Diario Judío México - En el expreso a Lublin, un joven se sentó junto a un próspero comerciante.

¿Podría usted decirme la hora? -preguntó el joven al comerciante. Este lo miró de pies a cabeza y le respondió:

– Váyase al diablo.

– Bueno. ¿Y por qué motivo me manda usted al diablo? ¿Acaso no le hice la pregunta en forma cordial y respetuosa?

El comerciante lo miró fastidiado y le respondió:

– Muy bien, se lo diré. Como usted me hizo una pregunta, yo tendría que darle una respuesta y entonces usted entablaría una conversación conmigo sobre el tiempo, la política, los negocios, etc. Como una cosa lleva a la otra, yo deduzco que usted es judío y que no conoce a nadie en Lublin. Como yo también soy judío y vivo en Lublin, me veré obligado a invitarlo a comer a mi casa, y ahí tendrá la oportunidad a conocer a mi hija Sara. Como ella es una hermosa niña y usted es un hombre guapo, usted la invitará al cine varias veces, y terminará por enamorarse de ella. Finalmente, usted me pedirá su mano, y ahí está el origen del problema, porque para serle sincero, jamás dejaré que mi hija se case con alguien que no tenga su propio reloj.

>>>>><<<<<

– Doctor, me parece que tengo catarro.

– No, lo que usted tiene es sífilis.

– Gracias a Dios. Lo que yo creía es que me había resfriado.

>>>>><<<<<

– ¿Qué es pantomima?

– Es cuando dos personas hablan entre si, pero no dicen nada.

>>>>><<<<<

Hijo, márcale a tu tío para que te diga su número telefónico.

>>>><<<<<

Un señor rico encomendó a un pintor vanguardista un cuadro que contenga el paso de los judíos por el Mar Rojo. Viendo el cuadro pintado entero de color rojo, le pregunta al pintor:

– ¿Qué es eso?

– El Mar Rojo.

– ¿Dónde están los ?

– Ya pasaron.

– ¿Dónde están los egipcios del ejército del Faraón?

– Se ahogaron en el mar.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorExposición de Alice Rahón
Artículo siguienteBoberías y algo más