Diario Judío México - En el expreso a Lublin, un joven se sentó junto a un próspero comerciante.

¿Podría usted decirme la hora? -preguntó el joven al comerciante. Este lo miró de pies a cabeza y le respondió:

– Váyase al diablo.

– Bueno. ¿Y por qué motivo me manda usted al diablo? ¿Acaso no le hice la pregunta en forma cordial y respetuosa?

El comerciante lo miró fastidiado y le respondió:

– Muy bien, se lo diré. Como usted me hizo una pregunta, yo tendría que darle una respuesta y entonces usted entablaría una conversación conmigo sobre el tiempo, la política, los negocios, etc. Como una cosa lleva a la otra, yo deduzco que usted es judío y que no conoce a nadie en Lublin. Como yo también soy judío y vivo en Lublin, me veré obligado a invitarlo a comer a mi casa, y ahí tendrá la oportunidad a conocer a mi hija Sara. Como ella es una hermosa niña y usted es un hombre guapo, usted la invitará al cine varias veces, y terminará por enamorarse de ella. Finalmente, usted me pedirá su mano, y ahí está el origen del problema, porque para serle sincero, jamás dejaré que mi hija se case con alguien que no tenga su propio reloj.

>>>>><<<<<

– Doctor, me parece que tengo catarro.

– No, lo que usted tiene es sífilis.

– Gracias a Dios. Lo que yo creía es que me había resfriado.

>>>>><<<<<

– ¿Qué es pantomima?

– Es cuando dos personas hablan entre si, pero no dicen nada.

>>>>><<<<<

Hijo, márcale a tu tío para que te diga su número telefónico.

>>>><<<<<

Un señor rico encomendó a un pintor vanguardista un cuadro que contenga el paso de los judíos por el Mar Rojo. Viendo el cuadro pintado entero de color rojo, le pregunta al pintor:

– ¿Qué es eso?

– El Mar Rojo.

– ¿Dónde están los judios?

– Ya pasaron.

– ¿Dónde están los egipcios del ejército del Faraón?

– Se ahogaron en el mar.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorExposición de Alice Rahón
Artículo siguienteBoberías y algo más