Un judío va con el rabino y se queja:

- ¡Ayúdeme por favor! Tengo dos males. Primero, mi lengua no distingue sabores y segundo, ya no puedo decir verdades.

Salió el rabino al patio, cogió un poco de excremento animal, lo cubrió de una capa de azúcar y se la dio al judío:

- ¡Toma esto, te ayudará!

Tomó el judío y gritó:

- Eso es excremento, fuchi.

- Ya ves, esto te ayudó de inmediato. Primero, distingues el sabor y pudiste decir la verdad.


Una judía se queja con el rabino:

- Mi marido se volvió loco, se la pasa todos los días estudiando el Talmud.

- ¿Por qué cree que se ha vuelto loco si yo hago lo mismo todos los días?

- Si, pero usted lo hace porque le pagan y el no más así.


- ¿Rabi, leyó mi libro sobre Jeremías el profeta?

- Claro, pero lamento que Jeremías esté muerto. Cómo hubiera llorado amargamente el profeta después de leer su libro.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorReconocimiento al Centro de Documentación e Investigación de la Comunidad Ashkenazí de México
Artículo siguienteMuseo de Nahum Gutman (1898-1980)