Diario Judío México - En Fundación Markoptic, estamos comprometidos con el bienestar de las familias mexicanas, en especial las que están integradas por una persona con discapacidad.

Así mismo, creemos firmemente que la cultura es un aliciente para crear un mundo mejor, fomentar valores, generar conocimientos, favorecer el desahogo a través de la risa o el llanto, facilitar la expresión de emociones, transmitir conocimientos, entre otros. Es por eso que, en alianza con el elenco de la obra de “Quién carajos es mi mujer”, Fundación Markoptic ofrece a las empresas la posibilidad de sumarse a la causa participando como patrocinadores en las dos funciones de que tendrán lugar el próximo 3 de octubre, en el auditorio del Instituto MIA, en Culiacán, Sinaloa, brindándoles la oportunidad de apoyar a esta noble causa y convertirse en una empresa socialmente responsable.

Los beneficios para los patrocinadores son diversos y adaptables, el más importante, tener la satisfacción de contribuir con una buena causa: seguir apoyando a las personas con discapacidad favoreciendo el desarrollo y donación de dispositivos médico-tecnológicos como colchones vibradores para personas postradas y prótesis mecánicas de extremidades superiores.

Este proyecto y en general, acudir al , ofrece grandes beneficios:

  • Te hace más empático: ver la representación de historias alternas a la realidad, te permite imaginar qué harías tú en cada situación, lo que te hace más empático con el mundo y las personas; eso es justamente lo que buscamos en Markoptic, sensibilizarte y hacerte pensar qué harías y cómo te sentirías en los zapatos de una persona con discapacidad.
  • Mejora tu memoria: este tipo de manifestación cultural, exige que prestes atención y te concentres en lo que sucede en el escenario, favoreciendo tu memoria.
  • Apoyas al arte y a la cultura: acudir al es una actividad que, para muchos, quedó en desuso por diversas razones, la principal la inversión que requiere que, aunque para muchos parece poco, para otros representa un gasto incosteable. Por esta razón y por el poco valor que muchos le dan, el arte sufre afectaciones de manera constante. “Quién carajos es mi mujer” te brinda la oportunidad de pasar un rato agradable, de apoyar a las personas con discapacidad y de promover el arte y la cultura en nuestro país.
  • Estimula las emociones: una de las características más interesantes del , es que logra despertar muchas emociones en chicos y grandes, facilitando la expresión de las mismas y logrando un estado de desahogo y relajación a través de la reflexión, las risas o el llanto.
  • Relacionamiento: la convivencia que se da antes y después de los eventos culturales es muy enriquecedora. Poder comentar tus expectativas previas a la obra y tus impresiones posteriores y cruzarlas con las de los demás, te permite conocer diversos puntos de vista ampliando tu red de contactos y amistades.

El arte alimenta el alma. Para todos aquellos que estén interesados en ayudar y formar parte de este noble proyecto, favor de comunicarse con Cecilia Torres a los teléfonos: 667 7152166 | lada sin costo: 01800 5091985.

Para mayor información, favor de visitar: https://www.fundacionmarkoptic.org.mx

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorGastrobar: Experiencia Culinaria en Los Cabos
Artículo siguienteHistoria de un “Amor Oscuro”, entre una judía y su inquisidor