Diario Judío México - A partir del ascenso a la presidencia de de , a mediados del año pasado, muchos cambios se registraron en la política exterior de ese país. Su antecesor, Mahmoud Ahmadinejad, se había caracterizado por sus posturas islamistas radicales, altamente retadoras hacia la comunidad internacional y llenas de una retórica combativa que condujeron a un aislamiento de su país, por efecto de sanciones económicas cada vez más intensas decididas por el Consejo de Seguridad de la ONU.  Con la llegada de Rohani al poder, las confrontaciones bajaron inmediatamente de tono al grado que se desencadenó un proceso de acercamiento y negociación con el G5+1 (, Rusia, China, Inglaterra, Francia y Alemania), a fin de llegar a acuerdos sobre el controvertido y condenado desarrollo nuclear iraní.

Este proceso continúa aún su marcha con éxitos paulatinos y ciertamente significativos, en la medida en que ha aflojado en cuanto a su rechazo recalcitrante a las inspecciones de sus instalaciones nucleares y al cierre o disminución de  actividad de varias de sus más importantes plantas dedicadas al enriquecimiento de materiales nucleares. En consecuencia, algunas de las sanciones le han sido levantadas, lo cual está brindando un respiro relativo a la economía iraní.

Sin embargo, esa mejor cara de la política exterior iraní no está siendo acompañada por una mejoría en los derechos humanos de su población. Incluso hay señales de que las cosas están empeorando. En marzo pasado, el Parlamento Europeo urgió al gobierno de Teherán a modificar sus políticas referentes al trato a las mujeres, que sigue siendo altamente discriminatorio y opresivo, además de que expresó su alarma tanto por el creciente número de ejecuciones llevadas a cabo en los últimos meses, como por las restricciones graves a las libertades de expresión, de práctica religiosa, académica, de reunión y de movimiento. También criticó la represión y discriminación basadas en diferencias religiosas, étnicas, de género y de orientación sexual, poniendo énfasis en las acciones de hostilidad y marginación practicadas contra los bahá’ís, los cristianos, los apóstatas y los conversos.

En estos últimos días, el descontento social se ha incrementado debido a una brutal represión contra disidentes políticos presos que fueron maltratados cruelmente. La indignación del público se mostró a través de una campaña en las redes sociales, donde la crítica al gobierno se manifestó mediante imágenes de ciudadanos con sus cabezas rapadas a manera de protesta. Y hace un par de días, la decisión de un censor gubernamental de prohibir el uso de la aplicación de WhatsApp bajo la consideración de que es propiedad de un “sionista americano” tensó aún más la situación, ya de por sí delicada desde que en 2009 Twitter y Facebook fueron bloqueados y con posibilidad sólo de uso por aquellos con la habilidad tecnológica suficiente como para evadir el bloqueo.

Así, el cuadro iraní resulta hoy por hoy de naturaleza mixta. Por un lado, Rohani está consiguiendo una mejor relación con la comunidad internacional a través de los acuerdos a los que ha llegado, pero por el otro, la creciente violación de los derechos humanos de su pueblo, aunada a un desempleo de 25%, a una cancelación de los subsidios a la gasolina y a la frustración social porque las expectativas de un mejoramiento en las condiciones de vida no se concretan a pesar de la nueva cara que ofrece hoy al mundo, hacen pensar que bien podría repetirse en el mediano plazo un movimiento de protesta masivo como el de la Revolución Verde de 2009, desencadenada a partir de la reelección presuntamente fraudulenta de Mahmoud Ahmadinejad.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMazl Tov! Felicidades a Ariel y Paola por el nacimiento de su hija
Artículo siguienteEl semáforo
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.