Las negociaciones directas que se reanudaron recientemente deben tener un objetivo principal: fijar la frontera definitiva entre y el Estado palestino que se establecerá en Cisjordania.
necesita una frontera que termine de delinear sus límites, normalice su estatus internacional, ponga fin al desacuerdo político sobre los asentamientos y fortalezca el consenso nacional.

Diario Judío México - Para Netanyahu se trata de la misión de su vida. Si tiene éxito, habrá justificado su estancia al frente del Estado y pasará a la historia como un líder en lugar de un políticó más.

A pesar de su orden de prioridades, Bibi se centra ahora en la vía palestina. Hasta hace poco dedicó todo su tiempo de gobierno junto con el presidente de EE.UU, Barack Obama, a la amenaza nuclear iraní. Los palestinos eran mencionados sólo de paso. Pero desde el nombramiento de Kerry como Secretario de Estado, con un Oriente Medio convulsionado, su agenda fue puesta patas para arriba. Seis visitas a del canciller norteamericano en menos de cinco meses, con sus respectivas advertencias, amenazas y ofrecimientos de ayuda, le obligaron a volver al proceso diplomático con los palestinos.

Desde el punto de vista de Bibi, el acuerdo sobre el que está trabajando – por intermedio de los negociadores Livni y Moljo – junto al presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbás – representado por Saeb Erekat -, está diseñado para crear un equilibrio entre dos intereses de : su deseo de no incluir a los palestinos de Cisjordania dentro de sus fronteras – y, por lo tanto, no gobernarlos -, y mantener su capacidad de defensa. Los palestinos obtendrán soberanía y otorgarán a seguridad. Ese es el acuerdo que se esconde en el mandatario hebreo, envuelto en sus declaraciones que postulan «poner fin al conflicto».

Poner fin al conflicto es un objetivo noble, pero Netanyahu y Abbás no podrán alcanzarlo. No porque sean malos dirigentes o porque quieran prolongarlo deliberadamente, sino porque su conclusión no depende de ellos. No hay acuerdo firmado que pueda acabar con las contradictorias narrativas de ambos pueblos, cada uno considerándose a sí mismo una víctima y haciendo de su rival un invasor que sólo inspira odio y desconfianza. Es imposible logar un compromiso ético nacional con el simple trazo de una pluma, y no existe en la actualidad ninguna posibilidad de elaborar una narrativa conjunta israelí-palestina. Si las negociaciones directas vuelven a centrarse en quién tiene razón, quién está equivocado y quién llegó primero a esta región, podemos pronosticar su fracaso por adelantado con sus correspondientes consecuencias.

La cuestión de narrativas es tema para historiadores, educadores e intelectuales. Estadistas deben centrarse en aspectos prácticos de la realidad y ponerse de acuerdo acerca de fronteras definitivas, del mismo modo en que deben hacerlo en disposiciones de seguridad que garanticen la estabilidad en la región. La frontera debe establecer claramente dónde termina y dónde comienza el Estado palestino, dónde estamos nosotros y dónde están ellos.

Israel reconoció ya dos tipos de frontera – fronteras de paz con Egipto y Jordania, y fronteras de disuasión con Siria, Líbano y la Franja de Gaza. No existe una frontera definida con la Autoridad Palestina, sólo disposiciones unilaterales de separación: muros, vallas, puestos de control, carreteras separadas para poblaciones judías y árabes, y un continuo intento por establecerse en el terreno, ignorando las reacciones de la otra parte.

Por más absurdo que parezca, las relaciones de Israel con Hamás, en Gaza, en lo que respecta a límites, son más ordenadas que las que mantiene con la Autoridad Palestina en Cisjordania, donde ambas partes cooperan en seguridad y acuerdos económicos a la sombra de la rivalidad diplomática. La desconexión de Gaza estableció una frontera clara; todo el mundo sabe dónde termina el control de Israel y dónde comienza la soberanía terrorista de Hamás. Cualquiera que intente cruzar ese límite pone en peligro su vida, y el lado que ataque al otro es consciente de que también será atacado. Se trata de una versión simple de «soberanía a cambio de seguridad».

La determinación de una frontera definitiva no puede asegurar por sí misma la paz. Israel ya fue atacado desde el otro lado de fronteras consensuadas y ya invadió a todos sus países vecinos. Pero las fronteras tienen una virtud especial: hacen maravillas en lo que respecta al consenso nacional interno.

Apenas dos ejemplos de muchos: Durante la Segunda Guerra del Líbano (2006) y la operación «Plomo Fundido» (2008-2009), el Ejército hebreo regresó a zonas que Israel decidió abandonar de forma unilateral, volvió a desocuparlas una vez más al finalizar los ataques y nadie exigió ningún debate público serio acerca de restablecer bases militares en la zona de seguridad al sur de Líbano o reconstruir los asentamientos de Gush Katif en la Franja de Gaza.

Será como delimitar una nueva frontera al este del Estado judío: cada israelí sabrá dónde vive y dónde no, y los intentos de arrebatar otro metro cuadrado, otra colina y otra «tumba sagrada» de alguien mencionado en la Biblia o en el Corán, que nadie sabe de quién realmente se trata, acabarán.

Bibi, y varios de sus seguidores, continúan hablando de necesidad de «nuevas ideas» que tienen como objetivo reemplazar la noción de separación total y la evacuación de asentamientos en territorios que serán cedidos a la AP. No son más que ilusiones. Cualquier acuerdo que no sea hermético y deje espacios para luchas por control de tierras sólo dará lugar a una nueva confrontación. Eso fue lo que ocurrió con las áreas desmilitarizadas en el norte de Israel, antes de la Guerra de los Seis Días, y es lo que está sucediendo hoy en Cisjordania y en los barrios árabes de Jerusalén.

Bibi tiene la gran oportunidad de lograr el mejor acuerdo posible y, luego, detenerse allí. Será doloroso, es verdad, pero pondrá orden y seguridad en nuestras vidas.

Esa es su primera obligación y su primer compromiso con nosotros.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorTodo sucede para bien
Artículo siguiente¿Dónde quedó la bolita?
Educador, profesor y maestro; más de 30 aňos de experiencia en educación formal e informal, dentro y fuera de Israel.Escritor y periodista, Últimos libros publicados:"Dos aňos en el desierto"; Ed. Milá; Bs.As; 2005."Sobre encuentros y despedidas"; Ed. Milá; Bs.As.; 2006.Ambos fueron presentados en la 33ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires bajo el título "Libros sin Fronteras" en 2008.Numerosos artículos sobre historia del pueblo judío, análisis político de Oriente Medio y pensamiento judaico fueron publicados en "Proceso" de México, "Excelsior" de México, "Nueva Sion" de Argentina, "Revista Horizonte" para América Latina, "Radio Jai" de Argentina, "Paz Agora Br" de Brasil, "Semanario Hebreo" de Uruguay, "Semana.co.il", "Argentina.co.il", "Porisrael.org" y en decenas de portales, sitios y blogs de Internet en Israel, América Latina y España.Instrucción académica:Licenciado en Educación Social, Historia, Filosofía, Historia del Pueblo de Israel, Historia de Oriente Medio y Pensamiento Judaico; Universidad de Haifa.Maestría en Ciencias Políticas; Universidad de Haifa.Título de docente para universidad y escuelas secundarias; Universidad de Haifa.Idiomas: hebreo, espaňol, portugués, inglés.Ocupación:2009 - 2010* Director editorial de www.semana.co.il y www.argentina.co.il2008 - 2009* Director de Contenidos de la empresa Zeeng - Comunicación en alta tecnología: www.zeeng.com2003 - 2008* Director del proyecto educativo-vivencial "Coexistencia Pacífíca" entre judíos y árabes del Kibutz Metzer y la aldea árabe Meisir. Organización de seminarios en todos los idiomas para grupos de jóvenes estudiantes de Israel y de todo el mundo y diferentes organizaciones en general. Galardón CICLA 2009. www.metzer.org.il/dukium/index.htm* Director ejecutivo y de contenidos de "Latina Media Group", empresa que construye y difunde portales comunitarios latinos en Internet en español, portugués y hebreo: www.latinamediagroup.com2000 - 2003* Representante de la Dirección Sionista Mundial en México y América Central. Director del Departamento de Aliá del la Agencia Judía en la zona. Responsable por la hasbará israelí en toda la región, desde México a Panamá.1997 - 2000* Centralizador de recursos humanos del Kibutz Metzer y de susindustrias. Responsable por la instrucción académica de sus miembros.1993 - 1997* Secretario General del Movimiento Juvenil Educativo Hashomer Hatzair y la Unión Mundial de Meretz. Director del Departamento de Educación y Latinoamericano del movimiento. Director de todos los grupos de jóvenes que llegaban a Israel en diferentes planes educativos. Organizador de los viajes a Polonia y sus seminarios.1985 - 1993Profesor, educador y maestro en la Universidad de Haifa y en laescuela secundaria regional israelí Mevoot Irón.1980 - 1984Sheliaj Educativo-Comunitario de la Agencia Judía en la Comunidad Sefaradí de México, en el Movimiento Juvenil Educativo "Dor Jadash" y en el Colegio Sefaradí de México.