Diario Judío México - Como ocurre con cualquier mandatario recién electo, la figura de carga con un mar de dudas acerca del desempeño que tendrá una vez asumido el cargo presidencial. El hecho de que sea actualmente un importantísimo factor en el equilibrio mundial y regional hace que las especulaciones se den no sólo entre los iraníes, sino también en los centros de poder internacionales para los cuales el curso que tome la de Teherán es tan trascendente. La primera pregunta que surge sobre Rohani tiene que ver con su relación con el guía supremo, el ayatolá Khamenei: ¿cuenta el nuevo Presidente con la aprobación y buena disposición de quien se sabe es quien tiene la última palabra en la iraní?

Esta pregunta tiene distintas respuestas posibles. Una de ellas podría ser que para Khamenei la figura de Rohani constituye el instrumento idóneo para ir cediendo decorosamente tanto en lo que se refiere a una apertura y flexibilización en la vida cotidiana de los iraníes, como en lo que respecta a las demandas internacionales a fin de aliviar así el efecto de las sanciones. Pero también cabe la posibilidad de que el ayatolá y su aparato consideren que Rohani puede ser la fachada ideal para aparentar disposición al cambio, mientras que en el fondo las intenciones hegemónicas iraníes se conserven intactas. Un hábil gatopardismo pues que haga uso de la capacidad de la estructura político-clerical del país para manipular a la figura presidencial. No hay que olvidar que de hecho, bajo los artículos 110 y 176 de la Constitución, la palabra final en los asuntos nacionales de trascendencia corresponde al guía supremo.

Y es que el perfil de Rohani da para pronosticar tanto una posibilidad como la otra. Por una parte, ha sido por mucho tiempo un hombre del sistema: es un clérigo aunque nunca haya trabajado como tal; ha sido cercano a la élite militar y al Cuerpo de Guardias Revolucionarios (IRGC), al tiempo que ha fungido como oficial de ; también se ha mostrado como un hábil hombre de negocios que ha impulsado los intereses de la IRGC mediante lucrativos contratos con el sector privado de la . Pero por  otro lado, él se ha mostrado como un pragmático distanciado por lo general de la retórica agresiva típica del régimen, presentando en el periodo en que tuvo a su cargo la negociación de los intereses nucleares iraníes (2003-2005)  una flexibilidad mucho mayor que la de cualquiera de sus homólogos en ese cargo. Durante su campaña electoral se distinguió por la moderación relativa de sus discursos que apuntaron a una línea reformista. Aún más, siendo políglota y con estudios profesionales en Occidente, desarrolló como diplomático lazos cordiales con personajes, tales como el ex ministro de exteriores británico Jack Straw, y el también ex canciller francés Dominique de Villepin.

Rohani constituye así una figura polícroma colocada ahora en un puesto en el que resulta bastante incierto hacia dónde se moverá. El contexto que le rodea es igualmente complejo e indescifrable, ya que la mezcla de las infladas expectativas de la ciudadanía que le dio el triunfo, con los intereses y consideraciones del Consejo de Guardianes, lo mismo que del Ejército y de los diversos actores internacionales que presionan a desde distintos frentes, dará muy probablemente como resultado una gestión presidencial peculiar cuyo sentido y orientación es imposible pronosticar por ahora. En síntesis, no hay que echar las campanas al vuelo, pero tampoco pensar que el cambio es imposible.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAmy Winehouse murió de bulimia según ha asegurado el hermano de la cantante
Artículo siguienteSabores de Tanzania
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.