Diario Judío México - Un judío va con el rabino y se queja:

– ¡Ayúdeme por favor! Tengo dos males. Primero, mi lengua no distingue sabores y segundo, ya no puedo decir verdades.

Salió el rabino al patio, cogió un poco de excremento animal, lo cubrió de una capa de azúcar y se la dio al judío:

– ¡Toma esto, te ayudará!

Tomó el judío y gritó:

– Eso es excremento, fuchi.

– Ya ves, esto te ayudó de inmediato. Primero, distingues el sabor y pudiste decir la verdad.


Una judía se queja con el rabino:

– Mi marido se volvió loco, se la pasa todos los días estudiando el Talmud.

– ¿Por qué cree que se ha vuelto loco si yo hago lo mismo todos los días?

– Si, pero usted lo hace porque le pagan y el no más así.


– ¿Rabi, leyó mi libro sobre Jeremías el profeta?

– Claro, pero lamento que Jeremías esté muerto. Cómo hubiera llorado amargamente el profeta después de leer su libro.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorReconocimiento al Centro de Documentación e Investigación de la Comunidad Ashkenazí de México
Artículo siguienteMuseo de Nahum Gutman (1898-1980)