Diario Judío México - El mundo a mí alrededor ha entrado en acción y se ha transformado. Ahora las verdades no son tan absolutas ni las certezas que tenía siguen vigentes. Tengo que adaptarme rápidamente aunque anteponga un signo de interrogación ante lo que veo. Me gusta hacer planes, tener un camino hacia donde caminar, pero hay que aceptar que puede estar cerrado, que me equivoqué. La salud mental me obliga a sopesar las posibilidades y adaptarme a la nueva realidad. No puedo hacer todo lo que pienso, menos pensar que mi estilo es el mejor.

No son los acontecimientos de la vida lo que te causa tensión sino tu resistencia a aceptar ese hecho. Crees que tú lo puedes cambiar. Algunas cosas se pueden cambiar otras es imposible. Surgen la contingencia y accidentes con que se teje la vida. Lo importante es no dejarte ganar con miedos y pensamientos que surgen desde la negatividad alimentando la inseguridad personal.

Hemos vivido sometidos a la premisa “de la felicidad eterna”, sin cuestionar que esta es sólo un momento, igual que los malos momentos. Estos malos momentos que surgen por doquier. Sin embargo hay que tener presente que todo pasa. Hay que aprender a soltar lo malo y observar algunas bondades diarias que nos calienten el corazón. La madurez emocional implica saber disfrutar aquellos momentos saboreando el calor que producen en el alma. Remediar lo que está en mi mano y aceptar aquello que no puedo modificar. Aprender la fórmula mágica que me permita estar en paz.

Soy consciente de lo frágiles que en realidad son las cosas que creemos permanentes, de la facilidad con que lo estable se resquebraja y lo que pensábamos que nos sostenía pueden volatilizarse con un soplo de aire que entra por la ventana. Una persona que se piensa fuerte, ante un suceso inesperado se da cuenta de su vulnerabilidad. Este impacto le permite también darse cuenta de fuerzas internas que no sabía que tenía. Lo que tenemos no es eterno, y comprueba nuestra fuerza y nuestra debilidad. ¡Que contradicción! Nos gusta lo positivo sin pensar en que nadie pasa por la vida sin recibir las marcas de la cavilación, el pesar, la confusión, el enojo y la rabia. Son dos partes de la misma moneda.

Cuando estamos abajo, pensamos que los otros, tienen que haberse visto siempre libres de sufrimiento y de contradicciones. ¿Cuántas veces escuchamos: qué le puede faltar a fulano? Lo tiene todo. Nos podemos sorprender al entrar en su intimidad. La solución podría ser darnos cuenta que somos imperfectos, que suceden cosas, no todas se solucionan como nos gustaría. Aceptar que tenemos huecos sin rellenar puede ser una solución, que la vida tiene altas y bajas. ¿Cómo aprender a vivir con eso? Cuando el aburrimiento llega, no te encierres en lo que ya sabes hacer, aprende, descubre, deja tus costumbres para ver otras.

Estamos viviendo una etapa de la vida en que nos ha invadido la tecnología. Hay que aceptar su utilidad, conscientes de que no resuelven todo. Los conflictos internos son tan actuales como lo han sido a través de la historia humana. Vivimos saturados de bienes, servicios, información que produce deseos, fascinación y sorpresa al mismo tiempo. Anhelos y desengaños.

Dentro de estos cambios tecnológicos sorprendentes, reuniones con amigos, relaciones interpersonales cálidas y cercanas se han cambiado por pláticas a través de aparatos modernos. Al observar una mesa de personas en una cafetería, me sorprende que cada persona plática a través de su aparato con alguien que no está presente y sonríe de vez en cuando a sus compañeros de mesa. Una tristeza inconmensurable abarca el ambiente. ¿Qué hacer? Hay que retomar aquellas reuniones placenteras, cancelando el interruptor que puede ser nuestro teléfono celular. ¡Qué miedo! Que inseguridad produce soltarlo. Que desasosiego y que desconsuelo ante el intenso materialismo en que se vive. ¿Cómo regresar a lo frugal, a lo sencillo?
Nos tropezamos con la frustración que produce una desilusión. Elena ha puesto toda su energía, toda su esperanza para lograr una meta. Comprueba al paso del tiempo, que no fue suficiente, equivocó la vereda. No siente la satisfacción esperada. ¿Estaremos buscando lo imposible? Hay que dar marcha atrás con humildad, aceptar que cuando una puerta se cierra, otra se abrirá.

La sabiduría implica diferenciar entre ambas posibilidades, la del cambio y la del no cambio, el éxito y el fracaso. Lo importante es no dejarte vencer. Malvina tiene buenas ideas, pero llora cuando estas no son aceptadas por los otros. ¡Hay que seguir buscando! Hay veces es más fácil dejarse caer que volver a empezar.

Debes aprender a no siempre doblegarte ante lo que espera la gente de ti, no plegarte a sus criterios, a sus valores, atreverte a mostrar tus diferencias, incluso cuando estas resulten molestas e incómodas, abandonar la imagen que deseas dar a los demás y aprender a no preocuparte mucho de lo que opinen los demás de ti. Esto con medida, ya que no podemos irnos al extremo. Como encontrar ese punto medio entre escuchar y poner en la balanza los juicios de los otros. Una persona mayor me dijo: en la vida hay que reconocer lo inevitable, en mi experiencia, lo que ha de suceder sucede…Aprende a lidiar con ello y tener la paciencia requerida.

Cuando rechazas las ideas de otra persona, lo empujas a encerrarse en su caparazón y rigidizar su posición. ¿Por qué va a interesarse en lo que tú dices si rechazas su punto de vista? Si haces el esfuerzo, de conocer su visión de las cosas, captas lo que lo lleva a pensar y comportarse como lo hace. Se siente comprendido y no criticado. Cuando se nos hacen reproches, el sentimiento de carencia y la autocrítica se instalan en nuestros hábitos de pensamiento.

Abraza el universo de tu prójimo. No tienes que pensar como él o ella lo hace. Esa ligereza hace la vida más liviana. Recuerdo la respuesta ante la frustración de una persona sabia llena de mansedumbre: “esperaré tiempos mejores”.

La vida humana tiene momentos de placer y displacer, alegría y tristezas, bondades y maldades. Hay que aprender a manejarlos en forma equilibrada. Nada de lo que sucede es para siempre, ni dura todo el tiempo. Todo lo que nos sucede va pasando rápidamente: lo bueno y lo malo.

Tener presente que lo que te molesta ahora, en unos meses ya será insignificante y el dolor que ha producido se quedará si no lo borras con amor. Personas que han mantenido su enojo por años, cuando se preguntan qué sucedió, no lo recuerdan sólo está presente el negativismo que roe sus entrañas. ¿Cómo puedo aprender a pensar y decir palabras positivas y constructivas?

No tomar a pecho aquello que me lleva por el camino de la frustración y enojo. Pasará más rápido si no lo aprisiono en mi corazón. El enojo lastima mi alma, el amor la acaricia. Un principio de armonía y serenidad.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorאַ פּאָליציי מיט רבּנישער סמיכות
Artículo siguienteQatar is Leaving OPEC – Who Wins?
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.