Gana la batalla pierde la guerra.

Por:
- - Visto 198 veces
La batalla en Gaza no se trata de quién mata a más personas, sino de quién está más cerca de lograr sus objetivos políticos. En el caso de Hamás son bastante claras y algunas ya se han logrado, mientras que en Israel son vagas hasta el punto de la inexistencia. Algunos logros pueden animarnos, pero la conclusión es la misma: sin un horizonte político, Hamás nos derrotará.
¿Quién gana la guerra entre Israel y Hamás? Depende, por supuesto, de cómo se defina la victoria. En un partido de fútbol gana el equipo que marque más goles. En una guerra, el ganador no es necesariamente el que mata a más personas, toma más prisioneros, destruye más casas o conquista más territorio: el ganador es el bando que logra sus objetivos políticos. En la guerra de Irak, por ejemplo, los estadounidenses ganaron todas las batallas, ocuparon todo el país, capturaron a Saddam Hussein y derrocaron completamente su régimen, pero la guerra terminó en una derrota política aplastante para los EE.UU. e Irán se convirtió en dueño de Irak y de la país más poderoso de Oriente Medio. La amenaza existencial que se cierne sobre nuestras cabezas hoy es en parte consecuencia de la “victoria” estadounidense en los campos de batalla de Irak. Podría volver a suceder?. Si no conseguimos nuestros objetivos políticos correctos, podríamos ganar todas las batallas y perder la guerra.
Entonces, en la guerra actual, ¿quién está más cerca de lograr sus objetivos políticos? Para responder a esta pregunta, primero hay que saber cuáles son los objetivos políticos de los bandos. Los objetivos de Hamás son bastante claros. En lo inmediato, el objetivo de Hamás el 7 de octubre era sabotear el acuerdo que se estaba forjando entre Israel y Arabia Saudita. Es un poco difícil de recordar, pero en las semanas previas al 7 de octubre se informó que Israel estuvo muy cerca de la posibilidad de una paz histórica con Arabia Saudita, que normalizaría las relaciones entre Israel y la mayor parte del mundo árabe y cambiaría fundamentalmente la posición de Israel. en el mundo. Hamás lo logro
A más largo plazo, el objetivo de Hamás era sembrar semillas de odio en las mentes de millones de personas, para garantizar que durante las generaciones venideras no hubiera paz ni normalización entre Israel y el mundo árabe. Hamás planeó llevar a cabo una masacre particularmente cruel, e incluso se encargó de fotografiar y documentar las atrocidades, para causar a los israelíes el mayor dolor posible. Hamás asumió que Israel respondería a esta masacre con una fuerza tremenda, que también causaría un dolor inmenso a los palestinos. Todo esto era una parte consciente del plan. El nombre que Hamás dio a su ataque indica sus intenciones. El ataque se llamó “Tupan”, la inundación. Al igual que el diluvio bíblico que destruyó a la humanidad, Hamás pretendía causar estragos a escala bíblica.
La visión básica del mundo de Hamás no concede importancia al sufrimiento humano, y los objetivos más elevados de la organización están dictados por fantasías religiosas. Según esa creencia , cuantos más palestinos muertos hay, más mártires disfrutan del cielo
¿A Hamás no le importa el sufrimiento que esta guerra ha infligido y sigue infligiendo a los ciudadanos palestinos? Los partidarios de Hamás ciertamente tienen sentimientos y opiniones diferentes, pero la visión básica del mundo de la organización no concede importancia al sufrimiento humano. Los objetivos más elevados de Hamás están dictados por fantasías religiosas. Para Hamás, los palestinos que mueren en la guerra son mártires, que ahora disfrutan de placeres celestiales en el cielo. Mientras más personas mueren, más mártires disfrutan del cielo. Y en lo que respecta a nuestro mundo físico, desde el punto de vista de una organización fundamentalista como Hamás, la sociedad humana en la Tierra sólo puede tener un objetivo: la lealtad intransigente a los principios celestiales de pureza y justicia. Dado que para lograr la paz siempre hay que hacer concesiones en materia de justicia, organizaciones como Hamás rechazan cualquier oportunidad de paz y exigen que la gente luche a cualquier precio por la justicia absoluta y la pureza absoluta.
Esto, dicho sea de paso, explica el fenómeno aparentemente extraño de las organizaciones radicales de izquierda en las democracias occidentales que absuelven a Hamas de cualquier responsabilidad por las atrocidades en Israel y el desastre humanitario en Gaza, y echan toda la culpa únicamente a Israel. La conexión entre la izquierda radical y Hamás es la creencia en la justicia absoluta, la falta de voluntad para aceptar la complejidad de este mundo y la división del mundo entre el bien puro y el mal absoluto. La justicia es un objetivo noble, pero la pretensión de justicia absoluta conduce inevitablemente a una guerra sin fin. No ha habido un solo tratado de paz en la historia de la humanidad que no requiera compromisos y que proporcione justicia absoluta.
Finalmente, el gran plan de Hamás era que su ataque sorpresa y las contramedidas israelíes incendiarían Cisjordania, provocarían un levantamiento de los ciudadanos palestinos de Israel y también arrastrarían a la guerra a Hezbolá, Irán y otras fuerzas, que juntos podrían asestar un golpe a Israel que conmocionaría y tal vez incluso destruiría al país. Esta es la inundación que Hamás desea. Entonces, ¿qué tan cerca está Hamás de lograr sus objetivos?
En cuanto a impedir un acuerdo israelí-saudí y destruir cualquier posibilidad de paz y normalización futuras entre judíos y árabes, Hamás está muy cerca de la victoria. Por el contrario, Hamás ya ha logrado mucho más de lo que esperaba, porque ha logrado sembrar odio no sólo en las mentes de millones de israelíes y palestinos, sino también en las mentes de cientos de millones de personas más en todo el mundo. El antisemitismo va en aumento, mientras que la posición internacional de Israel se encuentra en un nivel sin precedentes, incluso en las democracias occidentales que han sido nuestras amigas durante años. Cada día adicional en que los palestinos mueren o pasan hambre en Gaza, Hamás avanza un paso más en su camino.
En cuanto a arrastrar más fuerzas a la guerra, hasta ahora el éxito de Hamás es mucho más limitado. Pero el tiempo juega a su favor. Hamás ya ha apostado todo el bote y, aunque hasta ahora no ha ganado el gran premio, la ruleta sigue girando. Cada día, una batalla entre Israel y Hezbollah, y cada enfrentamiento en el Monte del Templo, son otra ronda de la ruleta. Una decisión equivocada o un misil que caiga en el lugar equivocado puede hacer realidad el gran plan de Hamás y provocar la inundación.
Israel en el país de las maravillas
¿Y qué pasa con Israel? ¿Nuestros tremendos sacrificios y los logros de las FDI en el campo de batalla nos acercan a nuestros objetivos políticos? Incluso si Hamás ha logrado algunos de sus objetivos, ¿tal vez nosotros también hayamos logrado algunos de nuestros objetivos, de modo que se pueda declarar un empate? Estas preguntas son muy difícil de responder, porque el gobierno de Netanyahu gestiona esta guerra sin definir objetivos políticos. El gobierno dice repetidamente que el objetivo es eliminar a Hamás. Israel, por supuesto, tiene pleno derecho e incluso la obligación de proteger su territorio y a sus ciudadanos. La eliminación de las capacidades militares de Hamás también es esencial para abrir el camino hacia la paz y la normalización futuras, porque mientras Hamás posea un poder militar significativo, lo utilizará para frustrar cualquier intento serio de llegar a un acuerdo. Siempre que nos acerquemos a un acuerdo “Hamás atacará, como lo hizo el 7 de octubre. Pero incluso si Israel logra desarmar a Hamás, esto es un logro militar, no un objetivo político. Como se dijo, los estadounidenses en Irak eliminaron todo el poder militar de Saddam Hussein y colapsaron su régimen, y aun así sufrió una aplastante derrota política. En 1982, Israel invadió el Líbano para eliminar la amenaza de Fatah. La amenaza de Fatah fue eliminada con éxito, y en su lugar recibimos la amenaza de Hezbollah. ¿Tiene Israel un plan ordenado? ¿Eso explica que  derrotar a Hamas conduce a salvar el tratado de paz con Arabia Saudita, a un acuerdo sostenible en Gaza, a la restauración de nuestro estatus internacional o a algún otro objetivo político deseado? Sin un plan así, es imposible tomar decisiones militares como atacar con un cohete o cesar el fuego.
Cuando tenemos que elegir entre un ataque en Rafah y un alto el fuego, me recuerda a Alicia en el país de las maravillas, que llegó a una encrucijada y no estaba segura de si girar a la derecha o a la izquierda. Le preguntó al gato de Cheshire qué camino debía tomar. El gato le dijo: “¿Adónde quieres ir?” “No lo sé”, respondió Alicia. “Entonces”, decidió el gato, “no importa el camino que elijas”. Si no sabemos adónde queremos ir, ¿cómo sabremos si el camino pasa por un ataque en Rafah o por un alto el fuego?
Entonces, ¿tiene Israel objetivos políticos en la guerra? Parece que no. Algunos miembros del Gobierno están cautivos de sus propias visiones bíblicas y sueños de venganza divina y justicia absoluta. El primer ministro, por su parte, no ha pronunciado un solo discurso desde el inicio de la guerra en el que articule su visión política. Y parece que esta visión se resume en un solo objetivo: salvar su propio pellejo. La guerra del 7 de octubre se prolonga un mes y otro más, y el diluvio de Hamás amenaza con ahogar en sangre a toda la región. Es imposible esperar hasta después de la guerra para establecer un gobierno alternativo . La guerra es sólo una herramienta para lograr objetivos políticos. Dejar que un gobierno sin políticas dirija una guerra es una receta que no asegura nada, no importa cuántas victorias se logren en el campo de batalla. Y a qué precio,? es imposible traducir una victoria militar en un logro político si no hay una política en el horizonte
Los objetivos políticos también son esenciales para la propaganda israelí. Si Israel decide iniciar una determinada acción militar, hay tres formas principales de justificarla. Se puede argumentar que esto es una venganza por el 7 de octubre. No convencerá a nadie excepto a nosotros mismos, porque incluso nuestros mejores amigos piensan que ya hemos tenido suficiente venganza. Se puede argumentar que todo lo que hacemos es para liberar a los secuestrados. Ya no convence ni siquiera a las familias de los secuestrados, sobre todo cuando sólo tres fueron liberados militarmente. La alternativa es presentar un plan político al mundo y explicar por qué son necesarias operaciones militares adicionales para realizarlo. Mientras el gobierno israelí no presente un plan político, la propaganda israelí no tendrá posibilidades de convencer a la opinión pública mundial. Y quién sabe, si finalmente definimos objetivos políticos, tal vez descubramos que no hay necesidad alguna de realizar más operaciones militares para alcanzarlos.
Saludos desde Ruanda
Por todas estas razones, es necesario establecer de inmediato un gobierno que tenga una visión política, basada en la lucha por un compromiso sostenible y no en fantasías bíblicas y exigencias de justicia absoluta. Y si insistes en alguna fantasía bíblica, entonces he aquí una : al final del diluvio, llegó una paloma con una rama de olivo en la boca. Por supuesto, después de la masacre del 7 de octubre, el compromiso y la paz parecen completamente imposibles. Pero ha habido cosas antes.
Hace 30 años, en 1994, tuvo lugar en Ruanda una terrible masacre que recuerda los horrores del 7 de octubre. En un día, los hutus torturaron, violaron y asesinaron a miles de tutsis: hombres y mujeres, ancianos y niños. Familias y pueblos enteros fueron borrados de la faz de la tierra. Fue una matanza horriblemente brutal, con machetes, hachas, azadas y garrotes. Al día siguiente volvió a suceder. Y al día siguiente volvió a suceder. Y al día siguiente volvió a suceder. Lo que vivieron los israelíes el terrible sábado del 7 de octubre, lo vivieron los tutsis durante unos cien días consecutivos entre el 7 de abril y mediados de julio de 1994. Se estima que durante esos cien días los hutus asesinaron a unas 800 mil personas y violaron a cientos de miles. La masacre terminó cuando el movimiento de resistencia tutsi derrotó al ejército hutu y tomó el control de Ruanda. Unos dos millones de hutus huyeron del país. 30 años después, reina la paz entre tutsis y hutu. Los dirigentes tutsis lideraron un proceso de reconciliación y curación y aceptaron de regreso a Ruanda a la gran mayoría de los hutus que huyeron. Hoy en día, hutu y tutsi conviven en paz en Ruanda, considerado uno de los países más pacíficos y prósperos de África. Recientemente incluso se ha convertido en un popular destino turístico. La gente vuela de vacaciones a Ruanda y visita pueblos pintorescos en las colinas donde conviven hutus y tutsis, y los turistas no pueden creer lo que sucedió en sus lugares de vacaciones hace apenas 30 años. Si lo lograron, tal vez nosotros también tengamos esperanza.
Los israelíes vivieron horrores que recuerdan a los momentos oscuros del Holocausto. Alemanes e israelíes son ahora buenos amigos, y los procesos de curación entre ellos o como los de tutsis y hutus no se basan en una justicia absoluta. ¿Cómo es posible tal justicia?
La historia judía también puede enseñarnos lecciones similares. El 7 de octubre, muchos israelíes, incluidos varios miembros de mi familia y amigos, experimentaron horrores que recordaban los momentos más oscuros del Holocausto. Pero ocho décadas después del Holocausto, alemanes e israelíes son ahora buenos amigos. Es importante enfatizar que los procesos de curación como los que ocurren entre los tutsis y los hutus y entre los judíos y los alemanes no se basan en lograr una justicia absoluta. ¿Cómo es posible tal justicia? ¿Alguien puede devolver la vida a los cadáveres o devolver el grito a la garganta? Como historiador, sé que la maldición de la historia es el intento de salvar el pasado. Este intento no tiene ninguna posibilidad. No podemos salvar el pasado. Concentrarse en el futuro. Necesitamos sanar las heridas del pasado, en lugar de utilizarlas como excusa para abrir más y más heridas nuevas.
Después de que cientos de miles de palestinos perdieran sus hogares en 1948, los países árabes expulsaron a cientos de miles de judíos de su territorio. Desde entonces, una herida persigue a otra herida en un ciclo de sangre aparentemente interminable. Pero no tenemos por qué continuar este ciclo indefinidamente. Existe la posibilidad de detenerlo, como se puede aprender del comportamiento de los ciudadanos palestinos de Israel. Cuando Hamás dio la señal de la inundación, esperaba que los palestinos israelíes se unieran al círculo de sangre y atacaran a sus vecinos judíos. Muchos judíos -y bastantes árabes- vivieron con el temor de que esto fuera exactamente lo que iba a suceder. En la práctica, el comportamiento de los ciudadanos palestinos de Israel desde el 7 de octubre es un rayo de luz en la oscuridad. El mismo 7 de octubre, algunos de los ciudadanos palestinos de Israel fueron asesinados por Hamás mientras intentaban ayudar a los judíos, como Abd al-Rahman Al-Nassara de Kiseifa, que fue asesinado por terroristas cuando venía a rescatar a los supervivientes del Partido de la Naturaleza. y Oud Musa Darousha de Ichsel, que murió cerca del Kibbutz Reim mientras ayudaba a los heridos. Cada día que ha pasado desde entonces, decenas de miles de ciudadanos palestinos han seguido sirviendo fielmente en todas las instituciones de la sociedad israelí, desde hospitales hasta oficinas gubernamentales, mientras sus amigos y familiares en Gaza enfrentan la muerte, los refugiados y el hambre. El presidente de la Lista Conjunta, Iman Odeh, denunció la masacre del 7 de octubre y afirmó que se trataba de “escenas horribles que no se pueden describir”. No puedo aceptar que en nombre del pueblo palestino se esté matando a inocentes de esta manera”, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mansour Abbas, calificó la masacre como “un acto inhumano e injustificable que va en contra de los valores del Islam”, y afirmó que ” las organizaciones armadas palestinas deben deponer las armas” y luchar por la paz con el Estado de Israel.
Para que todos tengamos una oportunidad real de salir del ciclo de derramamiento de sangre, el primer paso es definir un objetivo político claro para esta guerra. Hamás tiene ese objetivo: eliminar cualquier posibilidad de paz entre Israel, el mundo árabe y los palestinos. El objetivo de Israel no debería ser menos claro: mantener la posibilidad de paz. Si Israel logra desarmar a Hamás a nivel militar, pero se queda sin un horizonte político, entonces Hamás nos habra derrotado.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: