Diario Judío México - Nueve años han pasado desde que la civil en se desató y la pesadilla no termina. El balance de los daños es espeluznante: cerca de 400 mil muertos, aproximadamente ocho millones de desplazados y la destrucción de innumerables centros de población azotados por los bombardeos y la falta de insumos básicos para la sobrevivencia. Bashar al-Assad, sin embargo, sigue en el poder, al haber logrado recuperar las amplias porciones de territorio que le habían arrebatado los rebeldes o las fuerzas del Estado Islámico en algún momento.

Hoy se desarrolla lo que, quizá, podría ser el capítulo final de esta tragedia, cuyas consecuencias se han extendido más allá de la región del Medio Oriente por el efecto del impacto que las oleadas de refugiados sirios han tenido en el resto de las zonas a las que se han dirigido para salvar sus vidas. Se trata del asedio a la provincia de Idlib, en el noroeste del país, donde se registran durísimos embates gubernamentales contra fuerzas rebeldes, mezcladas con militantes islamistas que permanecen ahí.

La magnitud del enfrentamiento se ha potenciado en la medida en que, así como Rusia apoya a Al-Assad con ataques aéreos contra los rebeldes, del mismo modo Turquía, cuya frontera colinda con esa zona, actúa en favor del bando opuesto. El resultado está siendo un verdadero desastre humanitario por culpa del cual ha quedado atrapada en el fuego cruzado una población de cerca de tres millones de civiles, de los cuales cerca de 900 mil han emprendido la huida para buscar refugio –muchos de ellos no por primera vez– donde sea.

En Ginebra, el titular de Naciones Unidas en el tema de refugiados ha llamado a un cese al fuego para permitir a la población civil transitar hacia lugares seguros, pero no ha sido escuchado.

De hecho, Rusia bloqueó, el miércoles pasado, en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, una resolución que pretendía imponer un alto temporal a las hostilidades en beneficio de los civiles, al tiempo que las pláticas en Ankara entre oficiales turcos y rusos no han conseguido llegar a un acuerdo para detener los combates.

Para quienes huyen del lugar está también el grave problema de hacia dónde ir. Los campamentos de refugiados en Turquía están atiborrados, pues 3.6 millones de sirios se han asilado en ese país a lo largo de los años pasados, de tal suerte que una gran parte de los cientos de miles de mujeres y niños hoy en busca de refugio, están teniendo que pasar los días a la intemperie en un clima gélido de temperaturas bajo cero, lo cual ha causado ya numerosos fallecimientos.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ha declarado que la crisis ha alcanzado un nivel de horror, ya que aumenta la cantidad de gente hacinada en espacios cada vez más reducidos. Y es que escuelas y hospitales han sido destruidos en Idlib y Alepo bajo el fuego de los aviones rusos que actúan a favor del régimen de Al-Assad, mientras que la frontera turca ha sido sellada con el fin de evitar la llegada de más refugiados.

Ante este panorama, se vale la reflexión de dónde ha quedado la famosa consigna de “nunca más”, que cobró popularidad tras la segunda mundial. Esta crisis humanitaria, derivada de una cruenta de casi una década de duración, ha mostrado que, al igual que como sucedió con otras tragedias –como las de la antigua Yugoslavia o la de Ruanda, por citar sólo algunas– no existen aún los suficientes mecanismos internacionales para evitar despiadadas matanzas y desplazamientos masivos de población que afectan a millones de seres humanos.

El solo hecho de que, tras tantas muertes y tanto sufrimiento experimentados por la población en esta última década, el resultado final haya sido que el régimen brutal al que se pretendió derrocar se mantenga en el poder y vuelva a imponer su férula como si nada hubiera pasado. Esto es simplemente descorazonador porque resulta evidente que las lecciones dejadas por catástrofes anteriores no fueron aprendidas. Una vez más, el destino de millones de niños, mujeres y hombres está siendo sacrificado en el altar de los intereses geoestratégicos de los grandes poderes que juegan en el tablero de ajedrez del planeta.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorSeñales Financieras: Entramos a periodo electoral, ¡agárrense!
Artículo siguienteFerragamo presenta los vinos de Il Borro
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.