El constante y áspero forcejeo entre Netanyahu y Gantz como líderes de una frágil coalición gubernamental en hoy conduce a un infeliz y grave resultado: un cuarto torneo electoral cuyo costo se estima en 40 millones de dólares, circunstancia que acentuará la parálisis económica y el masivo desempleo que en conjunto pondrán en aprietos la estabilidad del país. En estas circunstancias, la derecha liberal y el incremento de la desigualdad social se antojan hoy irrefrenables.

Se recordará que el término derecha tiene origen en los días de la Revolución francesa cuando los súbditos fieles a la monarquía tomaban asiento en este lado de la convención parlamentaria. En posición, sus rivales se agrupaban a la izquierda exigiendo la institución de un régimen liberal e igualitario. Términos que con pertinentes alteraciones todavía son útiles en estos días para calificar regímenes y preferencias electorales.

En esta perspectiva, la derecha ideológica se inclina hoy a prevalecer en el escenario ideológico y político de Israel. Sus primeros pasos ya fueron dados por Benjamín Netanyahu – líder indisputable del Likud en los últimos quince años a través del sostenido aliento de la iniciativa privada y de la libre competencia en los mercados. El resultado: la profunda y creciente desigualdad en el reparto del ingreso no sólo en los mercados laborales; también en los políticos y burocráticos.

Un ejemplo: en estos días un miembro de la Knesset tiene un ingreso veinte veces superior al salario mínimo, sin excluir los generosos beneficios que gozará el resto de sus vidas.

Esta configuración se acentuará si como resultado de la puja electoral de marzo se levanta el próximo año una coalición conformada por Guidón Saar y que desalojaría a Bibi y a su partido Likud. Estos dos líderes coinciden en alentar la colonización acelerada de los territorios conquistados en la Guerra de los Seis Días al tiempo que niegan la posibilidad de un independiente.

 Actitud que pondrá en peligro no sólo la relativa estabilidad de las relaciones que hoy se conoce entre y la Autoridad palestina localizada en Ramallah. Cabe anticipar que los promisorios nexos que se han establecido en los últimos meses con diferentes países árabes incluyendo a Marruecos se debilitarán si un nuevo gobierno desaloja a Netanyahu.

Por otra parte, los partidos de la tradicional izquierda – empezando por el Laborista heredero del Mapai que modeló la fisonomía del país en las primeras dos décadas de su nacimiento- conocerán un dolido colapso. En contraste, la minoría árabe probablemente mantendrá su perceptible presencia parlamentaria.

Difícil escenario que fluye de la obsesiva resistencia de Netanyahu a presentarse ante los tribunales con el fin de responder a diversas acusaciones por delitos que habría cometido. En cualquier caso, ya no podrá eludir su presentación ante los jueces. Claramente, una probable coalición Saar-Bennet – que significaría el brote de una nueva generación en el liderazgo del país- no se inclinará a ser cómplice de su evasión.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDelegación israelí y Cadena de México ayudan en Honduras
Artículo siguiente"Hice esta película para estar en paz con quien soy", Isaac Cherem
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.