Un agradecimiento especial a Raquel Cohn y Ron Ben Ishay
Tiempo de lectura: 4’45 “

La llegada al de Covid19, el , trae consigo posibilidades inesperadas de cambios en todas las áreas: en la economía, en la seguridad, en la política, en el área militar, en la psicología de la región, además, por supuesto, el tema de la .

El , en particular los países Árabes e Islámicos, se ha visto inmerso en una serie de desafíos peligrosos durante años. Por un lado, hay unos pocos millones de personas sin trabajo, sin una vivienda digna, sin estabilidad política, viviendo en condiciones de aglomeración insoportables y en condiciones económicas muy precarias. Por otro lado, se ven gobiernos corruptos y dictatoriales, con sus líderes viviendo en mansiones junto al mar, disfrutando de vehículos del más alto lujo y un nivel de vida inexistente para la población, desviando una parte considerable de la ayuda extranjera. La población en general considera que el gobierno es corrupto, ineficiente y en algunos países ha habido una guerra civil que ha estado ocurriendo durante años, cobrando miles de vidas. Algunos ejemplos:

País

Muertos

Refugiados en el Exterior

Refugiados Internamente

Síria

400.000

5.600.000

6.500.000

Irak

250.000

2.100.000

3.000.000

Libano

150.000

250.000

11.000

Yemen

120.000

450.000

2.200.000

Libia (2 guerras)

29.000

1.000.000

435.000 est

Estadísticas al 5 de abril, 2020.

La crisis del está siendo dramática en Turquía e Irán, ambos países Islámicos pero no Árabes. Los países Árabes se han librado de Covid19 hasta ahora, pero la crisis económica causada por las medidas de protección son especialmente dolorosas.

Entonces, ¿cuáles son los principales problemas?

Sin lugar a dudas, los funcionarios del gobierno temen la posible inestabilidad política como resultado de la crisis económica, con el empeoramiento del colapso hospitalar si aumentan los casos de enfermedad. En estos países, no existen métodos confiables de recopilación de datos que permitan acciones preventivas. En general, los gobiernos débiles, vistos con recelo por los ciudadanos, tienden a ocultar los números reales, aumentando las incertidumbres y la capacidad de reaccionar en un entorno desafiante como este. Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina y Yahya Sinwar, líder de Hamas que domina Gaza, reconocen que el método de Israel ha sido eficiente y han optado por copiarlo.

Hay un problema económico adicional. La brutal caída de los precios del petróleo, junto con la baja demanda de un mundo enclaustrado, coloca una pesada carga sobre los países productores Árabes, que fueron los principales financiadores de gobiernos financieramente débiles como la Autoridad Palestina y aún más, el liderazgo de Gaza. Irán, un firme defensor de Hamas, ya cuenta con unos 110,000 infectados y unos 12,000 muertos. Esto requiere un esfuerzo económico hercúleo para combatir la enfermedad. También hay sanciones de América del Norte (que no incluyen suministros médicos), la caída de los precios del petróleo y la creciente insatisfacción popular, hechos que probablemente conduzcan a una caída significativa en el flujo de fondos de Irán a Gaza. En el caso Iraní, el precio actual del barril está por debajo del costo de producción.

La caída en los precios del petróleo y el gas indica que el tendrá una salida mucho más lenta de la actual crisis económica, más lenta que Europa, los y los países latinoamericanos, y esto incluye a Israel, que se estaba preparando para convertirse en un importante exportador de gas recientemente descubierto y cuya extracción ha invertido unas pocas decenas de miles de millones de dólares. El año 2020 sería el primer año de exportaciones masivas, lo que no ocurrió debido a la parálisis de las economías europeas.

La casi parálisis de las economías reduce significativamente la recaudación de impuestos, lo que impide que los gobiernos enfrenten la crisis y el desempleo. Además, los donantes europeos tradicionales han reducido la inyección de ayuda a Gaza, la Autoridad Palestina y Jordania. La inmensa demanda de respiradores y otros suministros médicos ha reducido la oferta y aumentado los precios. Gaza y la Autoridad Palestina no se prepararon a tiempo e, irónicamente, ahora dependen de la ayuda de Israel para abastecer sus hospitales. El gobierno israelí tomó la sabia decisión de considerar Gaza y las áreas de Judá y Samaria como una extensión de sus responsabilidades, ayudando a ambos a abordar el problema ya que el virus no se detiene en las fronteras. Además, si ocurriera un colapso en estas áreas, esto tiene el potencial de convertirse en un problema de seguridad nacional.

“Imaginemos que la crisis lleva a miles de madres con sus bebés en sus regazos y personas mayores en sillas de ruedas que intentan (o tienen éxito) infiltrarse en Israel en busca de tratamiento o alimentos, trayendo el virus con ellos”, dice un destacado analista militar. Es precisamente por esta razón que Israel, tanto en el campo de la como en el militar, está ayudando al gobierno de Gaza y a la Autoridad Palestina con equipos, conocimientos y capacitación intensiva de sus médicos. En este momento, el ejército Israelí está enviando materiales y asistencia técnica para construir un enorme hospital de campaña en Gaza, ubicado al lado del cruce de Erez. Al mismo tiempo, se están haciendo planes para traer dos barcos hospitales para fondear frente a la costa de Gaza, si es necesario.

¿Cómo reaccionan los líderes de Gaza?

Hamas y otros grupos terroristas comprenden claramente los riesgos que corren y han evitado las acciones terroristas. Al mismo tiempo, muchos líderes palestinos e innumerables clérigos informan que el virus fue creado por Israel para afectar la resistencia Palestina, una afirmación absurda. Sin embargo, si la crisis médica sale de control, existe una posibilidad mucho más que razonable de que esta incitación conduzca a un deseo de venganza y a un aumento de las acciones terroristas contra Israel. El mismo Sinwar declaró en la televisión de Gaza que “si no hay suficientes camas hospitalares en Gaza, 6,000,000 de Israelíes dejarán de respirar” (sic). Lógicamente, el Ejército de Defensa israelí está desplegando tropas en la frontera para hacer frente a la eventualidad de conflictos.

¿E Israel?

En esta crisis hay algunos hechos positivos para Israel. Irán, que sufre enormemente por el coronavirus, ha reducido drásticamente su ayuda a Hamas en Gaza, a Hezbolá en el Líbano e incluso a sus aliados en Siria e Irak (pero no se ha extinguido), además de bajar el tono contra su archienemigo Arabia. Arabia Saudita por temor a los levantamientos de la población que exige servicios médicos y no perdonaría al régimen que ahora financia grupos terroristas en el extranjero.

Irán también pierde parte del apoyo de los insurgentes en Siria que consideran que el virus llegó al país a través de las milicias Iraníes que transitan entre Irán y Siria en un esfuerzo por crear bases para un ataque contra Israel.

El Líbano se encuentra en una situación grave. La llegada del virus encuentra un país ya desgarrado por conflictos políticos interminables, una crisis económica sin precedentes que lleva gran parte de la clase media y de la élite a emigrar (se estima que 5,000 de las mejores capacidades del país lo abandonan cada mes, sin intención de regresar) además de una situación social grave. Hassan Nasrallah, el líder de Hezbollah, fue acusado de fomentar la situación, incluso por parte de sus partidarios chiítas.

Con la llegada del virus y la reducción del dinero Iraní, Nasrallah decidió enviar todas sus ambulancias a las grandes ciudades y utilizar sus recursos para ayudar a enfrentar la crisis médica, reduciendo e incluso extinguiendo las actividades de mejora de cohetes, y recuperar el apoyo perdido. Estas también son buenas noticias para Israel y su ejército, lo que disminuye la probabilidad de una confrontación en la frontera norte.


* Marcos L Susskind,  brasileño residente  en Israel, es un Guía Turístico, palestrante y activista comunitario.  Su correo electrónico es mlsusskind@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCoronavirus, pandemia universal – Un llamado de atención difícil de ignorar
Artículo siguiente¡Creemos en la educación! ¡Creemos en el futuro! Universidad Hebraica envía un mensaje a la comunidad
Marcos L. Susskind es un administrador de negocios graduado en Brasil por EAESP / FGVSP. Es Guía de Turismo en Israel, turma de 1969/70 y estuvo en Israel en el Majón Lemadrijim, curso para Líderes Judios, en 1966. Ha sido voluntario en la lucha contra las drogas durante décadas, siendo miembro de Drug Free America y de la Drug Prevention Network of the Americas. Es miembro fundador del ITFSDP - Internacional Task Force on Strategic Drug Policy, Grupo de trabajo internacional sobre política estratégica de drogas Fundó JACS-BRASIL, una ONG para concientizar la Comunidad Judia de Brasil sobre los riesgos del Alcohol y las Drogas y apoyo a familiares de aductos. Fue su presidente hasta 2015, cuando hizo Aliá. Se desempeñó como Director de FEAE, Federación Brasileña de Amor Exigente y Coordinador del Grupo Tikvá de Amor Exigente de 1999 a 2015 Fue miembro durante 15 años del grupo "Os Raposas", que utiliza el humor judío para recaudar fondos para Tzedaká Autor de noticias sobre Israel en portugués enviado semanalmente por WhatsApp a más de 1800 personas Corresponsal en Israel del programa Shalom Brasil, transmitido por televisión. Escribe para la Revista Kadimah de Brasil y para Hora Israelita de Porto Alegre. Vive en Holon con su señora desde 2015. Tienen 3 hijos y 10 nietos.