Diario Judío México -

Soy Isaac Alvo, soy de Guadalajara, provengo de papa y mama judíos, nací y crecí en la comunidad de Guadalajara, terminando mi bar mitzva mi papa murió y yo me quede sin papa y esto hizo que yo callera en las adicciones fuertemente desde los 13 hasta los 34 años, me gusta mucho servirle a la gente y soy muy entregado a esto, soy un apasionado por la de los demás por lo cual me dedico al tratamiento de las adiciones y la mental, desde hace 24 años generando entornos terapéuticos médicos, psiquiátricos para atender esta enfermedad de una manera integral. Tengo un programa para las personas de la comunidad donde gracias a D.os nuestros rabinos nos apoyan para poder proveer de comida kosher para todos aquellos que tienen la necesidad de ser kosher y que han decidido ser kosher, tenemos también orientación por parte de nuestro rabino de la comunidad el cual visita a nuestros pacientes varias veces por semana y hemos tenido mucho éxito tratando paisanos de hecho constantemente tenemos paisanos en la clínica, lo cual me da muchísimo gusto poder atender, paisanos y paisanas por supuesto, jóvenes, adultos de cualquier edad, desde los 12-13 años tratamos a personas con problemas de adicción, de bulimia, de anorexia, tratamos a personas con problemas de alcoholismo de codependencia, la adicción al juego, tu sabes muy bien que entre nosotros los paisanos se da todos los días y esta es una de las adicciones devastadoras que está terminando con nuestras comunidades la cual tiene que ser atendida, la ludopatía es una de las adicciones muy poderosas que tenemos nosotros los judíos, igualmente somos obsesivos compulsivos para comer, la comida y el juego yo me he dado cuenta que son las adicciones más poderosa dentro de nuestras comunidades, independiente mente de las acciones que hoy en día no respetan a nadie para lo cual nos encantaría poder servir a mas paisanos. Estamos en Tijuana sin embargo, las intervenciones que son los procedimientos que se utilizan para poder lograr que un persona acepte un tratamiento tiene que ser en el lugar donde está la persona, yo salgo constantemente, yo viajo mucho en los programas de intervención voy a cualquier comunidad donde me llamen y atenderlos, Guadalajara monterrey, , san diego, los Ángeles, Cancún, los cabos, en donde sea podemos ir, estamos para servir. Hablamos español e inglés, nuestros terapeutas, nuestros doctores hablan inglés.

El problema que tenemos dentro de la comunidad es que como son comunidades chicas por lo general no queremos que la gente piense o sepa que tenemos un problema de adicción en casa, lo tratamos de ocultar, lo escondemos pensamos que a nosotros no nos va pasar, que somos diferentes, pero saben una cosa, esto no respeta nada, es la enfermedad más democrática, negros blancos, ricos, pobres, creyentes, no creyentes, paisanos no paisanos, a todo el mundo nos pega, hombres mujeres, , niñas, adultos, es por lo cual, yo te invito a que abras los ojos, no es vergüenza que en tu casa tengas una persona con una enfermedad de estas, es como cualquier otra enfermedad de hecho esta enfermedad es compleja, por la negación que como familiares tenemos para poder enfrentas y de verdad como decimos por ahí el toro por los cuernos, es muy necesario que abras los ojos y te quites la vergüenza, que vergüenza es realmente no hacer nada para ayudar a tus seres queridos, que vergüenza es que lo mantengas en el silencio, el silencio es mortal, y ojala que estas palabras te estén llegando a tu corazón para que si tienes a alguien con un problema de adicción, de alcoholismo, de mental deberás hagas algo efectivo para poder ayudarlo, me gustaría mucho poder servirte.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.