Diario Judío México - No se puede construir un nuevo futuro con ideas viejas, ocurrencias limitadas o intenciones ocultas.

Dentro de su campaña para desestabilizar al gobierno, la derecha ha articulado la noción de que hay que crear contrapesos contra el poder presidencial, noción que no es nueva porque los contrapesos existen, sino que trata de ocultar intenciones golpistas.

El sistema federal está basado en la noción de los contrapesos, los poderes de la unión deben evitar que alguno concentre demasiado poder, desafortunadamente la historia creo un poder legislativo sometido al ejecutivo y el poder judicial adquirió poder legislativo, aunque también estaba sometido al poder ejecutivo. Manejar a los jueces para frenar al gobierno no es poner contrapesos sino tratar de inducir una parálisis en el gobierno para de ahí avanzar al golpe.

Los medios de comunicación se consideraban el cuarto poder y tenían la función de seguir de cerca las decisiones en el poder para someterlos al escrutinio público, pero aquí también la historia los mostró vendidos al poder y predispuestos a servir a los intereses del que paga y no de la sociedad.

Las organizaciones de la sociedad también cayeron en el garlito. Hace poco leí el reclamo de una mujer porque el gobierno no les daba fondos para operar y se molestó mucho cuando le sugerí que debía ser la sociedad la que la mantuviera si es que la defendía. Un partido político fue creado y sostenido desde las oficinas del IMSS.

En las largas décadas del autoritarismo mexicano el gobierno repartió dinero y prebendas a manos llenas, había para todos, desde el campesino más pobre hasta el empresario más encumbrado al que le devolvían impuestos, pasando por los que se “sacrificaban” por defender las mejores causas sociales. El sistema creo clientes en todos lados y a eso responde la ámpula levantada ahora que la austeridad y la lucha contra la corrupción ha llevado a recortar fondos que reforzaban el clientelismo, así vemos caer consorcios, medios de comunicación y seguramente se decantará la lista de organizaciones sostenidas por el Estado.

Y alrededor de la fortuna gastada para sostener vividores políticos nos encontramos con otra cortina de humo. Una iniciativa que aboga por contrapesos creada por personajes derrotados debido a sus historias de corrupción y engaño, que se trata de disfrazar de nueva iniciativa para usar tramposamente el registro electoral de un partido que ha perdido a su militancia y reciclar a personajes sin soporte político. Sería muy sano democráticamente que en lugar de hacer trampa se lanzaran a la calle a convencer a la sociedad para que los apoye en la creación de su nuevo partido y no que ocultos en una farsa traten de usar fondos públicos para financiar su sed de poder y dinero.

Por supuesto que una primera pregunta debe ser ¿por qué fueron derrotados? En la lista de fundadores encontramos pre candidatos y candidatos presidenciales derrotados, que sin aceptar su responsabilidad, culparon a otros de su mala fortuna político-electoral. Interesante que aquellos que nunca han ganado una elección ahora nos digan como desde un partido político artificial se debe ejercer un contra peso contra el gobierno. Uno de los convocantes conoce de primera mano la operación de financiamiento del IMSS al partido del que surgió para apoderarse de curules (plurinominales) que se turnan el y su esposa.

Creo que no podemos esperar que el INE ponga orden y evite la manipulación de la ley para disfrazar de nuevo partido a una alianza entre vividores de la , porque a final de cuentas crecieron juntos y algunas complicidades existen.

He sugerido que se cancele totalmente el financiamiento público a los partidos políticos, lo que en la circunstancia actual cancelaría a varios de ellos y esta nueva iniciativa seguramente moriría de inanición antes de empezar.

El argumento del INE de que esa cancelación abriría la puerta a dinero sucio es falaz, hoy el dinero sucio está en las , ya sea de empresarios que tratan de inclinar la balanza hacia sus posturas y protecciones, o de los criminales que saben que una inversión menor compra silencio legislativo.

El futuro del país difícilmente se construirá con políticos reciclados que solamente traen amargura y sed de revancha, porque buenas ideas no mostraron ni cuando aspiraron al poder por la vía electoral.

El futuro del país no puede caminar por la vía propuesta por burócratas y vividores de la .

Mucho me hubiera gustado leer cuál es la visión de país de los “futuros”, pero solamente se filtró la visión de los vencidos, la sed de venganza contra quién los derrotó en las urnas, ahí donde realmente se construye la democracia electoral, no en los conciliábulos conspiratorios egoístas.

Esta iniciativa nos muestra la gran necesidad de sangre nueva, de visiones renovadas, y aunque suene romántico, del ánimo de hacer para el bien todos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorIsrael superó los 300 mil empleados tecnológicos
Artículo siguienteTrump ofrece su hospitalidad a los líderes del mundo libre (y en el proceso se hará aún más rico)
Chair, International Advisory Board for Immigration Studies. U.S.-Mexico Research Program. UCLA. Director asociado de la revista Araucaria. Director del semanario El Reto. Testigo experto en juicios de asilo político y para frenar deportación de mexicanos en Estados Unidos. Posdoctorado en Historia, University of California, Los Angeles. Doctor en Ciencias Política (UNAM). 35 libros publicados y más de 1,000 artículos. Traducido al inglés, francés e italiano. Pionero en varias áreas de investigación: análisis de redes políticas, estudios sobre humor político, democratización en México, temas fronterizos (agua, migración y seguridad) y sobre Crimen Autorizado.