Hace 2 años, la posibilidad de que la infraestructura nuclear “visible” iraní fuera bombardeada por Israel era una posibilidad tan inminente que si no hubiera sido por el ex Presidente de Israel, Shimon Peres, la influencia del “gabinete de seguridad” sobre Netanyahu lo hubiese llevado a cometer una necedad. Israel-quien posee armas nucleares gracias a los franceses desde los 60’s- atacó la infraestructura nuclear iraquí en 1981 y el proyecto nuclear sirio en 2007. Sin embargo, y a diferencia de la infraestructura nuclear iraní, estos proyectos nucleares estaban sobre la tierra. Lastimosamente, este no es el caso iraní. El grueso de la infraestructura iraní-y aquí surge uno de los problemas del acuerdo nuclear- se encuentra bajo tierra. Por lo que el Israel-a pesar de tener información del proyecto nuclear iraní tanto sobre como por debajo de la tierra- teme que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) no tenga información de la infraestructura nuclear subterránea iraní.

El acuerdo nuclear entre las potencias e , establece que el país persa reducirá a solo 5 mil sus centrífugas de uranio y mantendrá solamente 2 centrales nucleares (Natanz y Fordo). Además, acordó reducir en un 97% su programa nuclear, vender gran parte de su agua pesada y en mantener el nivel de pureza de uranio en 3.67%. Este acuerdo-con una duración de 15 años-le devuelve a Irán $150 billones de dólares y según el párrafo 36 del pacto, cualquiera de las dos partes se puede retirar del acuerdo. A pesar de ello, veo esto último muy difícil de ocurrir. Si Estados Unidos se retira del acuerdo no tendrá acceso a la infraestructura nuclear conocida iraní, no volvería a tener contacto directo con los iraníes y no podría así monitorear los gastos que hace con los $150 billones. Y si se retira del acuerdo y continúa con su retórica amenazante, podría enfrentar consecuencias muy perjudiciales. Primero-y a pesar de que los iraníes aprendieron de Irak en 1981 y principalmente desarrollaron su programa nuclear debajo de la tierra-los israelíes saben la localización de esta infraestructura subterráneas y bombardearlos con armas anti-búnkeres solo tomaría dos horas.

Segundo, la economía iraní volvería a caerse. A pesar de la lentitud en proveer dólares a los iraníes y de que empresarios estadounidenses-debido a la incertidumbre que generó esta elección entre Trump y Clinton- no estén invirtiendo en el país, el dinero acordado ha sido entregado como se pactó. Tercero, a pesar de que Pakistán e tienen relaciones cordiales, el programa nuclear pakistaní fue financiado por los saudíes y los estadounidenses. Por lo que en caso de que cruce las líneas rojas que Israel y Occidente establecerán si sale de este acuerdo-aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU-los Pakistaníes se verían obligados a “usar” sus armas nucleares como un objeto de propaganda para detener a Khamenei. Ya que no abandonará su programa nuclear, este acuerdo es vital para Occidente y el mundo entero.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Qué es una vida?
Artículo siguienteHagadá de Pesaj en el Gan Tarbut
•José Lev Álvarez Gómez is a medical student. •At the undergraduate level, Lev Álvarez holds a B.S. in Neuroscience with a Minor in Israel Studies from The American University in Washington, DC (2015-2019). During college, he interned at the House of Representatives of Puerto Rico, the College Republicans National Committee and The David Project (all in Washington, DC). He then completed a diplomatic internship at the Kurdistan Regional Government (Iraqi Kurdistan) Delegation in Washington, DC. José also worked as an Israel related events coordinator for American University Hillel and as a program assistant for the Center for Israel Studies at the American University. •At the graduate level, Lev holds an MA in International Geostrategy and Jihadist Terrorism from Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global (INISEG)-Madrid, España/Università Telematica Pegaso in Naples, Italy and in 2020 completed a bioethics course at Harvard University. •From 2019-2021, Lev served in a special unit in the Israel Defense Forces (2019-2021) and ended his service as a sergeant. •Álvarez Gómez has a blog in the Times of Israel, is a columnist for Diario Judío (Mexico), and has written for several newspapers such as El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (United States) and Red Alert Politics (United States). Lev, who has published more than 140 opinion articles, is the author of two books: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" and "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", and completed his minor’s independent project and his MA thesis on the "The Relations of Israel with Basque and Catalan Nationalism and its future geopolitical impact”. José speaks and writes Spanish and English excellently, speaks and writes correctly Catalan, Galego and Ladino, and has professional working proficiency knowledge of Hebrew.