Diario Judío México -

Fruto del excepcional suelo de la isla de Cuba y del genio de su creador, Don Eduardo Rivera, el sublime puro Cohiba fue adoptado por Fidel Castro en 1963 para su disfrute personal. Tres años después, el puro fue rebautizado con el nombre de “Cohiba”, según la palabra autóctona que se utilizaba para designar al tabaco antes de la llegada de Cristóbal Colón, pero no se empezó a comercializar sino hasta 1982. Dese entonces, el círculo de aficionados no ha dejado de aumentar. Actualmente, casi ningún otro habano puede competir con él en términos de reputación y excelencia. Lo único que le faltaba era un compañero ideal…y esto fue justamente lo que se logro con una ecléctica y fascinante cata: desde la cocina desfilaban a las mesas deliciosos canapés, mientras el humo de los puros Cohiba plagaba el ambiente y las copas Riedel titilaban en las mesas hasta el borde con el delicioso cognac Martell Cohiba, este elixir sólo podía nacer de una mente inspirada e independiente del hombre que fundó la Casa Martell.

En 1715, Jean Martell fundó la primera de las grandes casas de cognac en la población francesa del mismo nombre. Rápidamente, Martell empezó a exportar sus cognacs a todo el mundo, a mercados que iban desde la cercana Gran Bretaña hasta los rincones más remotos de Sudamérica. Sus sucesores preservaron con esmero este espíritu de independencia y esa inspiración para elaborar cognacs excepcionales que propagaron el nombre de Martell por todo el mundo.

La casa Martell encontró un compañero perfecto en Cuba: el Cohiba, la joya de la isla de Cuba. Una vez más, la inspiración y la clarividencia dieron lugar a un cognac único, el Cognac Cohiba.

El savoir-faire creativo de Martell en el proceso de elaboración del cognac le confiere un carácter único y complejo, sus aromas intensos, convirtiéndolo en un maravilloso compañero:

Color: Ámbar con reflejos dorados y matices de caoba.

Nariz: Inicialmente ligeras notas de bayas. A continuación, notas de frutos secos: almendras, avellanas y otros frutos tostados, así como granos de café torrefactos. Finalmente, cuando se gira el vaso, el cognac desprende sutiles aromas florales.

Boca: El “ataque” o primera sensación en boca es redondo, suave y casi dulce. Esta mezcla encarna exquisitamente la sutileza y la finura de los aguardientes añejos de Grande Champagne. Un toque de regaliz y una ligera nota de nueces pueden apreciarse al final.

Entre humo y cognac la noche se fue acabando, a excepción del dejo a Martell Cohiba que se potenció en el paladar de cada uno de los presentes.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEntrevista a Martha Gutman Kraus, sobreviviente del holocausto
Artículo siguienteDes-sensibilización y reprocesamiento con movimiento ocular
Deby Beard es polifacética, y siempre encontrará algo para sorprenderte. Sommelier, empresaria, escritora y periodista, colabora en Notimex, el canal de noticias del Estado de México, y cuenta con su propio programa sabatino Vino, Viajes y Otros Placeres en horario estelar en MVS radio 102.5 fm. Ha sido invitada honorífica a prestigiosos eventos del ámbito gastronómico, turístico y vinícola por parte de las embajadas de Australia, Chile, Nueva Zelanda, Argentina, Rusia, Francia y España. Ha escrito los libros De Etiqueta; Vino, sexo y otros placeres; y en coautoría con sus hijas Melanie y Alexis Beard, escribió la serie de tres libros titulados Seducción en los viajes, en los que narran la gastronomía y viajes alrededor del mundo. En su restaurante Nexo Wine Bistro, ofrece la combinación perfecta entre buena comida, los mejores vinos y las finas copas Riedel, las únicas en el mundo diseñadas para disfrutar cada tipo de uva, y de los aromas y sabores de los vinos. Premios y reconocimientos: LA EXCELENCIA UNIVERSAL del Comité de la Excelencia Universal, instituido por el Premio Nobel de la Paz René Cassin para preservar la calidad en cualquier área del saber humano. Lo han recibido firmas como Cartier, Jaguar, Rolex, Chanel-Paris, Hoteles Ritz, y celebridades de la talla del Rey Juan Carlos de España, Nancy Reagan, Margaret Thatcher, Plácido Domingo, Ricardo Montalbán, María Félix, Jacobo Zabludovsky, Roger Moore y Omar Shariff. Reconocimiento como Medio y crítica especializada por parte del club de banqueros de México.