Todo empezó porque los árabes-palestinos que viven en Jerusalén Oriental querían orar
masivamente en Ramadán en Jerusalén. Se les impusieron restricciones de distanciamiento
social (las comunidades árabes junto a los judíos ultraortodoxos tienen los mayores índices de contagio en Israel) y al ellos rechazarlas comenzaron a apuñalar soldados en la ciudad, a lanzar bombas molotov, a quemar gomas y más recientemente a golpear y apuñalar a judíos ultraortodoxos para luego grabarlo y subirlo a TikTok. Llegados hasta aquí, os hago una pregunta, ¿Qué sociedad sana incita a sus ciudadanos a que apuñale y golpee a judíos
ultraortodoxos -en su mayoría ancianos- y lo cuelgue en una plataforma social?

Ante estas atrocidades y como resultado del resentimiento generacional de los árabes (por el simple hecho de que se resignan a reconocer que perdieron la guerra y que se resisten a negociar en paz por la paz), la policía y el ejército ha procedido a arrestar y a contrarrestar éste caos en Jerusalén, y se ha empleado el uso de la fuerza para llevar esto acabo. Y aquí hay que hacer énfasis. En los medios de comunicación extranjeros solo vemos titulares como “Policía Israelí golpea a Palestino y lo asfixia como a George Floyd”. Este tipo de titulares embusteros, y enraizado en el antisemitismo actual que se basa en atacar a Israel para evitar atacar a los judíos directamente (porque después de que Hitler se cargara 6 millones de judíos no hay huevos para decirnos a la cara que nos odian sin tapujo), son un problema por varias razones. Primero, porque al generar morbo y sensacionalismo se apela directamente a los sentimientos de la gente (típicamente a la gente de izquierdas, que odia a Israel sin saber NADA del conflicto israelí-palestino) y segundo porque no te narra la historia real. Entonces, cuando lees el artículo te das cuenta -en ese mismo artículo con el titular más falso que una nube caminante- que ese soldado realmente no arrestó a nadie como a George Floyd y para colmo descubres que esa persona arrestada intentó apuñalar al soldado.

Sin embargo, en esta generación de desinformación y mentiras, donde más fake news están a la orden del día, lo único que le importa a los medios de comunicación masiva -cada vez más influenciados por lo políticamente correcto y aterrorizados de decir la verdad porque podrían herir los “sentimientos”, en una clara demostración de no ir en contra de la opinión general para proteger sus intereses comerciales- no te hablan de que ayer hubo un incendio en la mezquita de Al-Aqsa causado por los propios árabes. Pero, ¿cómo? Luego de que los soldados israelíes tuvieran que cerrar la mezquita (porque dentro de ella los árabes estaban guardando armas, piedras y bombas molotov para ser usadas contra los judíos orando en el muro de los lamentos) un grupo de árabes le lanzó bombas molotov a esos soldados y esto a su vez encendió los árboles alrededor de la mezquita. Luego los medios internacionales, todos Pro-Palestinos y que sufren ver como luego de 2 mil años hemos hecho en menos de 100 años de este pedacito de tierra la octava potencia del mundo, dicen que los judíos “queman la mezquita mientras oran en el muro de los lamentos”. Pues no. Realmente mientras se los alrededores de la mezquita ardían y los bomberos militares apagaban el fuego, los judíos seguían orando abajo en el muro porque a pesar del terror y el miedo que nos quieren transmitir estamos aquí, no nos iremos nunca y solo Di-s nos puede causar cualquier miedo. No una panda de mentirosos, impostores y oportunistas que viven del odio y la mentira para adelantar su agenda de exterminio.

Junto a todo esto, Hamas -en medio de una campaña electoral ante unas posibles elecciones en Judea y Samaria y con las encuestas diciendo que derrotarían a su archienemigo Fatah decide que lanzará misiles hacia Israel (incluso a Jerusalem y otras poblaciones del sur de Israel donde irónicamente también viven árabes) debido a lo que está aconteciendo en Jerusalem. Sin embargo, ¿Quién es Hamas? es un grupo terrorista que nació durante la Segunda Intifada. Sus únicos “logros” han sido infinitas inmolaciones en Jerusalem durante la Primera y Segunda Intifada -matando cientos de judíos- y cuando no tienen más nada que hacer asesinan a sus propios correligionarios por hablar de “lograr la paz” con el enemigo o de fusilar a gente por ser homosexuales ya que apoyan “actos barbáricos y blasfémicos como lo hace el enemigo” (Israel es probablemente uno de los países más “gayfriendly de la región y el mundo, y el mayor destino turístico para la comunidad LGBTQ). También, son los responsables de que Daesh y Al-Qaeda operen con normalidad en Gaza y en la Península del Sinaí. Actualmente, controlan la Franja de Gaza desde 2007 (Israel abandonó Gaza en 2005 de manera unilateral (luego de ocuparlo en 1967 durante la Guerra de los Seis Días en la que Israel le ganó SÓLO a Siria, Egipto, Jordania y otros estados árabes de la región. Incluso, durante este conflicto triplicó su tamaño) y le entregó el territorio a Fatah y a la Autoridad Palestina (AP) para que comenzaran a formar su propio estado; acto seguido en 2007, la AP perdió el territorio a mano de quien llegó al poder, expulsó a la Fatah y a la AP de Gaza y desde entonces se dedica a lanzar misiles a Israel junto a las otras facciones que operan en Gaza como la Yihad Islámica). Pues Hamas, los mismos que en su carta fundacional llaman a extinguir a los judíos aunque se escondan “detrás de los árboles” y quiénes alaban que Mahoma decapitara y colgara en las calles a los 900 judíos con los que vivió durante su exilio luego de que éstos no se quisieran convertir al islam (no es casualidad que los musulmanes no coman cerdo y que practiquen la circuncisión; Mahoma lo aprendió de los judíos cuando vivió bajo la protección de éstos en Medina ya que su clan familiar lo quería matar por ser promotor del monoteísmo (¿un poco malagradecido matar a quienes algún día te protegieron no? También, parece que eso de las rencillas de matarse entre ellos y contra sus propios familiares no es nuevo para los árabes...), no se rinden y luego de 3 guerras están buscando una cuarta guerra con la intención de presentarse ante los Palestinos como la entidad que verdaderamente les representa. En el mundo occidental, ante una cita electoral, los partidos hacen campañas publicitarias y promocionan a sus candidatos. Aquí, lanza misiles contra Israel, a veces hasta sus propios misiles caen dentro de su territorio matando a civiles (algo que en estos 4 días ha pasado en 120 ocasiones; incluso ayer lo pude ver con mis propios ojos) ya que ellos guardan su arsenal militar en hospitales, escuelas y en casa de civiles, para que cuando ataquemos nos puedan acusar de ser “genocidas”.

Sin embargo, dejadme explicarles algo. Somos los israelíes somos “tan asesinos” que antes de bombardear una infraestructura donde sabemos que hay misiles tierra-aire y donde hay cohetes les enviamos mensajes de textos y cartas desde el aire a los civiles que allí viven para que se vayan de allí antes de bombardear. Incluso antes del bombardeo de hace un último sonido (con una bengala) de aviso para que la gente se vaya. Sin embargo, hace dos cosas: o obliga a esas familias para que sus hijos suban al techo -usándoles como escudos humanos- y la aviación israelí se vea obligada a no bombardear esa infraestructura llena de explosivos, o obliga al padre de familia, en muchos casos junto a los niños, a que se quede a morir en las casas para que sean un “shahid” y que al morir le esperen sus 72 vírgenes. Así, podrán vender su versión de los hechos, victimizarse, ablandar el corazón de charlatanes como Biden (que en medio de esta situación habla de mandar más de 200 millones de dólares a los Palestinos; quizás para que se siga gastando 3 millones de dólares diarios en los túneles que hacen para llegar hasta Israel y secuestrar gente, o quizás para mantener el estilo de vida de los déspotas que controlan Gaza) y vender el titular de “Israel bombardea un edificio civil”.

Dicho esto, creo que si ellos fueran lo suficientemente serios y ya que anhelan iniciar una
nueva guerra, ¿Por qué se esconden como ratas y no combaten hombre a hombre, cuerpo a cuerpo? ¿Por qué esconden sus misiles y usan a niños como escudos humanos para que no bombardeemos sus misiles que solo buscan asesinar israelíes? ¿Por qué les duele reconocer que perdieron su última batalla en 2014 y que lo que queda es vivir aquí en paz porque nadie se irá de aquí?

Queda claro que la cultura de clanes en Gaza y en el mundo árabe explica porque son un caos. Porque se matan entre sí y porque cuando los judíos se fueron de Gaza lo primero que ellos hicieron fue quemar las sinagogas que habían, arrasar los plantíos agrícolas que allí habían y destruir los edificios gubernamentales en vez de utilizarlos con otros propósitos.

Usar de excusa lo que pasó en Jerusalem, usar la expulsión de árabes de tierra privada judía en Jerusalem recientemente -dictada por un tribunal aferrado al estado de derecho- y usar una simple campaña electoral para lanzar más de 1,500 misiles contra Israel e intentar venderse como la víctima es un asco. Pero más asqueroso es ver como la comunidad internacional y el mundo se pone de su lado. Así, que solo espero que algún día el mundo occidental se levante -en especial la izquierda internacional, que cada día se atonta, se “coletiza” y se olvida de los más de 120 millones de asesinatos del comunismo/socialismo y se alía al islamismo político radical (porque no podemos olvidar que es la representación de la Hermandad Musulmana en Gaza) como forma de ser “solidario con la opresión sionista”- y vea lo que ellos son de verdad, pero allá en las capitales occidentales. Porque el problema no es que Erdogan les otorgue pasaportes a para que viajen por todo el mundo a exportar su odio, el problema es que algún día y sus secuaces se asienten en Londres, París, Washington y Barcelona. Y por entonces, no apuñalarán ni nada de eso como hacen los demás grupos terroristas-salafistas. No. Para entonces, usarán drones y atacarán poblaciones civiles como lo
hace y Hezbolá aquí en Israel. Entonces, ese día se darán cuenta de lo que es que ni siquiera el cielo por donde caminas sea seguro. Ese día se darán cuenta de lo que se vive
aquí. Ese día se darán cuenta de que de que lo que dicen “los extremistas de derechas”
(porque ahora denunciar a los terroristas es sólo tarea de la derecha y los “extremistas”; ósea que hablar de la verdad te coloca automáticamente en solo un espectro ideológico y te hace ser radical) es pura verdad y de que los terroristas-islamistas son una realidad que hay que enfrentar y no una mentira a la que hay que ser dócil y cortejante como pretende la izquierda y los medios de comunicación internacionales.

Estipulado todo esto, tengo que reconocer que soy consciente de que en la vida no hay solo
una verdad. Sin embargo, hay cosas en la vida que son blanco o negro donde las emociones no juegan ningún rol. Por eso, hay que ver en primera persona y analizar la realidad antes de dar un mensaje erróneo o equivocado de una realidad.

Como individuo no tengo miedo a lo que pueda pasar. Sin embargo, tengo miedo a que la
gente se aleje de la verdad y que se coman las mentiras que consumen porque la falta de
educación es lo que hace que las mentiras se vuelvan verdades. Por eso no es casualidad que los “Protocolos de los Sabios de Sión” (un libro lleno de mentiras, creado por los servicios de inteligencia zaristas que buscaban mentir sobre los judíos en plena efervescencia de los pogromos rusos a finales del siglo 19 y que anhelaba que los mismos rusos acabaran con los judíos antes que Hitler) sea la esencia de la carta fundamental de Hamas. Por eso no es casualidad de que la identidad Palestina -nacida en los años 30 y formada en los campos de refugiados en países como Siria y Líbano (países donde a día de hoy día, a pesar de ser “hermanos” árabes, a los Palestinos se les ha negado a la ciudadanía de esos países, permisos de trabajo y viviendas fuera de los campos de refugiados que curiosamente pagan los estadounidenses)-, sea una invención ya que los Palestinos son genéticamente y comparte historia común con los libaneses pero desde la llegada de los británicos han reclamado este territorio y se han pasado a llamar “Palestinos” (en clara referencia al nombre que los romanos le dieron a los judíos cuando llegaron aquí; sin embargo, aunque los Palestinos se autodenominan así para demostrar más natividad a la tierra que los judíos se olvidan de que ese era un nombre de desprecio por parte de los romanos hacia a los judíos -quienes en realidad fueron los primeros palestinos- ya que los “Filisteos” eran nuestros mayores enemigos y en modo de burla, los romanos nos pasaron a llamar “Palestinos”. Así que hasta en eso viven en una quimera). Yo sé que os duele. Pero la realidad es que los judíos regresamos aquí para
crear lo que ellos nunca crearán: un estado, en nuestra tierra natal, donde incluso los árabes que viven aquí tienen el mejor índice de calidad de vida de toda la región fuera de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

Por culpa de la falta de conocimiento, nos olvidamos que la mayor referencia política y religiosa de los Palestinos fue un aliado nazi, que sugirió a Hitler el exterminio de los judíos para que no llegaran a la Tierra de Israel, que apoyó a las tropas musulmanas pro-nazi en los Balcanes y que se pasó toda la Segunda Guerra Mundial en Berlín. Por eso, nos olvidamos que lo que hoy vivimos tiene una raíz: la falta de conocimiento histórico, pero sobre todo la tergiversación de los hechos.

Ya sé que es más fácil apelar a los sentimientos y a los titulares/vídeos breves (porque en esta era digital es más fácil ver un vídeo de unos segundos que leer o ver todo el contenido de un contenido visual). Sin embargo, aprendamos a ser seres críticos. A no creer en todo lo que dice CNN o Fox, y a mejor analizar ambos medios y llegar a una conclusión balanceada. No seamos vagos. Seamos analíticos y abiertos a escuchar la otra realidad. Dejen las emociones de lado, y seamos realistas. Solo así, llegaremos al caudal de la verdad. En conclusión, no tenemos miedo. Estamos aquí y aquí estaremos por siempre. Aunque no lo parezca, estamos listos para lo que se viene. Ganaremos, y nuevamente el pueblo de Israel sobrevivirá, resurgirá y brillará por siempre.

לארשי םע תא ךרבי םיהולא

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLo que debes saber sobre Shavuot para desatar el poder de las vacaciones
Artículo siguienteAcciones Sostenibles: El impacto de cambio climático en México
•José Lev Álvarez Gómez is a medical student. •At the undergraduate level, Lev Álvarez holds a B.S. in Neuroscience with a Minor in Israel Studies from The American University in Washington, DC (2015-2019). During college, he interned at the House of Representatives of Puerto Rico, the College Republicans National Committee and The David Project (all in Washington, DC). He then completed a diplomatic internship at the Kurdistan Regional Government (Iraqi Kurdistan) Delegation in Washington, DC. José also worked as an Israel related events coordinator for American University Hillel and as a program assistant for the Center for Israel Studies at the American University. •At the graduate level, Lev holds an MA in International Geostrategy and Jihadist Terrorism from Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global (INISEG)-Madrid, España/Università Telematica Pegaso in Naples, Italy and in 2020 completed a bioethics course at Harvard University. •From 2019-2021, Lev served in a special unit in the Israel Defense Forces (2019-2021) and ended his service as a sergeant. •Álvarez Gómez has a blog in the Times of Israel, is a columnist for Diario Judío (Mexico), and has written for several newspapers such as El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (United States) and Red Alert Politics (United States). Lev, who has published more than 140 opinion articles, is the author of two books: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" and "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", and completed his minor’s independent project and his MA thesis on the "The Relations of Israel with Basque and Catalan Nationalism and its future geopolitical impact”. José speaks and writes Spanish and English excellently, speaks and writes correctly Catalan, Galego and Ladino, and has professional working proficiency knowledge of Hebrew.