El título de este artículo suena desconcertante. ¿De veras es posible que pueda liderar algo que tenga que ver con la igualdad de género? Para cualquier persona más o menos informada acerca de cómo es la vida de las mujeres en , esto debe parecer sin duda una broma.

Desgraciadamente, no se trata de un chiste, sino de una aberrante realidad. Porque resulta que la república islámica de los ayatolas, donde las mujeres son ciudadanas que carecen de los mismos derechos disfrutados por los hombres, donde ellas pueden ser entregadas por sus padres en matrimonio desde los 13 años, y aun antes, donde son vigiladas por la policía de la virtud para sancionarlas si su vestimenta permite asomar partes de su cuerpo que deben estar totalmente cubiertas, como brazos, pantorrillas o cabellera; justo ese país ha sido puesto a la cabeza de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de Naciones Unidas.

El procedimiento para ese nombramiento consistió en una votación secreta llevada a cabo entre los 54 miembros del Consejo Económico y Social de la . obtuvo 43 votos, que evidentemente fueron pactados de antemano entre grupos regionales de acuerdo a negociaciones en lo oscurito, de la misma manera como ha ocurrido por décadas con el Consejo de de la , que integra a Rusia, China y Cuba en puestos clave, naciones electas en su momento con más del 70% de los votos de 192 países. Lo que todo esto nos dice es que en el seno de esos organismos, patrocinados por Naciones Unidas, la misión declarada en su título —protección y defensa de , y equidad de género— constituye sólo un membrete, un cascarón vacío de contenido real, en la medida en que resulta obvio que nada más alejado de las intenciones de los gobiernos de esos países, cuyas artimañas los han colocado en puestos de dirigencia en dichos organismos, que moderar o eliminar sus mecanismos de control político y de supremacía masculina dentro de sus sociedades.

 

Es más, cabe la pregunta de si la existencia de esas comisiones y consejos no tiene, más bien, efectos contraproducentes. Porque es un hecho que cuando Rusia, China y Cuba aparecen como presuntos defensores y jueces sobre los , o , Egipto y Mauritania fungen como autoridades juzgadoras de las condiciones impuestas a las mujeres en el mundo, automáticamente quedan blindados ante cualquier sanción, porque en los hechos están en la posibilidad de desechar todo aquello que los cuestione y les constituya una mínima presión hacia algún cambio.

De igual manera, su presencia en las cúpulas de esos organismos les otorga la posibilidad de utilizar sus puestos para condenar y ejercer presiones diversas sobre entidades nacionales que, de alguna manera, constituyen sus rivales regionales. Ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio se convierte en su modus operandi, de suerte que tales foros patrocinados por la se han convertido, en la práctica, en un arma eficaz de suma utilidad para fortalecer las posiciones de esos países en la arena global.

Para las muchas mujeres iraníes perseguidas y encarceladas por su activismo en favor de la equidad de género, para el más de 60% de las niñas y mujeres que en Mauritania han sufrido alguna forma de mutilación genital, y para las miles de egipcias abusadas, violadas o víctimas de asesinatos por honor, nada significa ni ayuda que representantes de sus respectivos gobiernos aparezcan a la cabeza de la Comisión de la para las mujeres.

De la misma manera, de nada ha servido la alta membrecía de Rusia, China, Cuba y varios países más con similar perfil en el Consejo de para que sus ciudadanos tengan una vida más libre, exenta de la represión y de la vigilancia policiaca de autoridades que responden a la necesidad de control absoluto que sostiene a esos regímenes dictatoriales. Ante este panorama, cabe preguntarse si no es hora ya de que buena parte de la estructura sobre la que funcionan diversos organismos que forman parte de la sea modificada radicalmente, de tal manera que puedan evitarse aberraciones como las aquí descritas.

FuenteExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeñales Financieras: Feliz Dia del Niño y de la Madre. Veamos la Economía
Artículo siguienteLa NASA nombra asteroides en honor al estudiante israelí que los encontró
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.