Diario Judío México - Probablemente paso una cantidad de tiempo poco saludable pensando en el Holocausto. En parte como consecuencia de la cobertura de las noticias judías en en un momento de creciente , las asociaciones del Holocausto a menudo me vienen a la mente en mi vida diaria – en trenes repletos, por ejemplo.

Pero nunca pensé que tendría una conversación que terminara con estas palabras: “Tengo que colgar ahora, la Gestapo está llegando”.

Ese momento llegó el domingo en el Carnaval de Aalst, un desfile anual de disfraces que tiene lugar en esta pequeña ciudad a unas 10 millas al oeste de Bruselas. El desfile, una tradición muy apreciada aquí que celebra la Cuaresma, el período de 40 días antes de la Pascua, se ha vuelto controvertida por la tradición de algunos de sus participantes de burlarse de los judíos y del Holocausto.

Estaba al teléfono con Joel Rubinfeld, el presidente de la Liga Belga contra el . Su cita se refería a un grupo de juerguistas que llevaban abrigos largos negros brillantes y brazaletes rojos que estaban claramente destinados a evocar el uniforme nazi. Tuvo que colgar para documentar la exhibición para los registros del grupo.

Fue, creo, la única referencia este año a los nazis en el desfile. Pero las caricaturas de los judíos, incluyendo los trajes que los representaban como insectos, eran un elemento prominente en la procesión de carrozas e incluso entre los espectadores.

Algunos llevaban trajes, que mucha gente encontraba ofensivos, de judíos ortodoxos haredi con falsas cerraduras laterales, exageradamente grandes sombreros de piel y abdómenes de hormiga pegados a sus espaldas. La razón de los disfraces de hormiga, me explicó un participante, es que la palabra holandesa para el Muro Occidental de Jerusalem suena como “hormiga quejosa”. Llevaban una pegatina que decía “obedecer” en sus solapas y empujaban un flotador con forma de muro occidental.

¿Comprendió el público del desfile cómo algunos observadores podían sorprenderse por lo que parece una referencia a la rica historia de representar a los judíos como sabandijas en la propaganda nazi y otras propagandas antisemitas?

“Esto es sólo una broma, y podemos bromear sobre lo que queramos aquí”, dijo el hombre, quien dijo que tenía 26 años y trabajaba en computadoras. Se identificó como Fred van Oilsjt – un nombre que creo que era una broma, ya que Oilsjt es como se escribe el nombre de su ciudad en el dialecto local.

Otra carroza, conducida por hombres con trajes de haredi, narices falsas con ganchos y pintura facial plateada, mostraba un gran cartel de pergamino que proclamaba seis “regulaciones” dictadas por el inventado “comité de la fiesta judía”. Incluyen: “Nada de judíos en la procesión; nada de judíos burlones; nunca digas la verdad sobre el judío; lo que el judío quiere sucederá; todas las drogas y el dinero negro son nuestros”.

Los 10 hombres responsables de la carroza esperaron para unirse a la procesión bajo un puente, donde bebieron mucha cerveza y bailaron una lista de canciones que combinaba el rock heavy metal alemán -el preferido por los neo-nazis- con melodías tradicionales judías como “Hava Nagila”.

Esto estaba lejos de ser la primera vez que partes del Carnaval de Aalst presentaban exhibiciones que eran consideradas antisemitas. En 2013, los participantes vestidos como nazis caminaron con latas etiquetadas “Zyklon B” – el veneno que los nazis usaron para matar a los judíos en las cámaras de gas.

El año pasado, una carroza mostraba dos efigies de judíos haredi sosteniendo bolsas de dinero. Una tenía una rata en su hombro.

La carroza impulsó a la UNESCO a despojar al carnaval de sus credenciales como evento del patrimonio mundial. El grupo que preparó la carroza insistió en que no era para ofender.

Desechando cualquier contexto histórico de cómo los judíos fueron caricaturizados en la pre-holocaustal, los organizadores del desfile han defendido la exhibición de ratas y otras como una sátira inofensiva. Pero para los judíos, las exhibiciones aquí son impactantes no sólo por los estereotipos que traicionan, sino también porque indican cómo las fronteras se han desplazado en lo que se puede decir de los judíos en los lugares donde fueron asesinados o cazados hace sólo 75 años.

Para muchos de nosotros, es este cambio más profundo – no tanto las imágenes que lo reflejan – lo que nos hace dudar de nuestro futuro en Occidental.

Algunos participantes protestaron por lo que encontraron como mensajes antisemitas en el carnaval. Greet Stevens, una mujer cristiana de mediana edad de Bruselas, vino al desfile con gafas ennegrecidas, simbolizando su “visión crítica” de lo que ella llamó “intentos baratos de herir y provocar a los judíos”.

El líder del grupo con las narices ganchudas, Giovanni van de Boek, un chef de catering de 41 años, se mostró reacio a hablarme sobre el mensaje y la señal de su carroza.

“Podrías llamarlo una protesta”, me dijo. “Llámalo como quieras, no me importa.”
Los aficionados, la mayoría de ellos ciudadanos honrados con familias y trabajos, trabajan como esclavos durante meses cada año para preparar las aproximadamente 150 carrozas del desfile a tiempo para el carnaval, un evento de 93 años de antigüedad que forma parte de una larga tradición con raíces religiosas que tiene lugar en toda la católica.

Muchas carrozas tienen obras de arte espectaculares y a veces hilarantes que celebran la creatividad y el humor, con juegos de palabras y caricaturas de políticos locales. Algunas tienen coros de niños y otras cuentan con bandas de música que producen espectáculos encantadores. Sorprenden y complacen a los espectadores, en su mayoría familias, que ven a las carrozas exhibirse ante un jurado en la plaza principal de esta ciudad de unos 80.000 habitantes. Los ganadores son elegidos en varias categorías.

Esas no fueron las exhibiciones que yo y otros 50 colegas de los medios locales e internacionales vinimos a encontrar en Aalst este fin de semana. Tras el alboroto del año pasado, vinimos sobre todo por el puñado de carrozas con contenido supuestamente antisemita y las 10 o más carrozas destinadas a protestar por la exclusión de la UNESCO. Compartimos información sobre dónde encontrarlas.

El alcalde de Alst, Christophe D’Haese, nos reprochó esto.

“Leí sus informes del Carnaval de Alost, y me hizo preguntarme si estamos asistiendo al mismo evento”, dijo a los periodistas en una conferencia de prensa que llamó a las pocas horas del evento después de que las condenas comenzaran a llegar.

Unas horas antes, el alcalde posó para fotos contra la carroza que decían “nunca digas la verdad sobre el judío”. D’Haese también defendió la exhibición de 2019 cuando la UNESCO la calificó de antisemita, diciendo que la condena “saca la exhibición del contexto, que es el de la sátira”.

Además ha subrayado cómo el Carnaval de Aalst se burla de los cristianos, musulmanes, asiáticos y negros, mientras que la indignación es sólo por la burla a los judíos. (Su punto es cierto: Algunas carrozas mostraban asiáticos con cabezas de tornillo para los ojos y negros con labios exagerados.)

Rubinfeld, el activista anti-racismo, me dijo que piensa que el alcalde cometió “un enorme error de cálculo” al negarse a erradicar las referencias judías en el desfile de 2020.
“Dejó que unas pocas manzanas podridas mancharan todo el barril”, dijo Rubinfeld.

Si eso es cierto, los efectos se sintieron mucho más allá del barril.

Después del carnaval, el rabino Binyomin Jacobs, el rabino principal de la vecina Holanda, me dijo que soñó el domingo por la noche que se veía obligado a decidir si advertir a sus feligreses que abandonaran los Países Bajos, un tema con el que ha estado luchando durante varios años. En el sueño, sintió el peso del liderazgo que descansaba en los líderes de la comunidad judía en los años 30 y 40, dijo.

“Aún no hemos llegado a ese punto, no estoy dando la alarma todavía”, dijo. “Podemos vivir y prosperar en . Pero el hecho de que esté en mi mente es un nuevo desarrollo que me asusta.”

Tengo mis propios miedos, con los que he estado luchando durante años viviendo en Ámsterdam y volviendo a visitarlos después del Carnaval de Aalst. Si representar a los judíos como insectos es ahora permisible fuera de la capital de la Unión Europea, mientras que era impensable hace 20 años, ¿quién sabe cómo serán las cosas dentro de 20 años?

Durante el evento, mis colegas belgas se dieron cuenta de mi presencia allí, quizás porque mi informe sobre la edición del año pasado fue un factor clave en el alboroto que llevó a la exclusión de la UNESCO.

“¿Cree que esto es un evento antisemita?” me preguntó un colega belga.

No lo es, dije, pero tiene elementos antisemitas que me hacen sentir incómodo. No apoyo la prohibición porque creo en la libertad de expresión, añadí.

En realidad me estoy divirtiendo aquí, le dije a mis colegas, y añadí que mi mayor arrepentimiento es que mis hijos no pueden disfrutarlo conmigo.

Y lo dije en serio. Estoy pensando en traerlos aquí el año que viene porque se divertirían mucho y no se darían cuenta del puñado de referencias judías que mis colegas y yo hemos buscado.

Una arruga: no estoy seguro de que estemos en Europa el año que viene.

No por primera vez en los últimos años, me encontré buscando opciones de alojamiento en en el tren que sale de Aalst.

Con cada nuevo incidente que refleja la corriente principal de en Europa Occidental, estoy considerando cada vez más los méritos de mudar a mi familia al estado judío.

A pesar de todos los problemas en , al menos los eventos como el Carnaval de Aalst son poco más que un mal chiste en algún lugar lejano.

FuenteNoticias de Israel
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEl resurgir de la cocina kosher en Cuba
Artículo siguienteComisionado de Berlín contra el antisemitismo insta a Merkel a prohibir a Hezbolá