Se acercan las fiestas decembrinas, que en ciudades como son especialmente significativas para la cristiandad por razones obvias. Cada año, decenas de miles de turistas-peregrinos de todas partes del mundo llegan movidos por el fervor que les genera visitar la Basílica de la Natividad, que marca el lugar donde, de acuerdo con la tradición, nació Jesucristo. Para los habitantes de esta ciudad inserta dentro de la Autonomía Palestina, esta última etapa del año se caracteriza por un clima de alegría, luminarias, adornos navideños y cánticos, pero también por ser el momento de la llegada de la esperada bonanza económica.

En 2019, registró un número récord de turistas: 3.5 millones en el año, lo cual fue una bendición para sus 30 mil pobladores, 80% de ellos dependientes del turismo. Sin embargo, la aparición del coronavirus constituyó un duro golpe, ya que desde hace 22 meses sólo visitantes locales de los territorios palestinos y de Israel han llegado. A duras penas ciertos hoteles y servicios sobrevivieron, al posponerse una y otra vez la posibilidad de que Israel reabriera su principal aeropuerto al turismo internacional, y de que la Autoridad Nacional Palestina de la que depende , suavizara las restricciones sanitarias para la reanudación de las actividades.

Todo indicaba que, finalmente, la normalización estaba a punto de llegar al anunciar Israel que reabría el país al turismo extranjero de todas partes a principios de noviembre. Y así fue. Durante tres semanas, y a pesar de las exigencias extremas de las autoridades israelíes –vacunación previa comprobable, prueba PCR antes de llegar y prueba rápida en el aeropuerto Ben Gurión al ingreso–, el flujo turístico pareció recobrar su vitalidad, con lo que comerciantes y prestadores de servicios se aprestaron a preparar lo necesario para funcionar normalmente y recuperar parte de lo mucho perdido durante el largo cierre.

En este contexto de expectativas de normalización inminente, la aparición de la variante ómicron ha caído como balde de agua fría. Desde hace dos semanas, Israel reimpuso la prohibición a la llegada de turistas de cualquier parte del mundo, así como la obligación a sus nacionales que regresan al país, de pruebas y confinamientos, cuya duración se determina, según el caso. Hasta que no se conozca la letalidad de la nueva variante y la capacidad de las vacunas actuales para prevenir la enfermedad y aminorar sus efectos, las autoridades sanitarias israelíes no cambiarán la reglamentación, por lo cual, a menos de 15 días de la Navidad es incierto si recibirá a los miles de visitantes que seguramente ya tenían reservaciones para llegar a ella.

El alcalde de Belén, Anton Salman declaró al respecto al diario Al Monitor que, con todas las precauciones pertinentes, como toma de temperatura y cubrebocas obligatorio, “los festejos públicos tendrán lugar; estábamos esperando un importante flujo turístico este año, así que el cierre de los aeropuertos israelíes nos va a afectar muchísimo; sin embargo, no dejaremos de celebrar. Bajo las circunstancias actuales, los eventos se limitarán principalmente a los visitantes de Cisjordania y Jerusalén del Este, por lo que ciframos nuestras esperanzas de impulsar nuestra economía mediante el arribo de los palestinos de los territorios ocupados por Israel”.

solía ser una ciudad de mayoría árabe palestina cristiana del rito ortodoxo, conviviendo por mucho tiempo con una minoría musulmana. La violencia desatada a partir de la segunda Intifada contra Israel que se prolongó desde el año 2000 hasta el 2004, tuvo como efecto secundario una erupción del islamismo excluyente que afectó la vida de los cristianos y provocó un importante éxodo de ellos, del mismo modo como ha ocurrido en países como Egipto e Irak, donde la población cristiana se ha ido reduciendo aceleradamente a causa de la expansión del islam radical durante las últimas dos décadas. Un caso extremo en el mismo sentido es el de la Franja de Gaza que sólo cuenta con 800 cristianos entre los dos millones de habitantes que tiene, cuando en el pasado tuvo una nutrida comunidad cristiana.

Sin embargo, es interesante que la población musulmana, hoy dominante en Belén, depende en gran medida de los lugares santos cristianos para su sustento. A dos semanas de las fiestas navideñas, los habitantes de Belén, como muchas otras poblaciones en el mundo, viven en la incertidumbre acerca de si covid-19 les dará o no un respiro económico y anímico, junto con la posibilidad de sentir con alivio que la normalidad se reinstala poco a poco.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLas últimas resoluciones de la ONU que afectan a Israel
Artículo siguienteTodos decían que no, pero Bolivia dijo sí
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.