Diario Judío México - La celebración de , debe recordarnos el hecho concreto de que cada generación, debe verse a misma como un todo, unidad integrada y representada en su esencia por el pueblo de , ya sea desde el éxodo o la actual diáspora, donde cada uno de nosotros, fluye como la energía que circunda el Cosmos, sabiéndonos responsables de alimentar la llama de la libertad y supervivencia, misma que ilumina el camino del Ser Humano, como principio rector de cada cosa creada por Di-s.

Así esta celebración nos llama a la introspección, rememorando que todos sin hacer diferencia alguna, fuimos liberados del yugo y las cadenas de la opresión, las cuales nos han sido impuestas a lo largo de la historia, por varios corazones duros, como el de aquel faraón del antiguo Egipto, quien nunca mostró el más mínimo respeto, ante el llamado del invisible, omnipotente y omnisciente, dueño de todo lo tangible e intangible y que es para quienes son creyentes, la esencia primera y última que constituye el Universo, más allá del espacio y también del tiempo.

Así en este año 5779, debemos conmemorar ese salto de fe hacia la libertad, como si estuviera ocurriendo de nuevo, donde el verbo al cobrar vida en la acción, nos exime de cualquier peso que en la actualidad, pretenda mantenernos atados al pasado, sin dejar ir aquello que alguna vez, fue solamente una prueba en nuestro camino, pero que jamás se podrá imponer, como la espada de Damocles sobre nuestros destinos, debido a que existe una promesa que se nos hizo hace miles de años, la cual reconoce nuestro libre albedrío como soplo tenue de vida, parte constitutiva de la Consciencia Infinita.

Durante los ocho días de conmemoración en este mes de Nisán, todos los hijos de debemos de librarnos del Hametz, como ese peso sobre nuestras espaldas que nos ata a este mundo terrenal y así, reencontrarnos con nuestra esencia, misma que nos rige más allá de los principios de la razón, escuchándola como la voz de Di-s, la cual desde siempre habita dentro de nuestro corazón.

Por ello en este , todo el pueblo hebreo como Nación, debe estar muy unido y recordar, quiénes son y de dónde vienen, debido a que la promesa que nos hizo Hashem, no solo se cumple durante esta celebración, sino también cada día, cuando nuestras mentes y corazones, no son presas del orgullo, la cólera y el ego, como malas virtudes que nos impiden avanzar y así, cumplir nuestra misión en la vida, más allá de nuestros propios deseos…

Jag Sameaj.

En memoria de Barukh Tob Elem, Bonfils D´ Avirrey, Troyes, Francia. 1288 y a mi madre por legarme tanta historia.

Dedicado a la Comunidad Aviv, Valencia, España.

(Especial para el Diario Judío.com de .)

19 4 2019.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLas muchas caras de la resistencia, 2da. parte
Artículo siguienteGalería de fotos: Pésaj antes, durante y después del Holocausto
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.