Diario Judío México - Durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938, empezó la gran destrucción contra las propiedades judías, aquello fue algo espantoso, sinagogas y colegios judíos fueron incendiados. Muchos judíos cayeron muertos y heridos y miles fueron arrestados. No se respetaron ni comercios ni casas particulares, muchas de las cuales fueron también devoradas por las llamas. Las turbas, azuzadas por la S.S. de Hitler, lanzaron una lluvia de piedras contra los cristales de todas las propiedades judías al tiempo de que las gargantas de aquellos energúmenos salía el inquietante grito “mueran los judíos”.

En ese año de 1938 surge el primer periódico en español “La Verdad” y sus directores fueron Baltasar Laureano Ramírez y Moshe Rosenberg.
Con el estallido en 1939 de la Segunda Guerra Mundial, en ese mismo año sale a la luz pública con mucho éxito la revista “Forois” (Adelante).
En 1942 se edita el periódico de la Liga Popular Israelita “Fraivelt” (Mundo Libre) identificado en la lucha contra el nazismo. Su redactor fue Boris Rosen, quien fue también el recopilador de las obras del “Liberalismo Mexicano”.

En el año 1945 con la derrota del Eje Berlín-Roma-Tokio, finaliza la conflagración más tremenda de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial. Las multitudes regocijadas llenaron las calles de Londres, de Washington, Nueva York, París y de toda . En hubo muestras de regocijo y aquel día fue de fiesta mundial.

En ese mismo año, en el mes de septiembre de 1945 a pesar de múltiples problemas iniciales, aparece el importante periódico en idioma español “Prensa Israelita” cuyo director y redactor fue el conocido escritor y periodista Sergio Nudelstejer quien lo dirigió durante diez años para traspasarlo en 1955 a la periodista Sara Krongold que llevó su dirección exitosamente durante varias décadas.

No obstante todos los obstáculos y todas las corrientes en contra, el 14 de mayo de 1948, el primer ministro de , David Ben Gurión, en una sesión especial del Consejo Nacional Judíos de Palestina en Tel Aviv, porque la ciudad de Jerusalén se encontraba en estado de sitio por el ejército de Transjordania (hoy Jordania), leyera y proclamara la Independencia del nuevo Estado que se llamaría .

Por esa misma fecha de 1948 sale el primer Boletín del Comité Juvenil del Keren Kayemet LeIsrael, cuyo director y fundador fue Manuel Levinsky, y que en aquel entonces fungía también como presidente de dicha organización juvenil.

En 1957, hace 50 años, un grupo de escritores judíos procedentes de Oriental, que llegaron a este país con su bagaje de conocimientos desde la década de los treinta, y se hacían llamar Idisher Shraiber Farband (Asociación de Escritores Judíos) continuaron unidos, y posteriormente formalizaron sus actividades conservando su nombre y llevando a cabo sus reuniones en el restaurante Carmel, de la Zona Rosa, propiedad del poeta Jacobo Glantz.

En estos años habían surgido varias publicaciones en español “Vida de ”, “La Voz Sionista” de la Organización Sionista de , que dirigió Sergio Nudelstejer y cuyo Presidente fue León Dultzin, que posteriormente emigró a , donde tuvo una brillante carrera política hasta llegar al alto cargo de Presidente de la Organización Sionista Mundial y Presidente de la Sojnut. Además se publicaron folletos y revistas de diferentes instituciones y sectores comunitarios, igualmente se habían agregado jóvenes de la nueva generación con inquietudes periodísticas, todo lo cual hizo indispensable la constitución de un verdadero organismo coordinador que encausara debidamente nuestra actividad en el terreno más definido de la comunicación.

Fueron en esos años que se me acercaron prominentes periodistas de aquella época como Jacobo Glantz, Isidoro Berebichez, Kalman Landau y Saúl Lokier entre otros, para pedirme que organizara una verdadera Asociación dándole forma y vida legal. Fue ésta una labor ardua y laboriosa, que requería discreción y sentido común, así como vencer algunas discrepancias naturales entre los colegas interesados en su formación.
De esta manera, estuvimos en contacto con todos ellos, hablándoles, visitándoles y haciéndoles ver la importancia de unificarnos. De crear un cuerpo digno de la comunidad. Para tal efecto, nombramos una comisión organizadora que empezara a elaborar los estatutos que sirvieran de norma y orientación a los asociados y guiara los destinos de una genuina asociación de periodistas judíos, cuyo idioma común sería el español. Fueron muchos días, semanas y meses dedicados a este laborioso pero necesario trabajo.

Vencidos todos los obstáculos, finalmente en el mismo año y en el mismo mes de 1974, en que dio fin la Guerra de Yom Kipur, por escritura pública No 15879, ante la fe del Notario Público No 129, Lic. Ignacio Soto Borja el 24 de junio de 1974 quedó constituida debidamente la Asociación de Periodistas y Escritores Israelitas de , una copia de esta acta la entregamos personalmente el profesor Saúl Lokier y un servidor al Lic. Enrique Mendoza Morales quien fungía en aquel entonces como Director General de Información de la Secretaría de Gobernación. Él, Mendoza Morales, nos introdujo con el Secretario de Gobernación, Lic. Mario Moya Palencia, que al recibir el acta expresó: “Felicito a todos los directivos y miembros de esta Asociación de Periodistas y Escritores Israelitas de . Este tipo de asociaciones culturales, educativas y periodísticas, enriquecen a nuestro país”.

De inmediato se iniciaron nuestras actividades llevando a cabo mesas redondas, eventos culturales, conferencias, simposios etc. Se logró un acercamiento con importantes asociaciones periodísticas a nivel nacional e internacional. Nuestra Asociación fue incorporada a la Asociación Nacional de Periodistas y a la Asociación de Periodistas de . Nuestra sede se situó en la calles de Acapulco No 70 y así con ánimo y optimismo nos lanzamos a una importante tarea en nuestra vida comunal.

Tuvimos el honor de recibir en nuestra sede a prominentes escritores y literatos de la intelectualidad mexicana y fuimos invitados por directores de prestigiosos diarios como Excélsior, Novedades y el Heraldo. Asimismo, tomamos parte en congresos en la ciudad de Monterrey, en Puebla, Toluca y Guadalajara con la presencia de gobernadores de cada estado. Igualmente fuimos a congresos en Tel Aviv, , donde presentamos en cada uno de ellos, diversas ponencias.

Estuve al frente de la Asociación de Periodistas y Escritores Israelitas de (APEIM) durante once años y me sucedieron en el cargo, Malke Tartakovsky, Jacobo Contente, Bill Landau, Larry Wachnovetzky, Manuel Taifeld, Peter Katz, André Mousalli y actualmente Enrique Movshovich.
Cada uno de los mencionados presidentes aportó sus experiencias, su entusiasmo y todo su esfuerzo para seguir engrandeciendo a nuestra Asociación. Ellos merecen nuestro respeto, nuestro agradecimiento y nuestro reconocimiento a su valiosa labor.

Posteriormente aparecieron más publicaciones en diferentes instituciones y en todos los sectores comunitarios, Ashkenazi, Sefardí, Maguen David y Monte Sinaí, y dos publicaciones independientes el periódico quincenal Kesher quien funge como Editora y Directora Rosalynda Cohen y la revista mensual Foro, cuyo Editor y Director es Jacobo Contente.

Asimismo, el Centro Deportivo Israelita que se había fundado en 1950, un año después formó un Comité de Prensa bajo la dirección de Jana Fishbein, que editó el primer Boletín de dicha Institución.

Igualmente salió a la luz pública la revista Wizo de la importante Asociación de Mujeres Sionistas en la misma fecha de su fundación. Y posteriormente en 1961 bajo la dirección de Sergio Nudelstejer salió el Boleltín de la Comunidad Bet El, y posteriormente la revista de la Comunidad Ashkenazi, Oisdrukn (Expresiones).

En ese lapso aparecieron publicaciones de diferentes sectores comunitarios que enriquecieron nuestro ámbito con una información adecuada, precisa y amena.

Esta es, en síntesis, la historia del periodismo judío en que en tan alta estima la ha tenido nuestra comunidad, gracias a la capacidad y nivel cultural de nuestros periodistas.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAraf y Nierman
Artículo siguienteLas esculturas de Leonora Carrington en el Paseo de la Reforma