La Menorah es el símbolo de la fiesta judía conocida como Janucá.

¿Qué significa Janucá?

Recordemos un poco la historia. En el año 168 antes de la era moderna, el tirano Antioque IV ocupaba Jerusalén. Adorador de los ídolos griegos profano el Segundo Templo dedicándolo a la adoración de Zeus, prohibiendo a los judíos que guardaran su fe, obligando a obedecerlo bajo pena de muerte.

En un poblado cercano a Jerusalén, llamado Moadim vivía Matatías el Macabeo y sus cinco hijos quienes se rebelaron contra el dictador y lograron en el año 165 recuperar su territorio e independencia. Se cuenta que el más joven de sus hijos Juda fue el líder del pequeño ejército en contra de los invasores.

Cuando finalmente el pueblo logro acceder al templo y observo los destrozos se dieron a la tarea de reconstruir, limpiar y santificar el lugar. Para lograrlo tendrían que prender la Menorah y encontraron que únicamente había aceite puro para un día, sin embargo encendieron, esta porción de aceite que duro ocho días, tiempo suficiente para purificar el aceite de olivo para santificar el templo.

Entonces en Janucá celebramos la independencia de Israel y la purificación del Templo.

Tradiciones de Janucá

Para conmemorar este suceso los judíos festejamos la fiesta de Las Luces a partir del 25 de Kislev, ocho días encendiendo una vela de la Menorah cada noche, Como vemos en la fotografía el candelabro tiene 9 brazos el mas alto se conoce como Shamash y se utiliza para encender todas las velas según la tradición de izquierda a derecha. Cada noche se recitan bendiciones antes de encenderlas.

Aceite: Como tributo al ingrediente que hizo que la vela ardiera durante ocho días el aceite se utiliza en algunas comidas fritas. Los Latkes (panque de papa) se preparan con papas ralladas, combinadas con una mezcla de cebolla, harina y huevos que se fríen en aceite vegetal. Se sirven acompañados de salsa de manzana o crema agria.

Sufganiots: Son rosquillas de jalea sin orificio al centro. Se sumergen en aceite caliente sin que tengan una forma particular, se sumergen en aceite y al final se les agrega azúcar y canela

Dreidel: Es un trompo de cuatro letras hebreas en cada lado.
Nun: no gana ni pierde
Gimmel se lleva toda la apuesta
Heh se lleva la mitad de la apuesta
Peh pierde lo que haya apostado.

En este siglo seguimos festejando el 25 de Kislev muchos pensando en la independencia y el derecho de los pueblos a profesar su fe. Otros atribuyendo todo el suceso a la mano divina.

Lo que es innegable es el hecho que es un tiempo de regocijo y convivencia familiar llena de ilusión para los niños que reciben un sinfín de regalos y para los adultos siguen fomentando las tradiciones y el orgullo de aquellos nuestros héroes Macabeos que terminaron con la conquista de tantos años (Un buen regalo para los jóvenes es la novela histórica Mis Gloriosos Hermanos de Haward Fast que narra los hechos previos a la independencia sus luchas,derrotas y triunfos.)

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUna historia sobre Janucá que recorre el mundo
Artículo siguienteSoledad