Diario Judío México - Se vive una situación inédita en la historia de . Después de dos elecciones generales, una en abril y la otra en septiembre, no se logró conformar una coalición gobernante, por lo que hace tres días el Parlamento se disolvió y se convocó a una nueva elección para el 2 de marzo. Los dos más fuertes contendientes para encabezar el esfuerzo de integrar coalición tras los próximos comicios serán, una vez más, el partido Likud, encabezado por el aún primer ministro Benjamín Netanyahu, y el Azul y Blanco (Kajol Labán), cuyo líder es el general Benny Gantz. Ambas fuerzas políticas tienen afinidades ideológicas importantes, a pesar de algunas diferencias, por lo que la principal apuesta fue siempre que ambos partidos podían integrar un gobierno de unidad nacional. Sin embargo, ello no logró concretarse.

¿Cuál fue la causa de tal fracaso? Sin lugar a duda, la figura de Netanyahu. Y es que el factor determinante para la formación de Kajol Labán como nuevo partido, que apareció apenas a principios de 2019, fue el de deshacerse de él. Para buena parte del público israelí, incluidos colaboradores importantes de Netanyahu en el pasado, la figura de éste se había desgastado con tantos años en el poder, ya que, incluso, era investigado por presuntos casos de corrupción, sobornos y abuso de confianza, casos por los que la fiscalía ha determinado, ya desde hace un mes, que debe someterse a juicio.

De igual modo, influyó en la creación de Kajol Labán en calidad de “bloque anti-Netanyahu”, el que amplios sectores sociales lo acusaran de haber polarizado a la sociedad israelí en función de sus personales fines políticos, y de haber erosionado, además, la democracia con maniobras legislativas a modo. Entre sus pecados se contaba también su frecuente señalamiento de chivos expiatorios, tales como los medios de comunicación, los árabes, o la izquierda por ejemplo, ello con el fin de deslegitimar cualquier crítica a su persona o a su gestión.

Así, no es extraño que todas las larguísimas negociaciones, tanto después de abril como después de septiembre, para integrar un gobierno de unidad nacional compartido entre Kajol Labán y Likud, no hayan prosperado, ya que en ambas ocasiones Netanyahu se empecinaba en ocupar el puesto de primer ministro. Kajol Labán no estuvo dispuesto a tal concesión que hubiera significado una traición al principio básico fundador de ese partido, ello sin contar con que era ampliamente sabido que esa obsesión de Netanyahu por seguir siendo primer ministro obedecía, más que nada, a su interés por conseguir inmunidad que lo salvara del juicio que debe enfrentar próximamente.

Se puede pronosticar que los resultados de la próxima jornada comicial serán bastante parecidos a los de las anteriores. La pregunta entonces es qué factor nuevo hay en el panorama actual que pueda permitir integrar, ahora sí, un gobierno de unidad nacional. La posibilidad de que eso se consiga reside sobre todo en que Netanyahu no aparezca más como líder número uno del Likud, ya que su presencia en tal sitio fue justamente lo que mantuvo al país como rehén de sus intereses personales. Si él se hubiera retirado, el país tendría ya gobierno, así que sólo ahora, que enfrenta el juicio y que sus expectativas de conseguir inmunidad prácticamente han desaparecido, las cosas podrán tomar un rumbo constructivo.

Porque aun cuando sigue siendo por ahora primer ministro, el tiempo se le agota y además se han programado ya elecciones primarias dentro de su partido Likud, para el 26 de diciembre. No se pueden pronosticar los resultados de ese proceso, pero es posible que ante el ya intenso desgaste de su personalidad, otra figura sea electa como la cabeza del partido en sustitución de Netanyahu.

Quien se perfila como tal es por ahora, un viejo militante del Likud de nombre Guideon Saar, alguien que tuvo en el pasado serias desavenencias con el premier Netanyahu al grado de que se retiró por un tiempo de la vida , pero quien ahora encabeza la lista de los rebeldes dispuestos, ya abiertamente, a sacar de la jugada a quien por más de diez años consecutivos ha dirigido como primer ministro los destinos de . Sin embargo, habrá que ver todavía lo que se desenvuelve en los dos meses y medio que restan para los comicios, ya que, en especial en Oriente Medio, las sorpresas son abundantes y existen muchas variables que podrían todavía alterar las predicciones hechas ahora.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeñales Financieras: ¿Nos chamaquearon? o fue una broma del día de los inocentes
Artículo siguienteDescanse en paz el Sr. Jacobo Coqui Romano Nezeri Z”L
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.