarse en aplicaciones robotizadas. Un cliente íntegro profesionalmente, se beneficiará de la mejor tecnología. La competitividad financiera en el futuro, está en manos de las empresas mejor sistematizadas y los clientes más transparentes. Hoy podemos revolucionar el sistema financiero en México. ¿Quién le entra?

 

Dr. Enrique Presburger, CEO de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR
[email protected]
@epresburger

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn Pesaj muy especial…
Artículo siguienteCómo liberarte de las ideas que te limitan y te impiden progresar
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.