Diario Judío México - Todos en el transcurrir de nuestras vidas, pasamos por situaciones muy diversas, las cuales cada día nos retan más allá de nuestras convicciones a diferenciar entre lo que es correcto y lo que no; aunque esto signifique para algunas personas, poder cruzar una línea muy delgada e incluso imposible de reconocer, padeciendo eso que conocemos como anomia moral, la confusión entre el bien y el mal.

Entonces qué hacer para sobrellevar la falta de ética y moral que está carcomiendo a gran parte de la sociedad, cuando nos percatamos que a pesar de actuar con razón y en búsqueda de la equidad social, el aparato estatal no se presta para ello y menos, encontramos ayuda más allá del discurso. Pues bien, actuamos en consecuencia y nos encargamos de asumir las responsabilidades del caso, enfrentando lo que se tenga que enfrentar, para por lo menos, no traicionarnos a nosotros mismos.

Muchas personas alrededor del Mundo, lo hacen a cada instante y por eso precisamente, marcan la diferencia a pesar de encontrarse nadando contra corriente. Es importante destacar y concientizarse de que todo en la vida es una lección, un aprendizaje y por ello, así como vivimos también debemos morir algún día, con lo cual cuando ese día llegue estaremos tranquilos y orgullosos de haber hecho lo correcto.

Es muy cierto que esto algunas veces suena muy fácil de hacer, aunque en la práctica no lo es para nada; sin embargo la repetición crea un hábito y que mejor hábito es cultivar la superación personal. En la vida nos adaptamos a casi todo, así que es bueno asumir una postura en la cual contribuyamos a crear un lugar mejor, ya que cuando nos sintonicemos en una misma frecuencia vibratoria, donde todos busquemos el bien común y no solo nuestro propio beneficio, es que el panorama cambiará y lo hará de gran manera.

Cada uno en conjunto y por separado, debemos aprender a luchar por nuestros sueños, porque incluso muchas veces, éstos pueden ser compartidos por otras personas que al igual que nosotros, han tomado la decisión de cambiar todo aquello que les parece y evidencia una afectación negativa para otros. Porque una voz se puede convertir en muchas y muchas, pueden hacer una transformación real cuando así se lo propongan, ya que al mirar atrás verás esa senda que nunca más, vas a volver a pisar.

Por tanto, ¡adelante! Sal hoy al Mundo con la esperanza y confianza férrea que lograrás motivar a otros a ser más conscientes y solidarios, porque el poder de renovarnos a nosotros mismos, radica en el cambio propio, pero orientado hacia el bienestar social, siempre teniendo claro que la historia, solamente la escribes tú con cada acto que realices, más allá de todo tiempo, espacio y también lugar. (Especial para el Diario Judío.com de México.) 19 11 2018.

SIN COMENTARIOS

Leave a Reply

Artículo anteriorPor primera vez: un acuerdo de “ciudades hermanas” entre un poblado israelí y cinco de Guatemala
Artículo siguienteSobre el juicio de El Chapo Guzmán
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.