Diario Judío México - Durante una vuelta hacia atrás inesperada, el principal opositor del Primer Ministro acaparó la presidencia de la Knesset con el apoyo de este último abriendo así la puerta a un ”gobierno de urgencia” con la participación de los dos rivales baja la autoridad del “(Melej) Bibi”

La formación con “grandes hombros” del partido “Kahol Lavan” (Azul y Blanco), hasta hoy en día principal opositor político de Netanyahu en , se adjudicó el nombre de “cockpit”. El jueves, por medio de un rebote sin igual saliendo de la nada, Azul y Blanco, última esperanza de los anti-Netanyahu, se precipitó hacia el derrumbe, siendo la victima brutal de su propio “piloto”, el ex general .

Mientras que este último parecía tener todas las cartas en mano después de haber organizado “una solución” mayoritaria (ciertamente heteróclita) compuesta por diputados del Parlamento (Knesset) para formar un gobierno nuevo, el precedente jefe del Estado mayor del Ejército hizo un paso en favor de Netanyahu, aceptando tomar temporariamente la presidencia de la Knesset con el apoyo del Likoud, partido del Primer Ministro. Muestra amarga de discrepancia para la estrategia de la oposición frontal determinada por Yaïr Lapid, el número 2 de Azul-Blanco, que se dividió en dos inmediatamente.

Bajo cubierta de “la batalla sagrada” (sic en francés “bataille sacrée”), este divorcio debería permitir a de reunirse rápidamente con Netanyahu y la derecha en “un gobierno de urgencia” en contra del , abandonando así su bloque de izquierda centrista “a diestra y a siniestra”. “El periodo que estamos viviendo no es propicio para dividirnos y denigrarnos” ha sido la justificación de ante una Knesset vacía por causa de las medidas oficiales de distanciamiento.

Según los medias Israelís, Gantz obtuvo de Netanyahu la promesa de una alternancia para representar al Estado dentro de 18 meses después de los cuales “Bibi” le dejaría teóricamente el puesto de Primer Ministro en septiembre del 2021. Esto significa que se posponen por tiempo indefinido : las numerosas libertades tomadas por Netanyahu con sus eternos compromisos, y últimamente, sus normas “democráticas”, lo que inspira una gran y tenaz desconfianza de sus ex aliados, mayormente espoliados. Entre ellos se encuentra, Yair Lapid (brevemente Ministro de Finanzas de Netanyahu) y Moshe Yaalon, ex Ministro de la Defensa y # 3 de Azul-Blanco, que rechazaron seguir con Gantz para no tomar un camino abrupto y absolutamente irrevocable.

« Suicidio político »

No haré ningún compromiso anti democrático y Netanyahu lo sabe perfectamente bien ” dijo orgullosamente Gantz. Pero no por ello convenció a sus apoyos. Yaalon hablo de “suicidio político” y Lapid totalmente perdido, habló de su incomprensión ante la decisión de Gantz que pedía “unirse al gobierno de Bibi a gatas”; “uniéndose así en una coalición de extremistas y de extorsionadores”. Sabiendo además, que el Likoud se basó en la pretendida “debilidad mental de Gantz” durante sur tres últimas campañas políticas cuando este último trataba al Primer ministro de “mafioso” (ndr : lo que es en realidad).

La última ironía

Después de haber sido nombrado Ministro de Relaciones Extranjeras, como todos lo sabemos, Gantz deberá renunciar a la presidencia del Parlamento en favor del Lijoudnik, Yuli Edelstein, sabiendo que este mismo se desistió de su cargo el miércoles pasado para no respetar las decisiones de la Corte Suprema israelí.

La capitulación del general Gantz provoca la implosión del partido Azul-Blanco, alianza circunstancial unida detrás del famélico lema “todo mientras no sea Bibi”, que de ahora en adelante ya no tiene ninguna razón de ser.

También se trata del fin de la amenaza más seria que el reino de Netanyahu haya tenido, logrando con todo ello un horizonte político “despejado” después de tres elecciones indecisas pero también después de haber obtenido une reporte de sus procesos judiciales por causa de corrupción y ello “hasta que la epidemia del se aleje”. Este “arreglo” podría igualmente evitar que los Israelís voten por una cuarta vez poniéndole un término al marasmo institucional en el cual se encuentra el país desde hace más de un año.  .

Por medio de un Twit, Ayman Odeh, Representante de los diputados Árabes Israelís, después de haber contemplado por la enésima vez la catástrofe del campo anti-Netanyahu, ironizó repitiendo el adagio preferido de los Israelís cuando se refieren a los Palestinos « nunca faltan una ocasión para fallar una ocasión”.

Fuente: Liberation / Traducido por Rose-Marie Samson

FuenteLiberation
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior“Usa jabón, no armas”: La campaña contra coronavirus de Pakistán
Artículo siguienteDescanse en paz la Sra. Sofía Shrem Farca Z”L