Diario Judío México - En los últimos días se ha desatado una fuerte polémica acerca de la homosexualidad. Lo que me ha impresionado más es la fuerza de las opiniones en el sentido, de que si no estás de acuerdo con un amigo en Facebook, en particular a favor del matrimonio gay…te informa que te quitará de su lista de amigos. Eso para mí es todavía menos comprensivo, que el hecho de que todos tenemos una opinión acerca del tema a favor o en contra.

Veo que mucha gente pone en sus perfiles que está a favor de la homosexualidad, y en otros casos si no estás de acuerdo con ellos deciden eliminarte de la lista de amistades.

¿De qué se trata entonces? es el tema de la homosexualidad, o de que debemos estar a favor forzosamente de acuerdo con los homosexuales.

Bueno casi me tuve que armar de valor para dar mi punto de vista en este pequeño artículo, esperando comentarios adversos.

Creo fervientemente en el matrimonio y unión únicamente entre hombre y mujer, en eso creo. No se me puede tachar cómo dijo un amigo que – (condicionaba mi amistad) a estar de acuerdo con él, de ignorancia y obscurantismo y otras palabras más que utilizó.

Lo curioso es que los que más me atacaron más fuertemente fueron los No homosexuales; cuando mis amigos gays respetaron mi punto de vista. De hecho no me interesa entrar en tema de discusión, simplemente digo mi sentir.

No soy homofóbica porque tengo hasta el día de hoy varios amigos homosexuales con los cuáles ceno varias veces al año y los veo en diferente momentos. De hecho ellos saben mi punto de vista y los quiero porque me conocen y respetan mi opinión.

Hace unos 10 años murió un muy buen amigo mío que era homosexual, murió de neumonía. Me dolió muchísimo su fallecimiento. Debo recalcar que de hecho tuve que defenderlo ante varios homofóbicos que sí querían o golpearlo o hacerle algún daño. Yo no puedo pensar en lastimar a nadie por su forma de ser o de pensar. El hecho de que haya abusadores hacia alguien diferente o que les parezca diferente, es algo que íntimamente me molesta muchísimo. Nadie tiene el derecho de ofender o atacar a otra persona por su manera de pensar, de ser o su estilo de vida.

Lo que sí quiero ser muy clara es en dos puntos. Creo en el matrimonio heterosexual y creo en la libertad de opinión. No veo el porqué se ataque a alguien si no está de acuerdo con la homosexualidad.

Esa es mi opinión, no por eso que es la verdad absoluta. Yo no la tengo, al igual que no la tienen los demás. Cada quién sabrá que piensa y que hace.

Pero veo con tristeza que debo ser parte de un grupo de personas que están a favor y si no es así quedo eliminada. ¿Entonces la tendencia es si no estás de acuerdo a favor? ya no eres parte de mi grupo ¿Qué eso no es también una falta de tolerancia?, nadie es superior a nadie. ¿Qué no debemos distinguirnos como seres humanos Todos por ser respetuosos y tolerantes unos con los otros? ¿Qué no la amistad y la democracia en la que vivimos es la que enriquece la diferencia de opinión?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPosición oficial de la Comunidad Judía de Guatemala respecto al allanamiento de viviendas de una comunidad de judíos ortodoxos
Artículo siguienteEstudiantes Israelies recibieron a bloggers de América para luchar contra el BDS
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.