Diario Judío México - Un judío va con el rabino y se queja:

– ¡Ayúdeme por favor! Tengo dos males. Primero, mi lengua no distingue sabores y segundo, ya no puedo decir verdades.

Salió el rabino al patio, cogió un poco de excremento animal, lo cubrió de una capa de azúcar y se la dio al judío:

– ¡Toma esto, te ayudará!

Tomó el judío y gritó:

– Eso es excremento, fuchi.

– Ya ves, esto te ayudó de inmediato. Primero, distingues el sabor y pudiste decir la verdad.


Una judía se queja con el rabino:

– Mi marido se volvió loco, se la pasa todos los días estudiando el Talmud.

– ¿Por qué cree que se ha vuelto loco si yo hago lo mismo todos los días?

– Si, pero usted lo hace porque le pagan y el no más así.


– ¿Rabi, leyó mi libro sobre Jeremías el profeta?

– Claro, pero lamento que Jeremías esté muerto. Cómo hubiera llorado amargamente el profeta después de leer su libro.