El relato de , es una narrativa heroica, omitida, oculta, desatendida, desdibujada y olvidada.

Quizás se trate del caso más emblemático de la Shoa y el más olvidado.

Los materiales estaban ahí esperando a ser desempolvados, rescatados del olvido en la amnesia colectiva. Es una voz perdida que deseamos recatar.

Se trata de ampliar el espectro de nuestra memoria, recordar a aquellos que hemos extraviado, aquellos que no escuchamos, aquellos que no recordamos y no citamos. Sera pues, una nueva voz emergente rescatada desde el olvido y la oscuridad.

Se trata de un personaje increíble, único, irrepetible. Su historia es digna de conocer, Su historia tiene que ser narrada. Es parte vital del legado histórico de la Shoa.

La narrativa de Frumka involucra emociones, recuerdos, nostalgias, saberes, olvidos, vacíos, fracturas, grietas y anhelos, que otorgan significados de reconstrucción incluyentes, para el ejercicio del pensamiento crítico, la formación de valores y el establecimiento de puentes, vínculos y conexiones entre pasado, presente y futuro.

Dr. Mario Sinay

Diario Judío México - Frumka nació en 1914 en el seno de una familia judía ortodoxa, en Plotnica cerca de Minsk. El padre comerciaba con ganado sin mucho éxito. Frumka era la hija intermedia y tenía dos hermanos (Eliauh y Eliezer) y dos hermanas (Zletka y Janke).

La familia se establecido en Minsk en 1920 después del Pogrom en Plotnica. Debido a las duras penurias económicas de la familia, Frumka y su hermana pequeña, Janke, no pudieron estudiar en la escuela. La hermana mayor, que logró ingresar a la escuela superior, enseñaba a sus hermanas menores y participaba en el sustento del hogar enseñando clases particulares. Frumka también aportaba su parte para el sustento de la familia sirviendo como ayudante de una costurera.

En Misk activaban varios Movimientos Juveniles: Hashomer Hatzir, Hanoar Hatzioni, Gordonia y Poalei Tzion.[1] Siguiendo a Eliahu, el hermano mayor, Frumka y Janke se unieron al movimiento juvenil “Freiheit” (“Libertad” en Yiddish), donde Frumka se convirtió rápidamente en una figura central e incluso fue incluida en la directiva nacional del movimiento y fue la representante del “Hejalutz” en el Congreso de Pinsk a los 17 años.[2]

En 1935, a los 21 años, participa en el Kibutz Ajshara, “Tel Hai” en Bialystok.[3]

Ahi acostumbraba a leer y escuchar. Escuchar fue una de las grandes cualidades de Frumka. Los amigos se acercaban con diferentes problemas y Frumka escuchaba y respondia con discreción. A finales de 1935 Frumka participo y coordino el Seminario del Kibutz Ajshara, con dedicacion y sensibilidad pero con una gran determinacion de liderazgo.

Durante los años de crisis, 1936-37, las actividades de los jóvenes se redujo drásticamente; Frumka actuó intensivamente en el liderazgo de Bialystok. Ella hizo visitas a las sucursales en toda , alentando y escribiendo cartas. Después del ciclo de dichas visitas, volvió al kibutz en Bialystok.

Sobre su acción se escribió: “Frumka se sentó en una esquina sombría, acurrucada atenta en su abrigo viejo. Sus ojos acompañaban a cada uno y todos los miembros le hablaban y la escuchaban en silencio”. [4]

Entre el 15 y el 18 de septiembre de 1938 se celebró la Conferencia de los Movimientos Juveniles en Jozefow y se formó el Movimiento Unido de “FreiheitHejalutz Hatzair” como un Movimiento Juvenil Pionero, vinculados con Poalei Tzion, que vio en la autorrealización personal y colectiva la Alyia a .[5]

El Movimiento Unido contaba con 340 sucursales en , incluyendo 25.000 miembros y 2.000 Bogrim en formaciones en Ajsharot.[6]

Frumka se unió a la Hanaga del movimiento. El centro de la actividad de Frumka y su hermana Janke, fue en Lodz, negandoce a establecerse en Varsovia, y continuó, el papel de misionera que viaja en , visitando las sucursales y organizando los seminarios, sin abandonar el contacto personal con los miembros del Movimiento y las sucursales y de los grupos en formación (Ajshara). [7]

El liderazgo de Frumka fue determinante a través del contacto directo y personal; La conexión humana era la base de su trabajo. Era cálida y suave, atenta a sus compañeros, pero cuando el asunto lo exigía, sabía que ser rigurosa y vigorosa; Se debatía entre el deber y las obligaciones frente al Movimiento y sus necesidades personales.

Paso y activo entre Telechni, Varsovia y Bialystok. “Siempre me queda estrecho el lugar donde vivo y extraño los lugares que deje”. [8]

La biografía de Frumka es en gran parte la biografía del Movimiento Juvenil: el kibutz en Bialystok, motriz en la formación y capacitación de los Madrijim, activa en los seminarios, las conferencias y el trabajo diario con los amigos, con una capacidad de combinar el análisis penetrante, sin concesiones, con un corazón lleno de amor y preocupación maternal.

Frumka sentía una gran responsabilidad con el movimiento. Trabajó mucho y con mucha dedicación. Pero en el trabajo y los logros tenido una constante sensación de insatisfacción. “No puedo escapar a la sensación de que no hicimos todo lo que pudimos hacer” – escribió en febrero de 1939. [9]

El sueño de Frumka fue la Alyia a Eretz . “Yo ya no me encuentro aquí. Parece que la vida aquí es transitoria y me siento ansiosa de llegar a mi patria. Creo que ha llegado mi hora”.[10]

El anhelo de Alyia a se mezcla con la sensación de que aquí, en la necesitan. Se trata de una lucha interna implacable. En la convención de la Tnua que tuvo lugar en Lodz el 15 de julio de 1939 se decidió retrasar una vez más la Alyia de Frumka. Sabían que se sentía molesta con esta decisión, pero no podían renunciar a élla en estos tiempos difíciles. Frumka acepto.

El brote de la Guerra

El ritmo de la evolución del brote de la guerra fue tan rápido, que los miembros de las Hanagot tuvieron que responder a la nueva situación con urgencia. La respuesta fue diferente de lo esperado: A pesar que la decisión fue quedarse y prepararse para resistir, comenzó una huida hacia el este.

Al estallar la guerra, Frumka fue una de las tantas que se hicieron camino al este, a fin de emigrar desde allí a . El 7 de Septiembre de 1939, los Miembros del Kibutz Ajshara Grochow de Varsovia comenzaron su odisea hacia el Este junto a Frumka.[11] Kovel se convirtió en el Centro de Absorción, para los Movimientos Juveniles y las olas masivas de refugiados.

Con la invasión de la Unión Soviética a los territorios del este, los Movimientos Juveniles se vieron obligados a actuar en tres zonas distintas de ocupación: Territorios ocupados por Alamnia, territorios ocupados por Rusia y el Gobierno General, anexado al Reich. Aun asi el Hejalutz Hatzair continúo activando y entrelazado en todos los territorios incluyendo: Vilna, Kovel, Lwow y Varsovia.[12]

Una de las primeras cuestiones en debate en Kovel trato acerca del retorno a la zona de la ocupación alemana para reactivar los Keinim y reunir a los Janijim.

Frumka anunció durante la audiencia, que ella regrera a Varsovia para ayudar a los compañeros que se quedaron en el territorio ocupado. El retorno de Frumka fue un acto determinante y un ejemplo en la reacción y conducta de las Hanagot.

Alguien que participó en esa reunión escribió: [13] “¿Alguien de los miembros volverá a Varsovia? ¿Al inferno? ¿A la boca del lobo? … Frumka se ofrece a esta misión. Es un momento de inquietud cruel… Frumka anuncia que nadie podrá cambiar su decisión… ¿nos volveremos a ver algún día? “

Frumka volvió a Varsovia. Detrás de la decisión de salir a esta peligrosa misión también tenía motivos personales: la noticias de la muerte de Janke, su hermana menor, en los bombardeos en Lodz (más tarde resultó ser una información falsa).

Camino a Varsovia paso por Minsk a visitar a su familia. En los pocos días que estuvo allí organizó la reinstalación de la Tnua.

Hasta Octubre de 1940 solo Frumka activo en Varsovia. Entonces llego a la ciudad Tzvia Lubetkin del Dror. Frumka y Tzvia trataron de reanudar las actividades de los miembros del centro. El Kibutz del Dror en Varsovia contaba con 50 miembros y fueron los pioneros en la reorganización de las Tnuot.[14]

En Lodz y Bendzin continuaban activando los movimientos.

Durante Octubre de 1939 y Enero de 1940, Frumka hizo visitas de campo en los territorios del Gobierno General y los territorios polacos anexados al Reich. Estuvo en Lodz, Radom, Bendzin, Sosnowiec y Zamosc.

Frente a la tendencia a centralizar a todos los Madrijim en Vilna libre, esperando para llevarlos a , Frumka insistió en que los grupos de Ajshara se quedaran en los Kibutzim en Lodz y Bendzin, a la cual visito con Baruj Springer secretario del Kibutz Dror en Bendzin.

Frumka fue la pionera de la idea del escape a traves de Oscwiencim a Eslovaquia

En marzo de 1940, la víspera de Pesaj, llego Frumka a Lublin, en la expulsión de los Judíos de los pueblos y asesinato de judíos capturados por los alemanes. Fue Frumka quien dio la información acerca de los hechos en Lublin.

Frumka se había convertido en una figura familiar en los pasillos de la Joint y los centros públicos judíos. El hecho de que muchos de los líderes de la comunidad judía de Varsovia escaparon, y ella volvió, hicieron su nombre en la calle judía

La ampliación y profundización del movimiento provocó una urgente necesidad de capacitación de Madrijim y condujo a la organización del Primer Seminario Educativo Nacional del Dror, que tuvo lugar en Varsovia entre junio y julio de 1940 y tuvo una duración de seis semanas. Al seminario asistieron 45 miembros, procedentes de 23 Kenim del Gobierno General. La mensajera Lonka Kozibrodska fue quien se encargó de traer a los jóvenes a Varsovia para participar del seminario.[15]

Los seminarios del Dror continuaban, durante 1941 se organizaron dos seminarios en Varsovia; Uno duró un mes, con la participación de 32 Madrijim y el segundo abarcó 42 miembros, provenientes de ocho ciudades. También se celebraron seminarios en Hrubieszow, Ostrowicz, Radomsk, Lublin y Varsovia.

Las Actividades del movimiento exigieron la extensión de publicaciones clandestinas para fortalecer el espíritu de los miembros y les proporcionan información sobre lo que está pasando fuera del Gueto. Comenzó a publicar el periódico semanal en Yiddish, “Yedioth” (noticias), dirigida a todo el público judío.[16]

Al comienzo del verano de 1941, los miembros del Dror contaban con 480 Janijim en sus capacitaciónes agrícolas, y al final del verano, este número había aumentado a 700. [17]

1941 fue una época de florecimiento de las actividades juveniles en Bendzin, el número de Janijim en Bendzin, llego en la primavera de 1941 a 1400.

En marzo de 1941, el liderazgo de “Gordonia” en Varsovia, Eliezer Geller trabajo durante varios meses para rehabilitar los Keinim de Gordonia en Zaglambia.

Durante su visita se llevó a cabo la conferencia regional en Zaglambia de todos los movimientos que pertenecen al Hehalutz.

En Agosto de 1941 llegó a Bendzin Tosya Altman de la Hanga del Hashomer Hatzair en Varsovia y se celebró un seminario instructores y el Consejo Regional del Hashomer Hatzair.[18]

En el verano de 1941 llegó Frumka al Kibutz Dror en Bendzin por primera vez. Fredka Mazia, del Hanoar Hatzioni escribio en su diario: “Nos encantó sentarnos con ellos, era como estar entre hermanos”.[19]

Entre octubre de 1941, al regreso de Frumka de Bendzin a Varsovia, y hasta Enero de 1942, cuando se fue en una misión al Oriente, trabajó junto a Tzvia Lubetkin.

 


[1] Israel Openhaim. El Movimiento Juvenil Hejalutz en Europa Oriental. Haifa 1989. Pág. 22.

[2] Cartas y Recuerdos de Janke y Frumka. Tel Aviv, 1945. Pág. 10.

[3] Zeev Rabinovich. Libro conmemorativo a los mártires de Pinsk. Tomo I. Tel Aviv, 1977. Pág. 244.

[4] Yaacov Zilbershaid y Arieh Pielakow. El Kibutz Ajshara Tel Hai en . Tel Aviv, 1979. Pág. 161-172

[5] Hejalutz Hatzair, Periódico de la Tnua. Varsovia, 27 de Enero de 1938. Pág. 23-30. También en: Moshe Basuk. Hejalutz Hatzair. (Ytzjak Pelis), Kibutz Ein Jarod, 1944, Pág. 362-363.

[6] Moshe Kliguer. Líneas formativas del Movimiento Juvenil Hejalutz. 1943. Pág. 51. También en el periodico del Movimiento Numero 5, del 19 de Noviembre de 1939.

[7] Cartas y Recuerdos de Janke y Frumka. Tel Aviv, 1945. Carta de Frumka. 1 de Noviembre de 1938 y 6 de Marzo de 1939.

[8] Cartas y Recuerdos de Janke y Frumka. Tel Aviv, 1945. Pág. 118. Bialistok, 1 de Abril de 1939.

[9] Cartas y Recuerdos de Janke y Frumka. Tel Aviv, 1945, Pág. 58-59 .Carta del 27 de Febrero de 1939.

[10] Tuvia Buvkovski. Caidos entre murallas. Tel Aviv 1964, Pág. 181.

[11] Hannah Melnitzer. “Caminos Errantes,” en Sarah Segal, Arie Fialkov (eds.), “Shadmot Grochow”. Tel Aviv 1946, páginas 363-362

[12] Yosef Karnianski. “Beshlijut Jalutzim”. Haifa 1979. Pág. 43.

[13] Yehuda (Yudke) Helman. Diario: Con mis hermanos en la clandestinidad. Los Shlikim del Hejalutz en días de Guerra. Kibutz Ein Jarod 1940. Pág. 224

[14] Ytzjak Tzukerman. “Esos siete años”. Beit Lojamei Haguetaot, 1991. pago. 51

[15] Tzvia Lubetkin. Días de exterminio y rebelión. Lojamei Haguetaot. Hakibutz Hameujad.

[16] Dror, Periódico de la Tnua, Numero 9. Enero – Febrero de 1941.

[17] Dror, Periódico de la Tnua, Numero 13. Mayo – Junio de 1941 de 1941. Tambien en Israel Gutman. Los Judíos de Varsovia 1939-1943. Tel Aviv 1977. Pag 170-171.

[18] Neomi Shimshi. Lojamei Haguetaot. Tercera persona del singular: biografías de los miembros de los grupos juveniles durante el Holocausto. . 1995. Tomo 1.

[19] Fredka Mazia. Hermanos juveniles contra la maldad nazi. Yad Vashem, 1974. Pág. 58.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorConceptualización del terrorismo
Artículo siguienteMuseo de Israel expone máscaras de hace 9.000 años
Doctor en Educacion, con especializacion en Pedagogia de la Shoa y pedagogia visual. Retirado del Ejercito de Israel, Grado: Mayor, Activo en las reservas. Sheliaj de la Agencia Judia en Barranquilla, Colombia y Lima Peru. Ex-Director Proyecto "Masa" del Movimiento Kibutziano. Ex-Director Departamento de Habla Hispana, Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto. Yad Vashem, Jerusalem. Conferencista de Shoa en el Majon de Madrijim, Kiriat Moriah. Guia de viajes educativos a Polonia.