El pasado 26 de julio se presentó en el Castillo de Chapultepec, por iniciativa del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), una guía de acción contra esa práctica. Es parte de la estrategia Institución Comprometida con la Inclusión (ICI), con el fin de que las instituciones diseñen y apliquen acciones para prevenir y eliminar la discriminación, y para alcanzar la igualdad entre las personas. Es una herramienta para que las instituciones, tanto del sector privado como del público, y las organizaciones de la sociedad civil accedan a una metodología que incorpore a su quehacer diario cuatro políticas: igualdad, inclusión, accesibilidad y diversidad mediante el diagnóstico y seguimiento de cinco categorías: contratación, condiciones de trabajo, desarrollo profesional, clima institucional y atención a los beneficiarios. Contratar plantea la inclusión al personal sin solicitar información socioeconómica, o sin importar si se trata de una persona con alguna discapacidad o de su preferencia sexual. Las condiciones de trabajo contemplan todos los derechos laborales. Se fomenta un desarrollo integral que posibilite a todo el personal para adquirir herramientas y conocimientos para el desempeño de su trabajo; y se procura un clima donde prevalezcan el trato igual, digno y libre de prejuicios, y las mismas oportunidades.

Mientras en algunos lugares del mundo occidental y desarrollado, incluso en países formados por migrantes, individuos empujados por sus miedos y complejos legislan a favor de la discriminación, echa a andar iniciativas en otra dirección: apertura y fomento, cada vez mayor, de una convivencia social sana.

Donde la convivencia social está ausente, se instala la intolerancia, y ésta culmina en el odio. La tolerancia requiere que a los miembros de una comunidad se les valore de igual manera. Los derechos de todos, en la diferencia, deben ser aceptados y respetados, las oportunidades deben estar bien repartidas y la justicia debe ser imparcial. La tolerancia hace la diferencia entre una sociedad incluyente o excluyente, equitativa o desigual, con miembros de primera, segunda y tercera, o con ciudadanos, que no sólo sean iguales ante la ley, sino que gocen de equidad social.

Como argumenta el presidente del Conapred, Ricardo Bucio, "reconocer la necesidad de un cambio de prácticas institucionales significa identificar, rechazar y modificar todo aquello que, amparado en la repetición y refugiado en la aceptación colectiva, se manifiesta como normal cuando en verdad es anormal, ilegal, dañino e injusto".

Es necesario impulsar este tipo de acciones para propiciar la construcción de una nueva cultura. Diversas instituciones y organismos de carácter académico, empresarial, de defensa de los derechos de las minorías, fomento cultural y deportivo se comprometieron con este cambio. Instancias que han reconocido la importancia de promover una evolución en la conducta de las personas en torno a la equidad, que disminuya la brecha de marginación, exclusión y dé fin al conflicto originado en la incapacidad o ruindad de aceptar las diferencias entre los individuos.

El Seguro Popular ha sido un instrumento de inclusión del Estado mexicano. Su compromiso es la equidad; hace efectivo el derecho de todos los mexicanos a la atención en materia de salud sin importar condición social, económica, cultural, política, religiosa o sexual: un eje fundamental en la igualdad de oportunidades. Es una institución de todos los mexicanos al servicio de todos los mexicanos que la requieran; se enorgullece de adoptar compromisos y emprender acciones que combaten la discriminación, lo mismo dentro de su vida operativa como en el trato a sus afiliados.

El país que queremos es uno incluyente. Sabemos de sobra que la discriminación es una lacra, un síntoma de atraso y una ignominia en muchísimos países; en México, por desgracia, todavía vivimos problemas de exclusión, de intolerancia, y racismo. En ningún ámbito avanzaremos si seguimos con acciones excluyentes y no estamos dispuestos a asumir y reconocer el derecho de los demás.

El que excluye se disminuye incluso a sí mismo. Se vuelve, si se me permite, muy poca cosa. El que incluye, en cambio, se fortalece, se hace múltiple y rico de existencia, se ensancha más allá de sí mismo y vive la formidable vida de todas y de todos, como dijo el poeta Ramón López Velarde.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMañana se llevarán a cabo protestas masivas en 11 ciudades israelíes
Artículo siguiente¿El propósito de la vida es ser feliz?

Salomón Chertorivski Woldenberg es licenciado y maestro en economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y tiene una maestría en política pública por la Universidad de Harvard.

El 20 de marzo de 2009 el Presidente Felipe Calderón Hinojosa lo nombra Comisionado Nacional de Protección Social en Salud. Anteriormente se desempeñó como Director General de DICONSA de diciembre de 2006 a marzo de 2009; colaboró en el equipo de transición del Presidente Calderón en el área de Políticas Públicas.

Ha sido profesor en el ITAM, en el Centro de Investigación y Docencia Económica y en la Universidad Iberoamericana, ha desarrollado diversas investigaciones y ha colaborado en varios medios de comunicación.