Diario Judío México - Como en la mayoría de los países del mundo, los graves efectos del covid-19 se manifiestan en estos días en múltiples esferas de la sociedad israelí. Y una de sus partes debe hoy lidiar con preguntas que desde la articulación del sionismo como doctrina y el levantamiento de como estado nacional no ha acertado a darle creativas respuestas conforme a las exigencias y condiciones del Medio Oriente, de     la cultura y de la ciencia contemporáneas.

Aludo a la comunidad religiosa ortodoxa judía que desde la irrupción del virus en el país en los primeros meses del año presenta un alto número de afectados respecto al resto de la población. Los barrios religiosos en Jerusalén y en una ciudad como Benei Brak – además de conglomerados en Judea y Samaria- suman múltiples evidencias de esta realidad. La alta densidad en los hogares, el descuido de la higiene personal y familiar, la concentración multitudinaria en las sinagogas: algunas circunstancias que explican este inquietante hecho.

Es un escenario que acentúa las tensiones entre la comunidad judía ortodoxa – tanto en la que se originó en Europa oriental como en la de África del norte – y amplias franjas de la sociedad israelí, incluyendo a sectores sionistas-religiosos. Se trata de un ancho y creciente segmento que más allá de sus divisiones internas tiene significativo peso en el juego electoral y en las coaliciones gubernamentales, a pesar de sus mínimos aportes a la cultura, a la economía y a la defensa del país.

Recientes informes indican que la concentración multitudinaria de las familias ortodoxas en las sinagogas en el curso de los últimos días ha multiplicado el número de afectados por el covid y replantea interrogantes en torno a sus futuros en el país. Se trata de un segmento que en estos días supera el 15 por ciento de la población, crece con rapidez conforme a los mandatos religiosos, y se sostiene económicamente- incluyendo servicios médicos – con apoyos gubernamentales y donativos que llegan del extranjero.

De aquí preguntas que estas agrupaciones se niegan de momento a plantear: ¿qué lugar tendrán en un país en el que la mayor parte de la población se ajusta a los imperativos del progreso científico y económico sin descuidar dilemas militares? ¿Por qué no surge entre ellos un Maimónides quien para renovar las creencias judías no vaciló en sumergirse en el griego y en el árabe en paralelo a su quehacer como médico? ¿Hasta cuándo preferirán vivir en zonas aisladas en un país que debe ajustarse- por vocación y por necesidad – a una cultura democrática y en una región que presentan constantes desafíos?

Ciertamente, el covid obliga a reformular no pocos dilemas en como en otros países del mundo. Es un reto que nadie debe desatender, y un imperativo que con particular fuerza aquí obliga a la reflexión creativa más allá de repetitivos planteamientos y oraciones. ¿Los escuchará la ortodoxia israelí superando la rigidez intelectual y las fricciones internas que hoy la caracteriza?

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.