Un negro panorama abruma hoy al antiguo y legendario cementerio judío de Umán, Ucrania. El verde césped que lo caracterizaba ha ennegrecido como resultado de un incendio provocado por elementos antisemitas abominan de la presencia judía en estos días que preceden a Rosh Hashaná.

Ciertamente, sentimientos antijudíos no son una novedad en ni – en particular – en esta ciudad donde rabinos bien celebrados difundieron lecciones y posturas que provocan la entregada admiración de los creyentes. Pero este áspero clima se ve acentuado por la propagación del covid-19 que afecta tanto a los residentes del lugar como a los múltiples peregrinos judíos que han resuelto llegar por vías en parte ilegales a Umán.

En este contexto se acusa al profesor Roni Gamzo- quien en Israel es hoy el coordinador de todas las actividades encaminadas a reducir los estragos de virus- por el presunto envío de una petición a las autoridades ucranianas dirigida a desalentar la llegada de judíos a Umán. Un acto apenas creíble. Gamzo es un ciudadano israelí sin autoridad oficial alguna, por lo que cabe suponer que tal hecho no se verificó. O bien este pedido fue hecho por una alta y competente autoridad de Israel, y Gamzo resolvió como gentleman aceptar el cargo. Un tema que se aclarará en las próximas semanas.

El incendio puso al desnudo todas las tumbas en el cementerio, y algunas de ellas fueron volteadas. Un desastre moral y físico que llevará tiempo reparar.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMexicoPuede, tú puedes, juntos podemos sacar adelante tu empresa y al país: Genaro Hurtado
Artículo siguienteNuevo récord de contagios diarios en Israel ante la confusa toma de decisiones
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.