Diario Judío México - Aún no he finalizado de escribir las crónicas del viaje por Texas y Tijuana del comienzo de febrero y siento imperiosa necesidad espiritual de compartir esta ciudad. Como es un viaje de índole familiar, la crónica será corta. La familia encontré muy bien, disfruto mucho de los nietos, en especial porque “me comen” todo lo que les preparo. En la casa de mi hija se come sano e incluso no hay un aparato de TV.

Claro que no siento que les falte algo a los chicos por no ver T.V., todo lo contrario, tienen mucho tiempo para crear. En cuanto a comer sano eso puede, eventualmente, ser bueno para mí pero no para chicos de 22 años (11+8+3).

Al ser responsable hoy de la situación y tener la sartén por el mango y el mango también me fui al súper y traje steak entrecot y papas fritas. Nada sano pero exquisito según los chicos.

¿Qué tiene de espiritual? No sé, aunque no dudo que es más fácil ocuparse de cosas espirituales después de haber comido bien que antes de comer o no comer nada.

A la mañana, exactamente a las 8,:38 subí al tren liviano como se denomina aquí al largo tranvía urbano y me sorprendí al ver que todos eran religiosos, todos rezaban pues se veía eso por el movimiento de los labios. Algunos tenían el libro de rezos en las manos. Eso sí, todos tenían celulares en sus manos y como algunos rezaban y al tiempo hablaban por el celular daba la impresión que estaban informando al Supremo Señor que estaban leyendo u orando. A diferencia de otros viajes míos en otras ciudades no entable conversación con nadie. Sentía que les molestaría.

Ante tanta santidad concentrada en un templo viajero me sorprendió mucho ver que sube una inspectora para controlar si todos han pagado. En mi formación, un tanto primitiva, donde hay santidad hay, supuestamente, honradéz. De todas maneras no recuerdo que en alguna ciudad del mundo haya encontrado un inspector en un transporte público.

El destino era la ciudad vieja con el objetivo de saludar al cura católico Chano y entregarle un paquetito que traje para él. Ya lo conozco varios años desde que era seminarista. Tal como me comenta para el próximo año hay un incremento de seminaristas católicos. No me sorprende, cuanto mayores problemas en el mundo las personas más se aferran a la y los problemas se hacen mayores.

La segunda visita fue a saludar a la pequeña misión de las Misioneras del Calvario que manejan el colegio español y están alojadas en un edificio perteneciente a España. La madre Magdalena estaba tomando un café con una de las profesoras, española musulmana que vino de España hace 22 años casada con un local del otro lado al mencionar yo que mi esposa llegó para casarse conmigo.

Por supuesto se desarrolló una conversación y todos estábamos de acuerdo que la única solución es la paz y que las tres religiones monoteístas tienen la llave para eso. Como no soy religioso les pregunté ¿por qué no la usan? Una mueca y un leve movimiento de hombros fue la respuesta. Supongo que piensan que es la responsable. Según la profesora la responsabilidad es de, o proviene, Abraham el patriarca. A propósito de eso también yo creo que en gran medida la sensación de superioridad que tienen los judíos sobre los árabes comienza ahí, Agar era la sierva egipcia y si bien todos lo negarán es innegable la existencia y comportamiento clasista.

Ese comportamiento, obviamente es anterior a la existencia misma de las religiones.

De ese interesante encuentro bajando por la Vía Dolorosa me fui al Kotel, tal como se denomina al Muro de los Lamentos a encontrarme con un joven, Asher, estudiante de una Yeshiva. Lo conocí por Facebook por ser de Barranquilla, ciudad donde resido y al saber que vengo propuse traerle algo de sabor local. Solo conversamos unos minutos en los cuales me explicó que vienen a ser la tercera comunidad judía de allí. Ellos son conversos, en su origen era una congregación evangélica que se convirtió y fue creciendo. Por cierto muy interesante.

Volviendo a la casa leo en Hayom el periódico gratuito que Netanyahu está mejorando o corrigiendo su discurso de hoy en EEUU. Me pregunto qué tiene para corregir si el canto Aman, el malvado quería matar a todos los judíos y precisamente por eso festejamos esa fecha. Estoy repitiendo lo que me contó Ayala, mi nieta de tres años y medio. No me siento capaz de explicarle que no hay pruebas históricas, arqueológicas u otras sobre el hecho relatado. Tampoco puedo explicarle que la bella costumbre de regalar dinero el que tiene al que no tiene es una sofisticada manera de enseñar a los párvulos a aceptar que el que tiene, tiene y el que no tiene que se joda.

Precisamente eso hace más o menos 50 años me alejo de la . El cuento Dios da y Dios quita a mí no me convence. La pésima distribución de la riqueza en el mundo no tiene nada que ver con Dios, aunque temo que mucha responsabilidad tienen sus enviados en la tierra.

1989719848_ea49c65b2f_money

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorWIZO de México lo invita a la Subasta por la Educación “Arte en Libros”
Artículo siguienteDra. Eva Alexandra Uchmany, Premio Universidad Nacional 2007
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.