Diario Judío México - ¿Hablamos del mismo Dios?, un diálogo que protagonizaron Raimon Panikkar y Pinchas Lapide en Múnich, en 1993, llega esta semana a las librerías, en plena conmemoración del centenario del nacimiento del primero. Lapide, judío, y Panikkar, cristiano, hindú y budista, dialogan en profundidad sobre Dios, pero también sobre el ateísmo, el fundamentalismo, el mal, la Biblia, las escrituras védicas o la mística. ¿Hablamos del mismo Dios? fue publicada en catalán este junio pasado.

La obra, inédita tanto en castellano como en catalán hasta ahora, recoge el coloquio entre ambas personalidades que fue moderado por el periodista Anton Kenntemich.

En el prólogo de la obra, Lapide reflexiona sobre la prohibición bíblica de las imágenes de Dios y sobre la necesidad de que las religiones dialoguen entre ellas desde el convencimiento de que este mundo no es sano ni insano, sino sanable. En el epílogo, Panikkar resigue la evolución de su imagen de Dios a través de un sabroso y estimulante relato autobiográfico.

Ignasi Moreta, comisario del Año Panikkar en Cataluña y editor de Fragmenta, explica: “¿Hablamos del mismo Dios? es un libro breve que complementa su Opera Omnia (cuya versión en catalán publicamos en Fragmenta). Panikkar vivió a fondo un diálogo intrarreligioso con el cristianismo, el hinduismo y el budismo, pero asimismo dialogó con otras religiones. En este libro encontramos un ejercicio de diálogo judeocristiano, y es interesante porque precisamente Panikkar reclamaba una comprensión de la espiritualidad cristiana desemitizada y deshelenizada. El volumen, además, se publica cuando estamos en plena conmemoración de su centenario. El libro, por su carácter dialogado y por su brevedad y voluntad divulgadora, constituye una buena vía de entrada al pensamiento de Panikkar.”

Esta edición de ¿Hablamos del mismo Dios? cuenta con un prefacio de Milena Carrara Pavan. La traducción del alemán es de Carlota Rubies.

El libro

Raimon Panikkar, Pinchas Lapide
¿Hablamos del mismo Dios?
Un diálogo
Con la participación de Anton Kenntemich, prefacio de Milena Carrara Pavan, y traducción del alemán de Carlota Rubies

Existe una máxima rabínica según la cual cada controversia tiene, si se mira en profundidad, tres caras: la tuya, la mía y la cara correcta. Haciéndose suya esa sentencia, Pinchas Lapide, judío, y Raimon Panikkar, cristiano, hindú, buddhista y secular, dialogan en profundidad sobre Dios, pero también sobre el ateísmo, el fundamentalismo, el mal, la Biblia, las escrituras védicas o la mística.

«Todo lo que podemos decir sobre Dios no es más que un balbuceo impotente que en el mejor de los casos sale a su encuentro, pero que no puede alcanzarlo. ¿De qué Dios estamos hablando, pues?», se pregunta Pinchas Lapide. Raimon Panikkar advierte: preguntarse si las distintas religiones hablan del mismo Dios puede dar a entender que Dios es una cosa en sí de la cual se puede hablar en tercera persona. Recogiendo el pensamiento de Martin Buber, el filósofo catalán defiende hablar de Dios en segunda persona: Dios es un tú, nunca un yo o un él.

En el prólogo de la obra, Lapide reflexiona sobre la prohibición bíblica de las imágenes de Dios y sobre la necesidad de que las religiones dialoguen entre ellas desde el convencimiento de que este mundo no es ni sano ni insano, sino sanable. En el epílogo, Panikkar repasa la evolución de su imagen de Dios a través de un estimulante relato autobiográfico.