El 18 de junio próximo se celebrarán elecciones presidenciales en y es, hasta ahora, a menos de un mes de esos comicios, que el público iraní y el mundo saben quiénes contenderán por el puesto. Una situación extraña, ya que sólo quedan tres semanas de tiempo a los candidatos para realizar campañas. Pero la situación es aún más peculiar porque los siete aspirantes que estarán en las boletas son producto de una elección a puerta cerrada del Consejo de Guardines de la Revolución, cuyos doce miembros son responsables de determinar quién sí y quién no podrá competir. Es sabido que en ese proceso la última palabra la tiene el ayatola Khamenei, autoridad máxima sin cuya aprobación nada se mueve en .

Siete han sido los elegidos según se ha anunciado esta semana. Lo más notable es que, de ellos, cinco son figuras pertenecientes al bando conservador y dos al de los moderados, sin que aparezca ningún representante de la corriente reformista a la que pertenece el actual presidente Mohammad Rohani. Dos de los políticos cercanos a Rohani, Ali Larijani, exvocero del , y Eshaq Jahangiri, actual vicepresidente, esperaban figurar entre los siete elegidos, pero fueron vetados.

Aún así, con todo y su decepción a cuestas, ambos manifestaron su acatamiento a la decisión del consejo e instaron al público a acudir a las urnas, porque se prevé un fuerte abstencionismo dado que la competencia ha perdido interés ya que está cantado que la corriente conservadora ocupará la presidencia. Sólo uno de los aspirantes reformistas más atrevidos, de nombre Mostafa Tajzadeh, criticó abiertamente la elección de los candidatos al declarar que las descalificaciones hechas por el Consejo de Guardianes “hacían las elecciones no competitivas y sin significado” además de que acusó al organismo elector de violar los derechos del pueblo y manipular a modo la elección. Otro personaje que protestó por su exclusión, pero desde la trinchera conservadora, fue el expresidente Ahmadinejad, quien aspiraba a volver a ocupar la silla.

Así las cosas, quien se perfila como el favorito para ganar la presidencia es un conservador de nombre Ibrahim Raisi, jurista islámico de 61 años de edad, con larga participación en diversos puestos dentro del poder judicial iraní. Incluso se le ha mencionado frecuentemente como un posible sucesor del ayatola Khamenei.

Es interesante que al mismo tiempo que se apresta a elecciones presidenciales, siguen en curso en Viena las rondas de negociaciones indirectas entre , por un lado, y las seis potencias que habían suscrito con el país persa el acuerdo sobre el desarrollo nuclear de 2015 en época de Obama. Como es sabido, Donald Trump abandonó ese acuerdo en 2018 y reimpuso severas sanciones a , con devastadoras consecuencias para la economía iraní. Como respuesta a la decisión de Washington, las centrifugadoras iraníes reiniciaron el enriquecimiento de uranio en niveles no permitidos, bajo el argumento de que si había violado el acuerdo firmado, no tenía por qué seguir respetándolo. Las tensiones y el lenguaje amenazante volvieron a imponerse en consecuencia, pero con el inicio de la presidencia de , el abordaje norteamericano al problema con retomó la línea que prevaleció antes de Trump.

Es así como desde hace un par de meses hay pláticas en la capital austríaca a fin de revivir el acuerdo de 2015. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de , Saeed Khatibzadeh acaba de declarar que hasta el momento ha habido un considerable progreso y que está próximo un acuerdo siempre y cuando Washington retire primero las sanciones. Al respecto, parece haber ya un consenso entre , Gran Bretaña, Alemania y Francia acerca de cuáles sanciones retirar, pero aún se registra un regateo entre las partes en conflicto en torno a ese tema y a varios detalles más.

La fecha de las elecciones presidenciales iraníes ya tan próxima constituye sin duda una fuerte presión para que las negociaciones en Viena culminen con éxito en el cortísimo plazo. Ambas partes saben que en caso de no ser así, el ascenso a la presidencia iraní de un presidente conservador, tal como se vislumbra que será, podría echar abajo los avances conseguidos, con un retorno a la situación de riesgo que significa un empeñado en hacerse de un arsenal nuclear. Para los equipos negociadores, el tiempo apremia.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAlegría en tiempos difíciles. Reflexión.
Artículo siguienteInvestigan a futbolista de la liga belga por un cántico antisemita
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.