Diario Judío México - Adelanto mi respuesta: no, definitivamente no. El origen histórico y semántico de estos vocablos se remonta a los tiempos de la Revolución Francesa. Entonces, los partidarios de un nuevo orden, adverso a la monarquía tradicional que entonces se creía descendiente de y legitimada por Dios, se ubicaban en la izquierda del parlamento en tanto que a su derecha se sentaban los que favorecían el rígido orden establecido desde siglos atrás. Los primeros ganaron en este encuentro al menos hasta la llegada de Napoleón quien en nombre de la Nación francesa actuó de hecho como rey.  Desde entonces hasta las postrimerías de la II Guerra este deslinde tuvo algún vigor. Pero el descalabro del marxismo y el ascenso del abanico liberal y neoliberal trastornó definitivamente esta semántica.

Con superior vigor en el caso de . Recuérdese por ejemplo a los revisionistas modelados originalmente por Jabotinski y Beguin. Ambos aspiraban por cierto a un independiente y soberano en amplias riberas del Jordán, pero para alcanzarlo no dudaron en ensayar algún entendimiento con Stalin en los años cuarenta y jamás negaron la necesidad de alguna modalidad de justicia social. Y en el otro costado, los grupos adictos a los socialistas Katzenelson y a Ben Gurión que jamás negaron la necesaria solidaridad de todas las clases- y no sólo la kibutziana y la proletaria – a fin de integrar por fin una nación.

Sin embargo, el discurso político de estos días en parece ignorar lo que alguna vez hubo y desde tiempo ha dejó de existir. En particular, los líderes del Likud- empezando por Netanyahu su jefe máximo- dicen abominar de cualquier entendimiento con “la izquierda” representada por los cuatro líderes de Azul y Blanco, como si éstas figuras se distinguieran por sus sencillas pautas de vida y consumo, pautas que supuestamente aspiran a imponer a toda la población. Un escenario y una anticipación sin fundamento alguno.

Y en contraste, los partidarios de la derecha ejemplificarían una elegante y liberal honestidad que predica el franco reconocimiento y la alta premiación a los que revelan superior talento y pulcra fe tanto en el empeño económico como ante la mirada de Dios.

Deslindes y calificaciones que sólo la ignorancia histórica y personal puede excusar. Lamentablemente se acentúan y difunden en estos días cuando marcha hacia una cuarta contienda electoral susceptible de traer consigo el derrumbe económico y-o una grave colisión militar.

En suma: nunca antes la ignorancia y la irresponsabilidad de no pocos políticos en este país ganaron espacios tan amplios.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

3 COMENTARIOS

  1. Exactamente…Netaniahu tiene en estos momentos a todos “tomados de la garganta”. (y a si mismo tambien) en espera de una ‘Primavera Arabe” diplomatica en relacion a Israel…y si a esto se le sumara una mejoria en la crisis por la CORONA (ahi lo tiene a Bennet acusandole de ‘fracaso”) hay ‘NETANIAHU para rato”…

  2. Gracias por su comentario. Creo que Netanyahu resolvió postergar su decisión para marzo 2021. Supone que elecciones inmdeiatas beneficiarán a Bennet, objeto de su odio personal.
    Saludos. Joseph H.

  3. Esta Ud. seguro que Israel “marcha” hacia una contienda electoral? Yo no lo veo asi…Ni Netaniahu ni Gantz ganaran nada con ello en estos momentos.
    Si conseguirian “derrotar” a la CORONA…y el Gob. se adjudicaria esa “victoria” podria darse lo que Ud. escribe…

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.