La semana pasada describí en esta columna cómo el tema de las vacunas contra el coronavirus se ha politizado en al haber anunciado el ayatola Khamenei que quedaba prohibida la importación de vacunas provenientes de EU, Gran Bretaña y Francia, debido al antagonismo entre y esos países occidentales. Ello no obstante la gravedad de la pandemia, la cual ha cobrado la vida de 56 mil iraníes. Y me referí también a la manera en que en se está manejando el proceso de vacunación, cuyas características apuntan igualmente a que existe un interés electoral evidente, tal como lo revela, entre otras cosas, la participación de los “servidores de la nación” en dicho proceso.

Es pertinente registrar la similitud que existe en la actualidad entre países tan disímbolos como e en cuanto a la problemática de la escasez de medicamentos en general, cuyas consecuencias negativas se multiplican exponencialmente en esta pandemia. En México, bajo la muy manida acusación de corrupción, el gobierno de la 4T ha vetado a los laboratorios mexicanos para la compra de fármacos en el mercado internacional y la alternativa elegida, la de que un organismo de la ONU apoye al gobierno mexicano en la adquisición, nomás no ha despegado. Tal como lo denunció Éctor Jaime Ramírez Barba, secretario de la Comisión de Salud en el Congreso, ni siquiera se han firmado los contratos para el surtido de los medicamentos del 2021, a pesar de que el presupuesto ya está aprobado. En palabras de Ramírez Barba “eso nos pone en la antesala de una catástrofe para los enfermos que dependen de las medicinas”.

En Irán, el desastre deriva de otras causas, aunque los efectos son los mismos que en el caso mexicano: una aguda escasez en el mercado farmacéutico iraní. Ahí lo que ha ocurrido es que el gobierno ha dotado de subsidios masivos a la industria productora de medicamentos con objeto de mantener los precios bajos, tanto para la medicina pública como para la privada, pero el resultado no ha sido el esperado, pues se ha prestado a la aparición de un mercado negro y un contrabando de medicinas hacia países vecinos. En octubre pasado, los servicios de inteligencia iraquí capturaron 19 camiones llenos de productos farmacéuticos clandestinamente transportados desde hacia la provincia de Diyala en Irak. Hasta ahora el gobierno de Teherán no ha logrado controlar esa situación.

Pero el peor pecado contra la salud y la vida de los iraníes está siendo cometido de manera vergonzosa por el sector duro conservador del gobierno iraní, el cual se ha dedicado, en los últimos meses, a desaprobar y desmontar iniciativas capaces de aliviar la crisis derivada de la pandemia. Por ejemplo, desde marzo pasado la organización humanitaria Médicos sin Fronteras ofreció colaborar en la atención a enfermos covid en la provincia de Isfahan. En un principio, esa ayuda fue aceptada, pero poco más tarde el permiso fue revocado debido a que una campaña negativa organizada por los radicales dentro del gobierno forzó al Ministerio de Salud a retirar su aprobación inicial.

La adquisición de las vacunas está siguiendo un patrón similar. Hay programadas elecciones presidenciales para junio y el bando conservador pretende desprestigiar a la administración reformista del presidente Rohani, para lo cual está entorpeciendo los esfuerzos presidenciales por vacunar rápida y eficientemente a la población. Se sabe que Rohani había encargado al gobernador del Banco Central de buscar los recursos para pagar las vacunas de Pfizer y Moderna, cuando repentinamente apareció Khamenei a prohibirlas y a declarar que el proyecto nacional de investigación para producir una vacuna iraní se halla cerca de la tercera fase y, en todo caso, se va a negociar la compra de vacunas rusas y chinas.

Finalmente, hay que decir que este tejemaneje ha provocado fuertes críticas de prominentes médicos iraníes que han solicitado al presidente Rohani su intervención. En una carta abierta los directores del Consejo Médico de la República de anunciaron que adquirir la vacuna era de extrema importancia, al tiempo que llamaron al presidente a considerar únicamente “los intereses nacionales y la evidencia científica, y no las prioridades políticas”. Una exigencia que se parece mucho a la que tantos mexicanos hemos hecho a nuestro gobierno, sobre todo en lo que se refiere a atender la evidencia científica y a no actuar ante la pandemia guiados por intereses políticos. Por desgracia, tanto en como en esas lógicas demandas han caído en oídos tercamente sordos.

FuenteExcelsior

1 COMENTARIO

  1. Me parece de muy mal gusto afirmar qué hay similitud entre Irán y México, “en cuanto a la problemática de escasez de medicamentos en general”
    Este comentario no es serio.
    Jorge Ramírez

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLas próximas elecciones palestinas
Artículo siguiente18 de enero de 2015: Muere el fiscal argentino Alberto Nisman
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.