Quizá muchos de ustedes escuchan el nombre Puerto Rico, y directamente, les viene a la mente la situación económica por la que atraviesa ese territorio estadounidense o la mundialmente conocida canción“Despacito”. Sin embargo, Puerto Rico tiene una historia de la que nunca se ha narrado, escrito o hablado tanto. O quizás una historia de la que en aquella isla ni siquiera se tiene idea de que “existe”. Y esta historia es la presencia de los judíos en dicho lugar. Puerto Rico, una isla situada en el caribe, no solo es hoy el hogar de la mayor comunidad judía en todo el caribe-se estima que hay entre 1,500 y 2,000 judíos en la isla-sino que ha sido el refugio de muchos judíos a través de la historia. Así como en el pasado Curazao lo fue a partir de 1651 con la primera llegada de judíos sefarditas-descendientes de judíos españoles expulsados de España y Portugal- provenientes de Holanda, Puerto Rico lo es hoy. Sin embargo, la presencia judía en Puerto Rico puede ser rastreada hasta el siglo XV. Muchas de las personas que vinieron con Cristóbal Colón a América eran judíos conversos que debido a la represión por la que se exponían estaban sufriendo en el Reino de Castilla y Aragón en el 1492, decidieron zarpar a América para no ser perseguidos por la inquisición.

 

De hecho, se dice que el propio Cristóbal Colón pudo haber sido un judío catalán debido a que sus principales financiadores eran judíos-Louis de Santángel y Gabriel Sánchez- y el propio Colón quiso aplazar la salida a la “India” período que coincidía con el Día de Tisha B’av. También, existen textos-no sus cartas con la reina Isabel La Católica-en las que utiliza simbología judía como las que habían en las tumbas judías de la época, en las que escribe un español medieval muy parecido al ladino, e incluso al morir dejó su fortuna a un judío en Lisboa y a niñas huérfanas. De hecho, cuando Cristóbal Colón fallece, sus hijos realizaron la oración del kadish. Sin embargo, el proceso de evangelización realizado por la Corona de Castilla y Aragón les perseguiría para siempre. Varios de estos judíos conversos que llegaron a América se establecieron en Puerto Rico en municipios como Jayuya y Utuado. Estas zonas montañosas les daba la libertad de poder practicar su religión en áreas remotas-una práctica que realizaron los índios taínos, nativos de la isla, a partir del siglo XVI- y lejos de la capital.

 

Un ejemplo de estos judíos conversos que estuvo en Puerto Rico y quien fuera el principal traductor de uno de los conquistadores de Puerto Rico-Cristóbal de Sotomayor-lo era Juán González. Este judío converso, al igual que muchos de los judíos tanto en Castilla y Aragón, tenía la habilidad de hablar varias lenguas orientales por lo que fue reclutado para venir con esta finalidad a Puerto Rico. El señor González pasará a la historia como aquel “espía” que se infiltró en un batey-rito ceremonial taíno-para comunicarle al Sr. Sotomayor sobre las conspiraciones de los taínos de asesinarle. El Sr. Sotomayor no creyó en esta historia, y al ser emboscado, fue asesinado por varios taínos liderados por Agüeybaná II. Más adelante en la historia, otros judíos llegarían a Puerto Rico. Este es el caso de Judah Cohen de Curaçao quién fue descubierto realizando contrabando y fue asesinado por los españoles en la isla en 1723.

 

 

Del mismo modo, varios judíos provenientes de los Estados Unidos se establecieron en  Puerto Rico en el siglo XIX. Este es el caso de Mathias Brugman. Mathias era hijo de Pierre Brugman, un judío quien provenía de la isla de Curazao. Aunque Mathias nació en 1811 y se crió en Luisiana, New Orleans, su familia se mudó a la ciudad de Mayaguez, Puerto Rico en los 1820’s. Mathias Brugman se destacó por un gran comerciante, poseyendo un colmado de venta de productos y por ser un perseverante inversor en el mercado cafetalero. Pero también, los Brugman eran fervientes creyentes de la independencia para Puerto Rico. Por lo que el 23 de Septiembre de 1868, Pierre y Mathias Brugman participaron en la revuelta contra las autoridades españolas conocido como el "Grito de Lares". Al finalizar la insurrección Mathias y Pierre se negaron a entregarse a las autoridades españolas por lo que fueron ejecutados.

 

También cabe destacar a Isaac de Lirna. Isaac fue un doctor judío el cual realizó su práctica profesional en la porción occidental de la ciudad de Mayagüez en 1840. Posteriormente, y tras finalizar la Guerra Hispanoamericana, algunos de los 5,000 judíos que participaron en dicho conflicto decidieron quedarse en Puerto Rico. Este es el caso del Coronel Noah Shepard quien se casó con una mujer Puertorriqueña y se convirtió en el líder de la comunidad judía en Ponce. Otro judío de relevancia lo fue el Rabino Adolph Spiegel quien sirvió en el ejército estadounidense y lideró los servicios religiosos judíos en Ponce desde 1899 hasta el 1905. Ya en el siglo XX, la presencia judía no sólo se expande sino que se hace más heterogénea. Durante la Segunda Guerra Mundial habían en Puerto Rico 400 soldados judíos viviendo a través de varias bases militares en la isla. De hecho, es en este siglo cuando el rabino Ramón Mateo Tossas Escalera se convierte en Alcalde del Municipio de Juana Díaz. Por otro lado, el presidente Franklin D. Roosevelt en 1942 designó al juez estadounidense Aaron Cecil Snyder como Juez Asociado del Tribunal Supremo de Puerto Rico.

 

Por lo que Snyder se convertiría así en el primer judío en ser nombrado en este tribunal. Posteriormente, en 1953, el gobernador Luis Muñoz Marín lo ascendería a Juez Presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico. El ascenso de Fidel Castro y compañía durante los años 60’s traería a Puerto Rico varios de los judíos asquenazíes que habían escapado del holocausto. De hecho, se estima que menos de 100 judíos lograron llegar a Puerto Rico durante los años 1930’s escapando del nazismo. Con la llegada de la Junta Militar en la Argentina en los años 1970’s, muchos judíos argentinos también se asentarían en un lugar estadounidense de habla hispana como lo es Puerto Rico. Al día de hoy la presencia judía en la isla es vibrante, desde el ortodoxismo hasta el judaísmo conservador tienen presencia en la isla, e incluso Puerto Rico es el anfitrión de un consulado honorario de Israel. Através de todo este recorrido no solo hemos podido entender por qué hay judíos en Puerto Rico, sino que pudimos trazar en un amplio espectro su legado y su historia.

13 COMENTARIOS

  1. Es muy interesante conocer la historia de Puerto Rico desde otros ángulos. El pueblo judio estuvo errante por dos mil años y es bueno saber que parte de ellos encontraron refugio en nuestra isla. La promesa que Dios le hizo a Abraham se cumplió en nosotros. ¿Dónde se puede conseguir información más detallada de los apellidos?

  2. Gracias por la información pero querría aclarara una aseveración del artículo. ¿Cuál es la fuente en que basó el que los hijos de Colón dijeran el kadish a su muerte?

  3. Mis padres son del pueblo de Utuado en PuertoRico, la procedencia de mi apellido Alicea no es clara pero sí que el apellido tal como es conocido hoy día es Puertorriqueño. Hay una teoría que el apellido original es Aliceda y luego en la isla hicieron el cambio a Alicea. Muchos judíos quitaban ó añadían letras a sus apellidos por motivo de la persecución. Tengo 5,3% de judío Askenazí en mi ADN.

  4. Gracias por esta extraordinaria información, lo sospeché siempre..Dios bendiga a Puerto Rico y Dios bendiga al pueblo Judío !!

  5. Juan González por manuscritos del Archivo de Indias sacados a la luz hace unos años reclamó ser el hijo de Juan Ponce de Leon y haber escondido el apellido de su padre usando el de uno de sus abuelos por motivo de su profesión como espía u oficial de inteligencia. El usar otros apellidos de la familia en vez del paterno fue costumbre hasta la reforma de apellidos del Siglo XIX.

  6. El Dr. Ludwig Shajowics, judío vienés, director del teatro de la UPR y luego profesor y director del Depto de Filosofía de la Facultad de Humanidades. Fue mi mentor.

  7. Faltan muchos nombres de judios en la educación universitaria como el Dr. David Helfeld muy competente Profesor de Derecho y Decano de la Escuela de Derecho de la universidad de Puerto Rico.?

  8. Queridos amigos
    Permitánme una pequeña corrección. Cristóbal Colón era mallorquín, no catalán. Se discute si su ascendencia paterna era genovesa (Italia), pero hay muchos indicios de su procedencia mallorquina.

  9. Conocer nuestra historia es importante y a la vez gratificante. Los datos en este escrito son sumamente esclarecedores. A estas alturas de mi vida, no tenía conocimiento de esta parte judía en nuestra historia. Por ejemplo, la participación de los hermanos Brugman en nuestra gesta histórica del Grito de Lares, la conocía pero, no sabía que eran judíos. Siendo niña, recuerdo a mi madre mencionar al Juez Snyder y luego en libros y otros medios se le mencionaba. Nunca imaginé que era judio. Gracias por tan valiosa información.

  10. Gracias por esta información. Me preguntaba cómo era Posible que pudiera tener un 2% de judío europeo. Ya me fue contestada mi inquieta pregunta. Gracias otra vez.

  11. Excelente, soy puertorriqueño y hace poco tiempo que busco información sobre mis raíces sefardíes y con mucho orgullo me alegra saber que mis antepasados sefarditas llegaron a esta bendita tierra hace muchos siglos y no solo en las primeras décadas del siglo 20.
    Gracias de todo corazón.

    Luis A. Hernández - Quebradillas, Puerto Rico

  12. Excelente reportaje, como puertorriqueña me siento honrada en tener la comunidad judía en mi tierra, son una nación de bendición, trayectoria y de un espíritu guerrero que Dios cuida. Dios bendiga los judíos y siempre serán parte de mi tierra
    Bendiciones
    Raquel Irizarry - Atlanta Ga

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCarta Dirigida A Miguel Mancera (¿Ya Nos Dejas?)
Artículo siguienteUn nuevo comienzo
José es un soldado en las Fuerzas de Defensa de Israel y actualmente realiza un máster en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista en el Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global-Madrid, España. Además, posee un “Bachelor of Science” en Neurociencias y un Minor en Estudios de Israel por la American University en Washington, DC. Lev ha realizado internados profesionales en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, y el Comité Nacional de los "College Republicans" y The David Project en Washington, DC. Además de su interés por la política, la diplomacia y temas de seguridad en el Medio Oriente, José ha trabajado como coordinador de eventos relacionados a Israel para American University Hillel, como asistente de eventos para el Centro de Estudios de Israel de la American University y fue Presidente de “AU Students for Israel”. Recientemente también realizó una pasantía diplomática en la delegación diplomática del Kurdistán Iraquí en Washington, DC. Además de colaborar con este diario, José tiene un blog en el Times of Israel, y ha escrito para periódicos como El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (Estados Unidos) y Red Alert Politics (Estados Unidos). José es autor de dos libros: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" y "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", y realizó su proyecto de fin de grado en Estudios de Israel sobre las "Las Relaciones de Israel con el Nacionalismo Vasco y Catalán”. José habla y escribe el español, el catalán y el inglés excelentemente, y habla y escribe bastante bien el ladino, el gallego y el hebreo.